La querellada por el desfalco de Tarragona Ràdio apunta ante el juez al principal exasesor de Ballesteros



Tarragona Ràdio

Octavi Saumell informa desde Diari de Tarragona que el ‘Diari’ accede a la declaración judicial de la exempleada que habría desviado pagos de facturas a su cuenta corriente. Afirma que, para ello, tenía la «conformidad» del exgerente.

La extrabajadora de Tarragona Ràdio acusada de desviar hasta 10.000 euros de la empresa municipal a su cuenta particular apunta ahora al principal exasesor del exalcalde Josep Fèlix Ballesteros (PSC), Josep Maria Bonet, quien también ejercía como gerente de la firma pública antes de ser despedido en verano de 2019. Este periódico ha podido tener acceso a la declaración que la acusada realizó el pasado 6 de abril ante el magistrado del Juzgado de Instrucción número 6, en la que la exjefe de administración de la Empresa de Mitjans asegura que las facturas emitidas a su cuenta bancaria «pasaban por la supervisión del gerente con firma».

La Fiscalía Provincial ve indicios de delito en el presunto desfalco en la empresa municipal que gestiona Tarragona Ràdio. Según ha podido contrastar este periódico, el Ministerio Público presentó hace semanas ante el juez una diligencia en la que ponía de relieve la existencia de posibles irregularidades contables en la emisora pública, por lo que opta por no solicitar el archivo de la causa y, de hecho, la pasó al Juzgado de Instrucción número 6, que desde hace un año estudia la querella presentada por los responsables municipales a nombre de la presidenta, Paula Varas (ERC), quien evita realizar declaraciones públicas.

Tarragona Ràdio acusa de tres delitos
La Empresa Municipal de Mitjans de Comunicació (EMMCT) acusa de tres delitos a la exempleada despedida el pasado mes de junio: malversación, falsedad documental y daños informáticos. Según Tarragona Ràdio, presuntamente, la extrabajadora provocó las irregularidades contables desde octubre de 2018 hasta febrero de 2020, desviando el pago de dinero de proveedores municipales a cuentas personales. Hace once meses, la empresa despidió a la empleada por unos hechos que fueron considerados como de «muy graves» según el convenio colectivo de la empresa, tal y como indicó en su informe el abogado laboralista que instruyó el expediente. Por ello, el consejo de administración tomó la decisión de cesar a la empleada «por la gravedad y la reiteración de los hechos».

Pagos en mano… y transferencia
En su comparecencia ante el juez, la acusada aseguró que algunas facturas «se abonaban a mano», por lo que «necesitaba efectivo rápido», motivo por el cual la querellada lo pagaba de su «dinero particular del cajero» porque algunos provedores «venían a última hora». «Todo esto se hacía verbalmente por teléfono», se recalca en la transcripción judicial, en la que se especifica que luego la empresa se lo compensaba «por transferencia» bancaria. Para llevar a cabo todas estas acciones, la acusada «pedía permiso al gerente», que «lo concedía». «El señor Bonet veía el recibo, y con esto ya tenía suficiente. Primero llegaba la factura y después se hacía el pago», concreta la acusada, que posteriormente añade que el exasesor de Ballesteros «supervisaba y daba la conformidad» a las facturas.

En su testimonio, la extrabajadora de Tarragona Ràdio también detalla que usaba un programa informático de la firma pública –Safe Murano– «para actividades particulares», un hecho que, asegura ante el juez, contaba «con el permiso» del exgerente y exasesor del exalcalde socialista. Más leña al fuego.

64104