Jordi González: Un repaso a su trayectoria profesional



Jordi González

Que han hecho en la redacción de cope.es
Es uno de los rostros más conocidos de la televisión. Desde que algunos tenemos memorira, Jordi González ha tenido algún espacio donde trabajar y mostrar su profesionalidad.

Tras su aterrizaje en Telecinco allá por el 1997, González se ha convertido en un imprescindible de la cadena, y eso ha hecho que sea más conocido para todos. A pesar de que todo hacía indicar que el presentador que el presentador se jubiliaría en las cadenas de Mediaset, los últimos acontecimientos han puesto en duda esta estabilidad.

El último debate de ‘Supervivientes’ no fue presentado por Jordi, sino por Sonsoles Ónega. La presentadora de ‘Ya es mediodía’ también ha sido la elegida para presentar los debates del nuevo reality del grupo, ‘La casa fuerte’, un puesto que naturalmente debería haber ido para el catalán.

Actualmente, muchas son las incertidumbres que rodean su futuro laboral, sin embargo la trayectora de Jordi es de sobra conocida ya que ha pasado por una infinidad de medios. A pesar de esta exposición, González es muy discreto con su vida privada, y poco se sabe de qué hay más allá del presentador de televisión. A la espera de un nuevo proyecto televisivo, esto es todo lo que sabemos de Jordi González.

El regalo que lo cambio todo y fue clave en su futuro
Jordi González Belart nació en Barcelona el 26 de septiembre de 1962. Desde pequeño su familia está afincada en el barrio El Guinardó de la ciudad condal. Si algo se repite en el vida del presentador es el estricto cuidado de su vida personal, poco se sabe de su vida fuera de las cámaras más allá de lo que ha confesado él propio González en alguna entrevista.

A pesar de ser uno de los grandes comunicadores de la televisión, nada hacia apuntar que el pequeño Jordi se pudiera dedicar a ese mundo durante su infancia. Según ha confesado el propio catalán, de pequeño era tartamudo, un problema que lo acomplejó mucho y que no se arreglaba ni con ayuda de profesionales. Fue un regalo de su madre lo que cambio toda esta situación y el rumbo de la vida de Jordi: «Es irónico, pero de pequeño era un niño tartamudo que estaba muy acomplejado, porque la gente se reía de mí. Cuando era adolescente, mi madre tuvo la fabulosa idea de regalarme por Reyes Magos un magnetófono. Al principio, me pareció un regalo cruel, pero a medida que iba leyendo en alto iba ganando seguridad y fluidez. Un buen día comencé hasta a improvisar e incluso a hacer programas de radio. Ni logopedas, ni psiquiatras, ni nada. A mí lo que me curó fueron los Reyes Magos», explicaba en una entrevista.
Imagen de Jordi González de niño compartida en sus redes sociales

Este regalo de su madre cambio la vida de Jordi, pudo superar sus problemas de tartamudez y además le otorgó una habilidades comunicativas que orientaron su vida a la información llevándole a la vida que ha vivido hasta el día de hoy. A pesar del evidente éxito laboral de González su vocación desde pequeño era otra distinta, y a la vez, muy cercana a presentar programas: «Mi verdadera vocación era la docencia y quería ser maestro de escuela. Desde pequeño siempre me pareció admirable que hubiera gente con la capacidad, la paciencia y la entrega necesarias para educar a niños pequeños. Mucho más que ser piloto, cirujano o cualquier otra cosa».

Según aparece registrado en varias fuentes, González compaginó los estudios de las carreras de Ciencias de la Información (periodismo) con los estudios de Filosofía. Lo que no se registra es si llegó a terminarlos ya que a los 17 años entró a trabajar en distintos medios y a partir de ahí su carrera comenzó a despegar.

El origen de las marcas de su cara y una predicción muy poco acertada
Es uno de sus rasgos físicos más representativos, las marcas faciales que rodean sobre todo las mejillas del presentador. Muchos han especulado sobre ellas y por qué no se las opera. Jordi es un viajero nato, como lo demuestra su patrimonio, y en uno de esos viajes fue el origen de estas marcas.

Según se ha podido saber, estas marcas proceden de una enfermedad tropical que González contrajo tras beber un vaso de agua infectado en un viaje de juventud en el Amazonas. «Fue un drama», ha explicado el catalán quien también defiende porque es un aspecto de su cara que no se va a retocar: «Son un rasgo de mi imagen, no presumo de mis cicatrices, pero no me avergüenzo».

