Los impagos del Ayuntamiento a L’Espluga FM Ràdio obligan a replantearse el modelo de gestión



L'Espluga FM Ràdio

La entidad Espluga Audiovisual, vinculada mediante convenio con el Ayuntamiento de L’Espluga de Francolí por su emisora ??municipal L’Espluga FM Radio, ha emitido un comunicado en el que denuncia que los impagos del consistorio han comportado la renuncia del coordinador de L’Espluga FM Radio, el periodista Arnau Martínez, anunciada el 13 de agosto de 2019. Asimismo, el ente evidencia que el retraso reiterado en el pago de las facturas viene acompañado de los informes desfavorables de la intervención municipal que demuestran la inviabilidad legal de este tipo de contratación para la gestión del servicio público municipal de comunicación que debería asumir íntegramente el Ayuntamiento.

Un proyecto de emisora que sea viable legalmente y económicamente
La medida contractual fue adoptada en 2015 como vía de salida urgente a los problemas legales que comportaron, ya entonces, el cierre temporal de la emisora. Según se apunta desde Espluga Audiovisual, «ya había advertido al consistorio que esta situación de provisionalidad no se podía alargar en el tiempo y que había que buscar una solución más definitiva y legal». Ahora se reclama al Ayuntamiento de L’Espluga que trabaje para el logro de un proyecto de emisora de radio que sea viable legalmente y económicamente con la estructura profesional necesaria para garantizar su funcionamiento en colaboración con el equipo de voluntarios.

Añaden que en 35 años desde la creación de la Emisora Municipal, «el consistorio no ha sido capaz de establecer un sistema estable de gestión pública de su medio de comunicación», lo que demuestra «una clara falta de voluntad política que hay compensar y resolver de forma definitiva mirando hacia los nuevos modelos comunicativos de futuro y que a la vez vertebre la comarca de la Conca de Barberà».

Por su parte, el Ayuntamiento de L’Espluga asegura que desde la renuncia del coordinador del medio, se está buscando una fórmula viable y estable para gestionar la emisora municipal y «se buscará un modelo de relación laboral alternativo al actual, que garantice unas mejores condiciones al periodista que trabaja en la emisora municipal, y con la voluntad de facilitar la estabilidad de la emisora». El equipo de gobierno dice que mantiene informados de la situación a todos los grupos de la oposición mediante sus representantes en el organismo de gestión y control de la emisora municipal. También agradece a Arnau Martínez su tarea al frente del EFMR, así como la buena predisposición de la Espluga Audiovisual a fin de encontrar una solución y poder revertir la situación actual con la máxima celeridad posible.

En este sentido, desde el primer momento de conocer la renuncia del coordinador del medio, Espluga Audiovisual y el Ayuntamiento de L’Espluga han iniciado conversaciones con el fin de encontrar una solución urgente y evitar un nuevo cierre de la emisora municipal, trabajando a la vez por un proyecto definitivo a largo plazo, por el que hasta ahora no había habido recorrido político. Una de las medidas provisionales adoptadas, por un plazo máximo de 4 meses, ha sido una apertura en servicios mínimos de la emisora con un servicio profesional sólo durante los fines de semana, que garantice la cobertura informativa de los principales acontecimientos, la emisión de el Informativo fin de semana, la continuidad sonora de la radio, la edición, emisión y publicación en web y redes de los programas y el mantenimiento de la web y la agenda de actos.

Externalización de los servicios
Otra medida provisional sería la convocatoria de un concurso público para la gestión de la emisora municipal de radio que garantice todos los derechos laborales de los trabajadores, la legalización de su situación laboral y el cobro a tiempo de su sueldo y del derecho al descanso y las vacaciones. Espluga Audiovisual reclama, sin embargo, que este concurso público no suponga una externalización total del servicio y que se garantice el carácter público del mismo, sin perder el control ni la línea marcada por su equipo y el Ayuntamiento en los últimos años y en acuerdo con la Espluga Audiovisual. En ningún caso la externalización del servicio no debería alargarse más de 3 años.

56613