Juan Carlos Pascual, el locutor del récord, 57 años en Radio Mitre (Argentina)



Juan Carlos Pascual

Melómano, tiene 80 años y trabaja en Radio Mitre desde hace 57. Los sábados, de 1.30 a 6, regala perlitas musicales. Locutor de fuste, Juan Carlos Pascual está cerca de cumplir 81 años y lleva 57 trabajando en Radio Mitre. “Creo que tengo el récord de permanencia en una emisora”, dice, humilde, con la voz clara, límpida, a salvo de las erosiones del tiempo. “Me siento muy joven”, agrega. “Vigente”.

-¿Cuál es su secreto para cuidar la garganta?
-Al principio, cuando empecé a trabajar, me ponía pañuelos de seda. A la mañana, pañuelos de seda. A la noche, pañuelos de seda. Igual, andaba siempre con carrasperas. Entonces fui a ver un médico y me recomendó que no me abrigara tanto, que dejara que la garganta se acostumbrara al frío. Fue un gran consejo.

Los sábados, de 1.30 a 6, Juan Carlos conduce «De la noche a la mañana». Lo acompañan Eduardo Morino y Oscar Sosa. “Somos los tres Mosqueteros del aire”, se divierte. “Es un programa distendido, en el que pasamos música, contamos historias, leemos los diarios que van llegando… ¿Política? No, eso se lo dejamos a (Marcelo) Longobardi y al resto de los grandes especialistas”.

-¿Los días que no va a la radio también pasa la noche despierto?
-Sí, soy noctámbulo. Toda mi vida me acosté tarde. Cuando no voy a la radio me quedo leyendo. Ahora estoy con un libro muy bueno. Se llama La historia de la música, de edición española. Es muy completo. Va de la música clásica a la popular, de Bach a Sinatra.

Juan Carlos es, lo que se dice, un verdadero melómano. En su casa de Adrogué llegó a tener una colección de “más de 55.000 vinilos”. Sus preferencias son el jazz de los años ‘30 (“Benny Goodman, Glenn Miller”) y la música de películas (“Mi bella dama, la Novicia rebelde”). “Todas las semanas, las empresas discográficas nos enviaban vinilos a los locutores. Así, llegué a juntar 25.000. Y cuando cerró la empresa Hit producciones me enviaron otros 30.000”, detalla.

-¿Hasta qué cantidad de vinilos piensa llegar?
-No, ya no junto más. Además tengo discos compactos, casetes… Ahora estoy viviendo en Boedo, con mi hermana Eleonora y mi cuñado Armando. Y me quiero mudar a un departamento. Si sigo juntando voy a tener que dormir sobre los discos…

Soltero, sin hijos, con siete sobrinos, Juan Carlos se recibió de locutor en el Iser en 1959. No son pocos los que aseguran que la suya fue “la mejor camada”: allí estaban, entre otros, Anselmo Marini, Nora Perlé y Betty Elizalde.

-Compartió el aire con decenas de figuras. ¿Con cuál se sintió más a gusto?
-Estuve con muchas figuras, es cierto. Siempre digo que me sentí muy cómodo con Delia Garcés, una actriz de la época de Mirtha Legrand, y Zully Moreno. Yo la presentaba y ella leía poesías. Era una mujer encantadora.

-¿Y a qué operador recuerda con más cariño?
-En los ‘60, por ejemplo, trabajé con Carlos Golmar, que después fue el operador durante muchos años de Magdalena Ruiz Guiñazú. Nos entendíamos a la perfección… No hacía falta que nos hiciéramos señas. Yo decía, por ejemplo, que es un momento muy grato para… y él ya largaba el disco que tenía que ir en ese contexto.

-Con casi 60 años de trayectoria, ¿cuál fue el mayor cambio de la radio?
-Cuando yo empecé a trabajar, el prime time de la radio era a la noche. Los programas musicales competían con la televisión. A la mañana, en cambio, se hacían los programas de las colectividades… Recuerdo uno que pasaba música alemana… Lo que también cambió mucho fue la tecnología. Los avisos no se grababan como ahora, se pasaban en vivo.

-¿Cuál fue el aviso que más veces repitió?
-Aceite bueno y barato, Forest 444. Lo dije durante más de diez años. Como pasábamos el aviso, nos mandaban a la radio cualquier cantidad de botellas de aceite. Estábamos, como se dice, muy bien aceitados…

50040