LaSexta Columna accede a los documentos que prueban que el franquismo espió a Radio España Independiente



María José Capellín

En tiempos de dictadura, a los transistores clandestinos de muchos españoles llegaban las voces del medio más espiado por la dictadura: Radio España Independiente «Estación Pirenaica»; tal y como indicaban ellos mismos, se trataba de «la única emisora de España sin censura de Franco». María José Capellín fue de las últimas locutoras de La Pirenaica, creada por el Partido Comunista en el exilio.

«Todo el mundo creía que era en Praga, pero estuvo en Bucarest desde el 50; antes, en Moscú, en un chalet aislado, clandestino», ha recordado Capellín en el programa. A lo largo de sus 36 años de vida, esta emisora consiguió tejer toda una red de complicidades entre oyentes, informantes y trabajadores. Capellín ha confesado que eran conscientes de que estaban siendo «tremendamente vigilados»: «Creo que el Régimen tenía miedo. Por eso, los millones y millones que se gastó en las interferencias».

Ahora, décadas después, podemos confirmar que la dictadura les espiaba. LaSexta Columna ha accedido a una serie de documentos confidenciales que prueban que el régimen espiaba a La Pirenaica. Desclasificados en el Archivo Militar de Ávila, en estos informes se observa cómo los espías de Franco transcribían literalmente las noticias procedentes de Radio España Independiente. ¿Por qué? Capellín responde: «Contábamos todo lo que no se contaba en España, que era muchísimo».

Sin embargo, hay una parte de dichos documentos que nunca han llegado a los archivos históricos, y expertos creen que es muy fácil que no llegue nunca. La dictadura controlaba férreamente a la prensa. Hasta que llegó la Ley Fraga en 1966, que suprimía la censura previa. Pero no tardaron en aparecer nuevos decretos que volvían a poner en una situación delicada la publicación de información que afectaba a las élites del régimen.

63118