José Antonio Abellán (La Jungla Radio) se queja al CGPJ: Su denuncia al obispo de Ávila se ha extraviado



José Antonio Abellán

Elespanol.com publica que «Afirma que el atestado en el que la Guardia Civil identifica al autor de presuntas amenazas que ha recibido no aparece en los Juzgados».
«La guerra entre el periodista José Antonio Abellán y el obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, ha llegado al Consejo General del Poder Judicial.
El exresponsable del equipo de deportes de la cadena COPE hasta su despido en 2010 ha presentado una queja en el órgano de gobierno de los jueces por el extravío de su última denuncia contra Gil Tamayo, miembro de la comisión ejecutiva de la Conferencia Episcopal, de la que fue secretario general entre 2013 y 2018. Abellán mantiene varios frentes judiciales abiertos que afectan a monseñor Gil Tamayo y a la Conferencia Episcopal desde que denunció que esta institución, propietaria de la cadena COPE, utilizara una red de emisoras pirata (postes en comunidades autónomas que computan como audiencia pero que no tendrían los permisos preceptivos), mientras que otras 231 emisoras estarían incumpliendo las condiciones de las licencias concedidas.
Además, Abellán ha denunciado irregularidades en la recaudación de conciertos benéficos, con un supuesto desvío de fondos.
Si se te ocurriera abrir una emisora de FM en Ávila, en el dial 101,9, de entrada te sancionarían con 20 millones de euros y te prohibirían tener ninguna FM, aunque fueran legales. Pues el Obispo de Ávila, la tiene y no pasa nada

En el escrito dirigido al Consejo General del Poder Judicial, José Antonio Abellán relata que el pasado 14 de mayo prestó declaración en un Juzgado de Instrucción de Ávila y dos días después «recibi una llamada telefónica de un varón, que por la voz no conseguí identificar, gravemente amenazante contra mí y contra mi familia, cursada desde el teléfono número +34 609…\».
El interlocutor le conminó a «dejar de investigar y de denunciar ante los tribunales determinados hechos relacionados con Cadena COPE, con la Conferencia Episcopal Española y con uno de sus miembros, en concreto, el obispo de Ávila, José María Gil Tamayo».

De acuerdo con la denuncia presentada por el periodista en la Guardia Civil, tras coger la llamada «una voz de varón le dice: ‘oye, José Antonio. Gil Tamayo y Barriocanal conocen de tu declaración de ayer, ha sido la gota que colma el vaso, desiste de todo lo que tienes en los Juzgados porque, si no, tus hijas y tu estáis en peligro’, colgando posteriormente».
El periodista dio credibilidad a la llamada porque él y su familia vienen siendo objeto de «controles, seguimientos y amenazas de las que a esta fecha sigue conociendo el Juzgado de Instrucción número 5 de Madrid».

Este Juzgado investiga «amenazas reiteradas de muerte» y seguimientos a Abellán que éste relaciona con las denuncias que ha hecho sobre la COPE. En el curso de la investigación se ha descubierto que detectives privados de cuatro empresas diferentes, por encargo de la cadena de radio, han seguido al periodista. El Juzgado de Instrucción número 5 de Madrid llamó a declarar como investigado al obispo de Ávila, a quien Abellán atribuye algunas de las amenazas. El prelado y la Conferencia Episcopal sostienen que los hechos denunciados son una invención del periodista, empeñado en llevar a cabo una campaña de insultos y calumnias a raíz de su despido de la COPE y del resultado de un arbitraje en el que no logró las cantidades que pretendía.
Gil Tamayo ha negado haber amenazado a Abellán y ha explicado que la contratación de detectives se debió a la necesidad de averiguar su situación económica real porque -sostiene- la deuda del periodista con la COPE por la pérdida de diversos litigios judiciales se eleva a los 125.000 euros. Pese a que el Juzgado de Instrucción número 5 archivó las diligencias, la Audiencia Provincial de Madrid estimó un recurso del informador y ha ordenado a la instructora que amplíe la investigación.
Paralelamente, la Guardia Civil de Ávila se puso a realizar averiguaciones tras recibir el 17 de mayo pasado la última denuncia del periodista. Según el escrito enviado al CGPJ, la Benemérita «consiguió identificar al titular de la línea desde la que se hizo la llamada amenazante, emitió el debido atestado y lo envió al Decanato de los Juzgados de Instrucción de Ávila». «Me consta también», añde Abellán, que, tras enviar el atestado a los Juzgados, la Guardia Civil continuó investigando los hechos, llegando a vincular al autor de la llamada (cuya identidad sigo desconociendo) con José María Gil Tamayo (obispo de Ávila) y con Fernando Giménez Barriocanal (presidente de COPE y secretario económico de la Conferencia Episcopal Española), por lo que emitió una ampliación del atestado inicial que, junto con el primero, envió de nuevo y por segunda vez al Decanato de los Juzgados de Instrucción de Ávila\».

Sin embargo, ni el periodista ni sus abogados han podido personarse en el correspondiente Juzgado de Ávila porque «desde el Decanato» se les ha manifestado que «no han recibido (o no encuentran) atestado alguno», ni el primero ni la ampliación». El comandante de puesto [de la Guardia Civil] me ha confirmado tanto el envío inicial del primer atestado como el posterior envío de copia del mismo junto con su ampliación y me traslada, con total perplejidad, que no entiende qué es lo que está pasando», indica José Antonio Abellán. El periodista ha presentado una queja al CGPJ para que se averigüe qué ha ocurrido con esos documentos» y, si procediera, depure responsabilidades».

65339