Jordi Casoliva, director de COPE Catalunya, miembro del patronato de Ràdio Estel



Jordi Casoliva

Miereia Rourera escrtibe en El Punt Avui que el cardenal Omella, arzobispo de Barcelona, ​​ha aprovechado la malísima situación económica de la emisora ​​Ràdio Estel y el semanario Catalunya Cristiana, que hacía años que estaban en números rojos, para integrar definitivamente los dos medios en el Arzobispado y reorganizar su estructura. Ràdio Estel y Catalunya Cristiana compartían redacción y talante y hasta ahora estaban dirigidos por Jaume Aymar, cura de tendencia progresista y catalanista, discípulo de uno de los impulsores de los dos medios, quien fue obispo auxiliar de Barcelona, ​​Joan Carrera, redactor de Arrels cristianes de Catalunya. En esta nueva etapa, Aymar ha sido relegado a director «provisional» de Catalunya Cristiana y al frente de Ràdio Estel ha puesto el periodista Toni Hervás, hasta ahora en el equipo de comunicación del Arzobispado, que dirige Ramon Ollé, ex de Epson Ibérica.

El cardenal Juan José Omella ha unificado las dos fundaciones que, hasta ahora, dirigían estos dos medios -la Fundació Misatje Humà i Cristià (que estaba detrás de Ràdio Estel) y la Fundació Catalunya Cristiana para la Evangelización y la Cultura (al detrás de Catalunya Cristiana) – y ha creado un único órgano. Este está formado, según el Arzobispado, «por un único grupo de personas en el que hay sacerdotes y laicos, vinculados al mundo de la comunicación». Ninguna mujer.

En una nota de prensa se explicita quienes serán los miembros del nuevo patronato: Gaspar Coderch, ecónomo del Arzobispado (y ex directivo de Epson); Ramon Batlle, viceecònom; Josep Caminal, ex director del Gran Teatro del Liceo y ex director general de presidencia del Grupo Godó; Jordi Casoliva, director de COPE Catalunya, y Borja García-Nieto, ex consejero de Antena 3, Sogecable, ex presidente del Círculo Ecuestre y ahora vinculado a 8TV. También estarán Bernat Julio -responsable de comunicación de la abadía de Montserrat, un nombre que da una imagen de contrapès-, Aymar y Hervás. Algunos curas y fieles de base lamentaron ayer en las redes sociales no sólo que no haya ninguna mujer, sino «los hombres elegidos» y el cambio de talante que ello supondrá.

64050