José Miguel López (Radio 3): «La promoción siempre ha sido el talón de Aquiles del Eivissa Jazz, hay que mejorarla»

José Miguel López

Marco Torres Walker le ha entrevistado para Diario de Ibiza:
El periodista riojano y director del programa de Radio 3 ‘Discópolis’ evalúa en esta entrevista los 19 años en los que ha estado colaborando con el festival Eivissa Jazz como presentador y difundiendo en su espacio radiofónico las grabaciones de los conciertos de cada edición desde 2001.
José Miguel López (Haro, La Rioja, 1953) es periodista, director del programa ‘Discópolis’ de Radio 3 en Radio Nacional de España desde 1987. Además es el presentador del festival Eivissa Jazz desde 2001.

  • Ya son 19 años presentando el festival. ¿Cómo fue el comienzo?
  • Pues yo estaba en dos jurados de las muestras del Injuve, en el de folk y en el de cantautores. En 2001 estaba en Cartagena con el concurso de folk del Injuve y me llamó el director, Jorge Díaz, y me dijo: Esto que haces en Cartagena me gusta mucho, ¿lo podrías hacer con el de jazz de Ibiza? Y entonces el jazz no era mi especialidad. Y la forma era presentar en escena y hacer programas en Radio 3 también. Así llevaba artistas al programa y los presentaba. En 2001 hubo alguien que lo hacía que se puso malo o algo y hubo un vacío y me llamaron. Y así 19 años.
  • Es habitual de muchos festivales en España y en Europa. ¿Cómo valora el de Ibiza en el contexto de los festivales?
  • El festival de Ibiza es único. Tiene muchos ingredientes atractivos. Primero, a mí me interesa desde el punto de vista de que apoya mucho el jazz español. Eso, para mí, desde Radio Nacional de España, desde Radio 3, es fundamental. Si se apoya al jazz español ahí está ‘Discópolis’, Radio 3 y Radio Nacional, eso es evidente. Luego, durante mucho tiempo se ha combinado el atractivo del jazz español con figuras internacionales de primer nivel. Siempre hay una figura importantísima, normalmente europea, pero no siempre. Desde el punto de vista del espectador, estás en un sitio donde hace fresquito, es muy bonito, el sonido es bueno, los músicos están muy bien atendidos, se les mima, se les cuida, y luego desde el punto de vista del músico, Ibiza ha conseguido una difusión muy importante durante muchos años. Hay muchos festivales de jazz, pero no todos tienen la oportunidad de que se difundan las sesiones por una emisora nacional de amplia audiencia. Entonces, los músicos se pelean, me consta. Nunca he tomado parte en la programación en ningún festival, porque no es mi labor, yo solo difundo. Pero ahora, al pasar los años, miras los que han venido y te das cuenta de que han acertado con la programación. Eso pasa de boca en boca de los artistas. Ariel Brínguez se lo cuenta a Michael Olivera, él a Miryam Latrece, ella se lo cuenta a María Toro y eso crea ambiente.
  • ¿Lo más curioso que recuerda?
  • Lo más raro fue aquel grupo Dead Capo, que salió al escenario con pelotas de baloncesto y canastas a jugar. Qué actuación más curiosa, más buena y qué original, porque aquello raro, raro fue. Luego la actuación de Medeski, Martin and Wood, madre mía qué actuación, me dejaron boquiabierto, que buena? Me acuerdo de Toni Solá, que bueno fue. Pero cosas llamativas, por ejemplo Trilok Gurtu, que se le volaban los papeles y tiró de categoría. O la actuación de Jorge Pardo, en los bises, con todo el mundo entregadísimo, y se puso a marcarse unos pasos por bulerías, que eso Jorge no lo hace muchas veces. O la copa de vino, la famosa foto de China Moses, que estaba feliz.
  • ¿Qué recuerda con más cariño. El primer año quizá?