Estas marcas, a parte de ser una de las señas de identidad del presentador, le han ocasionado algún que otro prejuicio entre las personas que se interesaban para fichar a Jordi. Fue un cargo de TVE quien quiso contar con el tras escucharlo durante tiempo en la radio, al conocerle físicamente le afirmó que el futuro de Jordi jamás estaría en televisión, una predicción que como se ha demostrado no fue muy acertada: «Me llamó para ofrecerme un proyecto. Cuando me vio en persona se sintió muy incómodo, y cuando vio las cicatrices de mi cara me dijo que yo nunca podría dedicarme a la televisión».

A pesar de que Jordi mantiene intactas las marcas de su cara, sí es un asiduo a los retoques estéticos, algo que es muy visible comparando fotos del paso de los años. Además el presentador cuida su alimentación y dedicaba bastante tiempo a hacer ejercicio físico conocedor de que vive de su imagen.

Sin embargo en los últimos tiempo ha tenido algún que otro susto. En octubre de 2018 perdió la visión de su ojo izquierdos y estuvo a punto de quedarse ciego. Sufrió un desprendimiento de retina y tuvo que ser operado de urgencia. «No me amilano ni estoy triste», afirmaba tras este episodio que se asoció a una operación de miopía que se había realizado años antes y que ante la exposición de los focos de los platós provocó este desprendimiento.

El barcelonés contrario a la independencia y defensor de los taxistas
A pesar de no exponer ni mucho menos su vida personal, si se conoce que Jordi tiene un hermano. Así lo descubrió durante una entrega de uno de sus últimos programas propios, ‘Mad in Spain’. Allí durante una discusión sobre el mundo del taxi y las licencias VTC de Uber y Cabify, González contó el caso de su hermano, revelando que era taxista: «Para que no le quepa duda, mi único hermano es taxista y creo que todavía está pagando la licencia, que le costó como 150.000 euros al pobre».

Sobre este hermano también habló para expresar su descontento con la vía independentista que han tomado muchas personas de su tierra natal. «Yo no creo en esta independencia que se está planteando porque me parece como absurdo. Lo que está pasando es que la sociedad catalana se ha fracturado, mi propia familia… Mi hermano piensa de una manera y yo pienso de otra, entonces para no confrontarnos no hablamos del asunto», confesaba en julio de 2018 en ‘Viva la vida’, también en Telecinco.
Jordi González habla del conflicto catalán en Viva la vida

Jordi González habla del conflicto catalán en ‘Viva la vida» Mediaset España
Sobre el asunto de la independencia Jordi se ha mostrado muy duro con el sector independentista debido a la división en la sociedad catalana y también a la radicalización y poca tolerancia de este grupo con quienes no piensan como ellos: «Mientras tanto, los que provocan todo esto están riéndose un poco de lo que han provocado. Es decir, en un momento en el que la corrupción está carcomiendo los partidos más importantes en Cataluña, se extiende una inmensa bandera catalana sobre toda esa porquería y ‘Vamos a proclamar el derecho a ser un Estado'».

«Muy bien que lo reivindiquen y lo hagan, pero que dejen también que los que no piensan lo mismo lo expresen, que tengan oportunidad de hacer pedagogía del no en la televisión catalana», terminaba el presentador de Mediaset.

El sueldo de Jordi González y el patrimonio de un ciudadano del mundo
Según publica Vozpópuli Jordi González se embolsa cada año en Mediaset 2,5 millones de euros, ya que el presentador tiene un contrato de cadena con el grupo.
Este suculento suelo permite que Jordi mantenga un gran patromonio bajo sus manos. Así se puede ver en los bienes inmobiliarios que posee. Ya que tiene una casa en su Barcelona natal y otra en Madrid donde realiza gran parte de su vida laboral. Además, de sobra son conocidas las largas vacaciones que González coge cada vez que termina alguno de los realitys que presenta. Estas vacaciones se traducen en largas estancias en Miami y Río de Janeiro, lugares donde Jordi también tiene dos residencias que ocupa junto amigos y también junto a sus dos perros, Lola y Ginebra, de quienes presume siempre que puede en las redes sociales. Esta última casa, la de Río de Janeiro, la dio a conocer González a través del programa ‘Viajeros Cuatro’, donde hizo de guía en la ciudad brasileña.

Jordi González presenta su casa en Rio de Janeiro
Todos estos lugares en el mundo no parecen suficientes para el presentador de Mediaset, ya que en muchas ocasiones, a pesar de vivir entre España, Miami y Río, Jordi siempre ha manifestado su deseo por escaparse a perderse durante una larga temporada en el otro lado del mundo: «En Sydney porque me encanta Australia. Es una sociedad divertida, genuina, muy inocente y hay muchísima fuerza creativa. Estuve siete meses de mi vida y prometí que algún día me instalaría allí durante un tiempo largo», confesaba a 20 Minutos.

