Justo Molinero (Radio Tele Taxi), decepcionado con Jordi Pujol e Isabel Pantoja



Justo Molinero y Jordi Pujol en la inauguración de RM Radio en Mataró

Natural de Villanueva de Córdoba, llegó a Catalunya a finales de los 60 en busca de un futuro, como tantos cientos de miles durante los años de la emigración. Él consiguió hacer fortuna merced a una dichosa combinación de talento, tesón y astucia para encontrar un nicho de mercado: durante muchos años no hubo taxi en Barcelona que no sintonizase la emisora de aquel extaxista, Justo Molinero. Radio Tele Taxi, que comenzó de modo ilegal, sin licencia, y que fue cerrada administrativamente, supo renacer a través de RM Radio y convertirse en un fenómeno primero y en un holding después. Un poderoso medio de comunicación al que Jordi Pujol acudía religiosamente en época electoral para arañar votos en lo que se conoció como ‘cinturón rojo’ del área metropolitana. Molinero y Pujol conectaron. Andrés Guerra le ha entrevistado para La Vanguardia.

La idea de crear un espectáculo teatral salió durante una charla informal en casa de un amigo. Había ganas de pisar tablas. ¿A que no te atreves?, dijo alguien. Y Molinero se lo tomó como un reto. Curioseando en La Casa del Libro dio con un ejemplar de sainetes firmados por José Cedena, se le encendió una bombilla y se convirtió en productor teatral. Y en actor. El espectáculo costumbrista «Novios con solera», que produce Radio Tele Taxi, finaliza su gira por Catalunya en el teatro Tívoli de Barcelona los próximos 26, 27 y 28 de mayo.

-Justo, explícanos, sin revelar la esencia, de qué trata Novios con solera.
Llevamos al escenario cosas que pasan en la vida real. Hay sainetes, poesía, un poquito de cante… Al público no le da tiempo a aburrirse porque estamos cambiando continuamente. Uno de los sainetes nos coloca en una familia que ha enviado al hijo a estudiar a Madrid y se dan cuenta de la vida que el niño lleva en la capital. Otro, a un señor empecinado en el deporte hasta tal punto que descuida a su esposa, otro de un tarotista que no acierta ni una…

-Intervienes como actor pero, con toda la copla y pasodoble que ha pasado por tu programa en Radio Tele Taxi, ¿te atreves a cantar?
Noooo, no, yo no. Ojo, que yo canto bien, pero mi cante no gusta. No pretendemos forrarnos ni dedicarnos al teatro. Este es un experimento con el que hemos disfrutado y del que recordaremos momentos muy bonitos.

-¿A qué crees que se debe tu éxito en la radio?
Radio Tele Taxi es una historia de éxito porque hemos creído en nosotros. Comenzamos sin licencia, nos cerraron al cabo de unos años y volvimos a empezar de cero. No ha sido fácil pero creímos.

-Una emisora que ha visto crecer a empresarios como Enrique Tomás, que comenzó anunciándose en tu programa y hoy es el emperador del jamón ibérico. Y tú fiel a tus anuncios directos, sin artificios y con tu característico deje andaluz.
Hemos visto crecer a gente que también creían en sí mismos. Enrique no solo es un enorme empresario a nivel español sino que ya se está extendiendo por Europa. Hemos ayudado a que emprendedores se convirtiesen en empresarios y estamos muy contentos. Las cuñas de radio solo pretenden ser simpáticas, conectar con el público, sin
muchos adornos y casi en plan broma, para que la gente se olvide también de sus problemas.

-¿Qué entrevista ha sido la más difícil?
De las más complicadas a Mariano Rajoy cuando tenía menos soltura; era muy reservado, desconfiaba de la intención con que preguntabas… Ahora tiene mucho más soltura.
También al expresident Jordi Pujol. Le pregunté directamente si había robado, cuando surgió la primera imputación. Me dijo que era muy doloroso que le pasase eso…
Soy así, no me ando con rodeos. Yo hago la pregunta, el problema lo tiene el que responde. He pretendido siempre sentirme próximo al entrevistado; los más difíciles son los que responden con monosílabos.

-Con Jordi Pujol llegaste a trabar una buena amistad. Conocido es que se acercaba siempre a Radio Tele Taxi en campaña electoral para solicitar el voto. Tú también votabas entonces a CiU, lo que nunca ocultaste y no fue entendido por algunos, convencidos de que la opción más lógica para un emigrante era el PSC. Esto antes era
así.
Así es, pero te explicaré por qué: yo aprendí aquí el himno de Andalucía. Yo aprendí a amar verdaderamente mi tierra tras conocer a Pujol y ver el sentimiento de orgullo que tenía por pertenecer a un territorio. E igual que yo, muchos otros, a quienes nos enseñó ese sentimiento. Tuvimos muy buena química. Recuerdo que una vez iban a dar en la tele la película «El relicario», de Carmen Sevilla, y él era un enamorado de ella. Me dijo: “Me tengo que acostar pronto, que Marta se duerma y me pueda levantar a ver la película”. Coincidió que vino a la emisora una día en que era su cumpleaños y yo llamé a Carmen Sevilla para que lo felicitara. El subidón que tuvo, con lo zalamera que era…

-Decías que le preguntaste si robó. ¿Y cómo te sientes con lo que ha sucedido después? Una confesión pública y todo el clan imputado.
Doblemente defraudado. Recuerdo una vez en Santa Coloma, en el barrio de Singuerlín, alguien le tiró una piedra al coche, él se bajó y pidió explicaciones. Un tío valiente, que cuando hablaba sentaba cátedra. Me llegó a convencer. Reconozco mi error de habérmelo creído; me siento defraudado y dolido por su actitud. Hace un par de años que no sé nada de él, aunque si quisiera venir a la emisora, le haría una entrevista y no hablaríamos de Carmen Sevilla. Me duele que esto haya acabado sí.

-¿Qué decepción te ha dolido más, la de Jordi Pujol o la de Isabel Pantoja?
No tiene que ver una con la otra. Con Isabel estoy decepcionado pero aún tengo que acabar de creerme si es cosa de ella o de su entorno. Le he enviado mensajes pero no contesta; tampoco sé si los recibe. Quiero creer que ella no es así; ha conocido a mi esposa, a mi hija… Nuestra casa siempre estará abierta aunque no me gusta su actitud. Se ha encerrado, no se deja entrevistar… ¿Es fomentada esa actitud por otra gente? Podría ser. Pero tal y como va, no le irán bien las cosas a Isabel Pantoja.

-Preguntar qué votarías está feo. Dime solo si referéndum sí o referéndum no.
Yo estoy a favor. Es importante que la gente pueda votar y expresarse. No es malo que la gente pueda decidir algo tan importante. Negar lo evidente no beneficia a nadie y nos lleva a un camino sin salida.

-¿Cómo te gustaría ser recordado?
Como alguien que quiso mucho a la gente. Intento ser solidario con todo el mundo, me duele que haya personas que se acuesten sin tener que cenar. Ojalá todo se solucionase pronto y hubiese trabajo para todos. Que nuestros políticos se dedicasen a solucionar cosas.

48730