  • Pues no sé, cada año tiene lo suyo. El primer año vine aquí con la incertidumbre, porque yo era ‘folki’ y esto del jazz me venía un poco grande. Pero claro, si eres presentador de escena lidias con lo que sea. Y lo recuerdo como algo especial por ser la primera. Pero tengo muy buenos recuerdos. Por ejemplo, me acuerdo mucho de Merayo y su trabajo con la Experience, también me acuerdo de Cuchi, la regidora que formaba parte del equipo del San Juan Evangelista. De Borja Jurel, que sustituyó a Merayo y traía una línea más avanzada, más electrónica y esa línea también me gustaba mucho.
  • ¿Qué tal ahora con el jazz?
  • A mí siempre me ha gustado el jazz. Pero me ha gustado más la World Music, lo mío son los ritmos étnicos. Y ahí también hay elementos jazzísticos. Pero la vida te lleva a caminos que no te imaginas y desde la muerte de Cifu la Radio pensó que yo podía llevar ese papel. Y menudo papelón, yo trato de acercarme a él. Cifu era estratosférico. A partir de Ibiza, este festival me marcó y me hizo tirar más hacia el jazz, me hizo estudiar, para conocer a los músicos.
  • ¿Qué tal la experiencia de recoger el testigo de Cifu?
  • Éramos muy amigos. Yo era estudiante en la universidad y le llamé para que viniese a darnos una clase magistral de jazz. Y luego se jubila Paco Montes y llaman a Cifu para sustituirlo. La alegría fue enorme porque los dos eran muy buenos. Entra Cifu en Radio 3 y yo me llevaba muy bien con él. Jamás me imaginé que pudiera sustituirle, porque lo mío eran los ritmos étnicos y tenía mucho trabajo. Pero en la radio me dijeron que tenía que sustituirle, porque no se podía contratar a nadie. No intenté seguir sus formas, sí su estilo. Así que los sábados solo pongo jazz español y los domingos también, pero hace poco empecé a poner jazz japonés, y ha gustado mucho, y ahora he estado con el jazz finlandés y luego pondré conciertos de jazz danés.
  • ¿Qué hay que mejorar en el festival de Ibiza?
  • Lo que se puede mejorar es la promoción. Es muy mejorable. Quiero decir, la programación se tiene que saber con antelación y además difundirla en los sitios adecuados. Es decir, en una red de festivales, yendo a Europa a la feria de jazz que hay en Bremen. Y tratar de que los periódicos grandes lo pongan en sus programaciones. Este siempre ha sido el talón de Aquiles del festival. Hay que promocionarlo más. Y luego hay otra cosa que es muy mejorable, que ya no es de Ibiza, sino de Balears, que es conseguir que el Govern haga un programa conjunto. No puede estar Menorca por un lado, Mallorca por otro e Ibiza por otro. ¿Por qué no se apoyan? Mira los vascos, allí primero tienen Getxo, luego Vitoria y después San Sebastián. De lo que se trata no es de unificar fechas, sino que sea un paquete común. Jazz en las Balears, que se puede vender. Eso es mejorable. Por lo demás, lo que es estructura del festival está bien, yo no me metería. Le falta promoción, que está bien lo de la radio y apoyamos al festival lo que podemos, pero hay que conseguir más.
  • Últimamente están apareciendo músicos de jazz ibicencos. ¿Es circunstancial o tiene algo que ver con el festival?
  • Sí tiene que ver, porque me acuerdo de estar en el escenario y ver a un chaval jugando con las piedrecitas del baluarte y de vez en cuando hacía así con la mano [haciendo el gesto de tocar un instrumento de viento], y años después ese chaval es Pere Navarro y toca que te mueres. Eso es importante, pero ayer Muriel Grossmann no sale del festival, pero ha crecido con la Big Band, ha hecho crecer a la Big Band y está creciendo mucho internacionalmente. Y eso tiene conexión con el festival. Va saliendo poco a poco gente que le debe cosas al festival. Es una escuela necesaria.
  • 56742


Sé el primero en comentar la noticia

Deja tu mensaje

Tu dirección de correo no será publicada.


*