Una vida dedicada a los medios marcada por las dos polémicas más grandes de la historia de Telecinco
Jordi comenzó su andadura profesional en la sede local que Radio Popular (COPE) tenía en Reus. A partir de ahí empezó a acumular una gran trayectoria en radios catalanas acumulando proyectos en diferentes emisoras: Radio Barcelona, Catalunya Ràdio, Ràdio Salut, Ràdio 4 (RNE), Radio 1 o RAC 1.

Con toda esta trayectoria a las espaldas, TVE se fija en él y en 1988 saltá delante de las cámaras con el programa ‘La palmera’. Tras este proyecto, y tras trabajar con grandes profesionales de la época comienza el baile de cadenas por las que ha pasado. Canal Sur, Antena 3, TV3, Telemadrid…

Es en 1997 cuando Jordi aterriza en la que sería su principal casa, Telecinco. Lo haría con el programa ‘Moros y cristianos’, un programa de debate donde sustituyó a Xavier Sardà. Tras coger cierta relevancia dentro del mundo de la televisión, Jordi se internó en otros proyectos en diferentes cadenas Jordi volvía a Telecinco en 2003, cadena en la que ha estado sin interrupción hasta nuestros días.

En la cadena de Mediaset se ha especializado en moderar los debates de los realitys (‘Supervivientes’, ‘Gran Hermano’, y sus derivados). También programas de debates, de actualidad, o especiales como ‘Hormigas blancas’. Sin embargo el programa que más sello de Jordi tuvo y con más continuidad fue ‘La noria’, un programa que mezclaba actualidad con sucesos y también información social del corazón.

Este programa estuvo en antena desde 2007 hasta 2012 y su final estuvo marcado por una gran polémica. ‘La noria’ entrevistó el 29 de octubre a la madre de ‘el Cuco’, uno de los asesinos de Marta del Castillo. Una entrevista por la que se embolsó 9.000 euros. Este hecho provocó la indiganción del público y la movilización surgida en las redes sociales provocó que varios anunciantes decidiesen retirar su publicidad del programa. El escándalo llego hasta tal punto que el programa se quedó sin publicidad prácticamente, lo que le terminó sentenciando. «Me sentí víctima de un linchamiento desmesurado por parte de algunos medios. Eso del dinero es una cuestión técnica de la que soy totalmente ajeno. No soy productor del programa y a mí en la tele nadie me preguntó si me parecía bien o mal… Simplemente, no forma parte de mi trabajo saber cuánto le pagan a un invitado o si va al programa en coche o en moto… Ni lo sé, ni me lo cuentan ni lo pregunto», se justificaba pocos meses antes del cierre definitivo de este programa.

Similar escenario se encontró González con ‘Gran Hermano’. El caso de la presunta violación de Carlota Prado ha puesto en jaque uno de los programas insignias de Telecinco. El huída de anunicantes a la marca del reality ha provocado un cambio en toda la programación de la cadena que sigue buscando las fórmulas de presentar el mismo reality pero con nombre distinto para no espantar a los anunciantes, este es el caso de ‘La casa fuerte’ o ‘El tiempo del descuento’, programas que siguen la misma dinámica que ‘GH VIP’.

Ante todo este caso González se ha mantenido en silencio y no se ha pronunciado. Habrá que esperar a que la justicia dicte sentencia sobre el asunto para ver si así Jordi comenta algo del asunto.

De momento, el presentador se encuentra de vacaciones después de una enigmática despedida del debate de ‘Supervivientes’: «Yo creo que la gratitud si no se expresa no vale nada. Quiero dar las gracias de corazón a Paolo, a Manolo, a Jaime, a Paco, a Alfredo, Angelo, a Cristina por la confianza que han depositado en mí». Esta despedida llega después de las quejas de las espectadores durante toda la última edición de ‘Supervivientes’ sobre las pocas ganas que González mostraba en el formato.

En los últimos días, ha sido el propio presentador quien ha querido callar cualquier tipo de rumor con su futuro prestándole un punto de normalidad a todo lo que ha sucedido con su trabajo en Telecinco: «Volveré en septiembre. Este parón era lo acordado con Telecinco. Yo solo tenía que presentar ‘Conexión Honduras’ hasta finales de mayo. No me voy de Telecinco, estoy muy contento. Encantado en la cadena». Ahora solo habrá que esperar cuál es el siguiente proyecto del presentador o si se esconde algo más detrás de este de esta salida más allá de una «desconexión por sobredosis de información».

59993