Josep Cuní (SER Catalunya): «No me imagino haciendo radio desde casa en pijama»



Josep Cuní

Marisa De Dios lo cuenta en El Periodico:
«Son las siete. Bon dia Catalunya, bon dia Andorra». Esta frase que abre cada mañana el programa de SER Catalunya ‘Aquí, amb Josep Cuní’ ha seguido sonando estos días desde las ondas. Desde que el Gobierno decretó el estado de alarma por la pandemia del coronavirus, muchos periodistas radiofónicos (como Jordi Basté, que dio positivo en covid-19) han optado por presentar sus programas desde casa. Pero ese no es el caso de Josep Cuní, que ha continuado acudiendo cada día al estudio que tiene la emisora en Barcelona.

Y no será porque el periodista no está preparado para una emergencia así, ya que tiene montado un estudio en su propio domicilio. «Podría hacer el programa desde casa, pero estaría estresando todavía más el sistema técnico. Además, el entendimiento y la coordinación con el técnico serían más complicados», argumenta. «No me imagino haciendo radio desde casa en chándal o en pijama, aunque sé que no es necesario hacerlo así», puntualiza.

«Una cosa que facilita la sincronía de todo un equipo en la radio es el juego de miradas, el hecho presencial», destaca el periodista, que ya sabe qué es presentar un programa lejos del plató cuando la actualidad o algún especial le han llevado a salir del estudio, una experiencia que no le ha proporcionado «la misma concentración y sensación de control».

Jugar en campo contrario
«Seguramente, si hiciera el programa desde casa el oyente no lo notaría porque, afortunadamente, hoy en día la tecnología permite dar unas cualidades de voz extraordinarias, pero me faltaría algo. Es como si jugara en campo contrario. Puedes ganar el partido, pero para mí, psicológicamente, hay un riesgo añadido. El estudio es mi hábitat», subraya, a la vez que reconoce que él no ha tenido problemas porque vive a 10 minutos de SER Catalunya y puede llegar caminando. «Vivo en un doble confinamiento: por la mañana, en la radio, y por la tarde, en casa», resume.

El hecho de que el presentador y director de ‘Aquí, amb Josep Cuní’ siga desplazándose a la emisora (una fórmula por la que también han optado, por ejemplo, Mònica Terribas, Xavier Solà y David Clupés en Catalunya Ràdio) no implica que las cosas no hayan cambiado en el programa. De un equipo formado por 10 personas, ahora solo son cuatro en el estudio, con el sobreesfuerzo de coordinación que ello supone para un medio que requiere «de una buena sincronía de muchos elementos»: desde la voz del presentador y de los colaboradores a la música y la publicidad, pasando por los cortes de voz de las noticias, las llamadas telefónicas y las conexiones exteriores.

Una ciudad desierta
Acostumbrado a ver prácticamente a la misma gente cada mañana a las seis en su camino a la emisora, la experiencia vivida estos días por Cuní le ha dejado algunas anécdotas, como la insólita imagen de moverse por una ciudad prácticamente desierta. «Las dos semanas duras de confinamiento recorría las ocho calles que tengo para llegar a la radio sin cruzarme con nadie. Ni coches, ni gente y, de tanto en tanto, solo veía pasar un autobús. Eso sí, completamente vacío», concluye.

59512