Juan Carlos Ortega: «Buñuel es uno de los mejores humoristas que ha habido»



Juan Carlos Ortega

Coincidienco con su actuación teatral en Zaragoza, C. Peribañez le ha entrevistado para El Heraldo de Aragón:

Hace unos días estuvo en el Principal, ahora actúa en las Esquinas… ¿Tiene especial predilección por Zaragoza?
He venido un montón de veces y tengo muchos amigos maños, como Javier Coronas. Incluso en su día hice un programa con Labordeta en La 2, en el que me daba el relevo para una parodia de su ‘País en la mochila’. ¡También tuve una medio novia maña!

Por eso tantos diminutivos en ‘ico’ en sus gags…
No, no es por Aragón, sino por Andalucía. Mi padre era andaluz y en la zona de Almería y Murcia todo acaba también en ‘ico’. Me sale de forma natural.

¿Marianico el Corto le inspira?
Lo tengo poco visto, pero me parece buen hombre y admiro mucho a los contadores de chistes. Yo no lo sabría hacer. Me cortaría muchísimo.

¿Y qué me dice de Fernando Esteso?
He disfrutado de sus pelis. Ahora lo vemos como algo rancio pero en aquel momento era muy moderno y muy loco.

Tildan su humor de surrealista…
A mí me gustan tanto Bach como AC/DC, Antonio Molina o Perales. Yo disfruto mezclando la copla con la ciencia y el costumbrismo. La barrera entre el humor y el surrealismo es muy difusa. Para mí Dalí o Buñuel son de los mejores humoristas que ha habido. La idea de ‘El ángel exterminador’ es propia de Gila, es casi de peli de los Monty Phyton.

No sé si en la actualidad catalana ve algo divertido…
Catalunya me agota. Es un culebrón sin gracia.

¿Y Tabarnia?
Me cae mejor Boadella que Puigdemont.

¿Alguna vez se ha arrepentido de algún gag?
Sí, pero no porque el tema fuera polémico sino porque el chiste era malo. ¡A veces se hacen virales algunos de los peores!

¿Cómo es su proceso creativo?
Raro. Empiezo a pensar en formas y en ellas veo la estructura del gag. Es algo abstracto. Como ‘blandiblub’, aquel moco de elefante de cuando éramos pequeños…

¿No le da rabia que el ‘gag’ de radio tenga una vida tan efímera?
Ojo, que ahora con los ‘podcast’ quedan para siempre. Y también se reciclan. Yo he cobrado el mismo chiste en varias radios.

¿Las audiencias le quitan el sueño?
Por suerte en la radio las cifras no se miran tanto. A mí me gustaría gustar al universo entero, pero sé hacer lo que sé hacer. Me basta con conseguir que se ría un tipo muy concreto de personas. En eso creo que soy bueno. Me mola tener poca gente pero gustar mucho a esos pocos.

Pero tiene usted Premio Ondas…
Sí, creo que es mi único reconocimiento oficial.

Y ha hecho un montón de cosas, incluso presentar las campanadas. ¿Qué retos le quedan’?
A partir del mes de abril haré una viñeta diaria en prensa.

¿Le gustaría presentar los Goya?
Ni loco. No porque no me gusten sino porque es un escaparate para que la gente te critique. Solo lo haría si me dieran tantísimo dinero como para esconderme en una isla para siempre.

¿Y si le proponen comentar carreras de Fórmula 1 o combates de boxeo?
Ni de coña. El deporte me pone triste.

¿Y dar paso a los grupos en la Ofrenda de Flores?
Mire, pues prefiero eso.

Al margen de su vertiente como humorista, también escribe libros de ciencia. ¿Divulgar es más difícil que hacer reír?
Yo tuve la suerte de empezar leyendo libros de Asimov, que era muy generoso y se ponía a la altura de quien no sabe nada. Aprendí ciencia y también la forma de enseñarla. Cuento las cosas como me hubiese gustado que me las contaran a mí de pequeño.

¿Hay que tener esperanza en la generación ‘millennial’?
Ahora hay más acceso a la cultura y el conocimiento. Por probabilidad matemática, si antes salían genios como Einstein, Bach, Beethoven o Newton, ahora, que se ha multiplicado por diez mil el acceso al conocimiento, también se multiplica la posibilidad de que salgan genios. Es cuestión de buscarlos. Hay mucho talento, aunque sea más difícil detectarlo.

Usted no es mucho de redes sociales…
Tengo mi Facebook y ya está. Tenía Twitter pero lo borré porque me insultaron unos señores.

Para eso está Twitter…
¡Pero yo no quiero que nadie me insulte!

¿Cómo es el espectáculo que pudo verse anoche y repetirá hoy en Zaragoza?
Hablo de dieciséis conceptos como la bondad, el amor, el miedo, el sexo, la muerte… Cada uno tiene un ‘sketch’, que puede ser una llamada telefónica como las de la radio, un vídeo o una reflexión.

51720