José Antonio Laboreo, 30 años de radio



José Antonio Laboreo

José A. Laboreo escribe: En marzo de este año estaba feliz por celebrar los 30 años desde que me acerqué a un micrófono por primera vez. Pero mira que es curiosa la vida que me premió con un confinamiento de más de 100 días en mi casa. De lo malo hay que sacar lo bueno y ese encierro forzoso hizo agudizar el ingenio a la hora de seguir creando semanalmente los programas de radio y descubrir los …¡¡benditos audios del wasap!! que, con un poco de edición, se pueden transformar en magia. Gracias al covid 19 hasta me considero un aceptable editor de videos, que disfrutaron mis vecinos de la calle La Paz.

Soy un afortunado por poder dar voz a mis ideas y compartir la pasión por este medio de comunicación que no lo cambio por ningún otro. Y he de dar gracias a mis padres por aquel “radio casette grabador” que entró en nuestras vidas cuando no había cumplido los 7 años. Junto a mi hermana Ana me estrené con un “gracias, papá” tras su canción dedicada a modo de Karaoke de un tema del señor Escobar. Y ya que estoy de agradecimientos. Lo hago extensible a aquellos profesores que, por pereza, me eligieron estando yo de prácticas en el Cristóbal de Gamón, para que organizara junto a alumnos de 8º un programa para una emisora municipal. Y allí que fuimos con nuestra “Merienda Informativa”, un informativo en clave de humor que gustó tanto al director de la Escuela de Radio de Rentería que me invitó a quedarme y yo no lo dude.

Era joven y aquellos años de mi vida fueron la mejor escuela, cargada de directos, de momentos y de compañeros que aún guardo en mi corazón, aunque a algunos haya perdido la pista. Pero ¡menuda cantera se creó! Iñaki, especialista en fútbol retransmitiendo para más de una televisión y hasta llegó a responsable de fútbol femenino de la RFEF. Agustín que ahí sigue en los informativos de Telecinco. Arantza, la primera presentadora de Bricomanía, Cristina y Unai haciendo sus cosas en ETB, mi querido Juanjo, que llegó a ser la voz de Cadena 100 y de otras tantas emisoras y tantos más…

Yo era el especialista en niños así que pronto cambié la merienda por “Desayuna si Puedes” (siendo vasco, siempre pensando en comida), rodeado de pequeñas voces con los que incluso organicé un viaje con ellos y el programa a un lugar que llamaban “Euro Disney”. Mi lado más romántico lo desarrollé con “En el Claro de la Luna” (aún guardo un centenar de las cartas que en aquellos tiempos escribían los oyentes).

Dejé Rentería y me vine a La Rioja con un ilusionante proyecto bajo el brazo, crear la emisora municipal Radio Navarrete que funcionó como un cañón sus ocho años de vida, contando como padrinos a los queridos Golden Apple Quartet. Aquí comencé un acostumbre que aún mantengo, la de compartir algunos de mis programas con otras radios, para ayudar a otros compañeros en sus parrillas. También aprendí lo caprichosos que son los políticos, porque el cierre de esa emisora no lo entenderé jamás. Prefiero quedarme con esas personas que, catorce años después, aún me paran para decir que la echan de menos. Eso es lo que cuenta.

No negaré que no salí tocado de algo que no entendía y que pensaba que mi relación con la radio terminaba aquel 2006. Pero la casualidad y un relato presentado (texto y voz) al prestigioso certamen literario Esteban Manuel de Villegas me hicieron ganar dos premios. Un por el relato y otro al conocer al director del instituto que organizaba el certamen y que me propuso crear allí un taller de radio. Carmelo me hizo ilusionarme y juntos conseguimos ganar un premio nacional, CreArte, que nos proporcionó el dinero suficiente para ver nacer el estudio de Radio Villegas. Desde esa fecha pocos son los escolares de Nájera que no han pasado o por el taller o por los maratones literarios que cada año organizaba para celebrar el día del libro. Algo de cantera ya he hecho y me enorgullece saber que algunos de aquellos jóvenes siguen disfrutando, ya de mayores, en los medios de comunicación.

Y aquí sigo, como en el ciclo de la vida, con nuevos escolares y un grupo de padres a los que he conseguido meter en vena el gusanillo de la radio y desde nuestros estudios y gracias a la confianza de su director Rafa, la programación local del fin de semana de SER Haro Rioja, está cubierta por nuestras voces y nuestros programas. Momentos Compartidos el de los padres y Menuda Hora, el de los niños.

Así que, ya que en marzo no pude celebrar mis 30 años delante de un micrófono, en octubre me desquito comenzando una nueva temporada que ya comparto con bastantes compañeros (si estás interesado en incluir algunos de ellos programas puedes ponerte en contacto en laboreotorres@gmail.com).

A pesar de las restricciones y de tener que adaptar el estudio, el programa de los niños autorizado para todos los públicos, Menuda Hora, con 8 nuevas voces saldrá adelante. Al igual que el programa de los padres Momentos Compartidos, con nuevas secciones. Ambos se emiten desde esta semana (domingo y sábado a las 13 horas, respectivamente) en SER Haro Rioja. El mono de la radiofórmula me lo quitaré en Por fin es Viernes y he recuperado las cartas, los poemas y los relatos de La Luna y Compañía que contará, además del formato audio tradicional para emisoras, con otro audiovisual que se compartirá en Youtube. Ambos se podrán disfrutar en La Rioja en Canal Ebro Radio, los viernes a las 20 horas y los miércoles a la hora de las brujas.

¿Hay mejor forma de celebrar los 30 que haciendo lo que a uno le apasiona?
José A. Laboreo

91155

loading…