Jesús Málaga, ex alcalde de Salamanca, en Uribarri FM



Uribarri FM

Lacronicadesalamanca.es publica que el ex alcalde y escritor acudió al programa de radio del instituto para charlas sobre Salamanca, una de sus pasiones, y sus libros con motivo del Día del Libro.

Quizá el secreto de la juventud radica en que cada día se quiere aprender una cosa nueva. En la biblioteca del instituto Martínez Uribarri se podía palpar este jueves el elixir de la juventud. Por un lado, los alumnos del taller de radio, aprendiendo cada día, que es lo que le toca ahora, y frente a ellos, Jesús Málaga, una persona rabiosamente joven, porque todos los días busca en archivos, bibliotecas y libros saciar su sed de nuevos conocimientos.

Alfonso García, en los controles de Uribarri FM, y Carla Heredia e Inés Crespo, frente a los micrófonos lograron con unas preguntas pensadas y preparadas que Jesús Málaga fuera desgranando poco a poco sus conocimientos de Salamanca. ¡Qué no son pocos! Porque con su firma encontramos títulos como:

Relatos y sucedidos para pasear por Salamanca, de 2012.
Recorrido comunero salmantino, de 2013.
Desde el balcón de la Plaza Mayor: Memorias de un alcalde, de 2015.
Rincones de la historia salmantina, de 2016.
La vida cotidiana en la Salamanca del siglo XIX, 1998-1923, de 2018.
La vida cotidiana en la Salamanca del siglo XX, 1924-1939.

Los alumnos del taller, comandados por la profesora de Lengua y Literatura, Lola Fidalgo, convocaron a Jesús Málaga como escritor para celebrar el Día del Libro. El ex alcalde de Salamanca les contó cómo es su proceso de escritura, muy laborioso, donde las jornadas arrancan a las 8.30 horas y en bibliotecas o archivos permanece hasta las 13.30 horas. La tarde la dedica a cumplimentar las notas y pasarlas a limpio. «Con los libros de no ficción, como son los míos, hay que ser muy humilde y decirle al lector de donde tomamos las referencias, porque así si quiere ampliar conocimientos, puede ir al archivo, biblioteca o libro de donde hemos sacado la información».

Por otro lado, los alumnos también estuvieron muy interesados en conocer cómo era la Salamanca de los libros que retrata Jesús Málaga. «Pobre y analfabeta». Hablo de la pobreza intelectual que se respiraba en esa época, primera mitad del siglo XX, en Salamanca, «teniendo en cuanta que aquí estaba la Universidad más antigua del país».

Málaga fue combinando en sus explicaciones sus últimos dos libros, donde da un repaso a Salamanca desde 1898 hasta el final de la Guerra Civil, 1939, con sus años como alcalde de la ciudad. Les contó que la primera depuradora de agua la colocó él siendo ya alcalde, por tanto a partir de 1979; también les explicó que en Salamanca se unieron las ideologías de la derecha, formando la CEDA, de Gil Robles; que había casi más religiosos, entre frailes, monjas, curas,… que salmantinos en una época de la historia reciente de la ciudad. «Salamanca estaba muy sacralizada. El obispo bendecía todos los días algo, como ejemplo os contaré que las Hermanitas de los Pobres colocaron un ascensor y el obispo fue a bendecirlo».

Cuando le preguntaron sobre el hecho histórico que más le había impresionado escribir, no lo dudo. «El asesinato de último alcalde de la República, Casto Prieto Carrasco, por muchas similitudes con él. Los dos somos médicos, hemos sido alcaldes,… La Democracia es el mejor régimen que podemos tener, con todos sus inconvenientes, pero hay que tener cuidado con todas las fuerzas de ultraderecha que quieren derrocarla».

Para que tuvieran un conocimiento más exacto de lo que es vivir en una dictadura, Jesús Málaga les contó que lo que estaba él haciendo en ese momento, hablar con libertad en una emisora de radio, «sería impensable, porque estamos más de cuatro personas reunidas. Nos llevarían a la cárcel».

Como buen conocedor de la audiencia a la que va dirigido el programa de radio, Jesús Málaga trajo este jueves una de las anécdotas que salen en su último libro. «Una maestra de Molinillo solicitó una radio, como está que tenéis en el instituto, cuando estalló la Guerra Civil, el alcalde falangista se la quiso confiscar. Ella luchó todo lo que pudo por retenerla, incluso escribió al ministro de Educación de entonces, que le dio la razón. Pero, como reprimenda tuvo que pagar una multa muy grande que le arruinó la vida. Así, hay miles de casos».

A la pregunta que cuál es su lugar favorito de Salamanca, Málaga no lo dudó: «El Campo de San Francisco y las Úrsulas». Recuerdos de su infancia.

Los alumnos se interesaron por conocer de dónde venía su vocación política. «En mi época, todos estábamos comprometidos con la política, porque todos estábamos en contra de la dictadura y a favor de la libertad».

Aseguró que si volviera a empezar, recorrería el mismo camino y compartió con la audiencia que Salamanca es una ciudad con dos almas muy diferenciadas, por un lado la conservadora y por otro la progresista que han convivido siempre. «Salamanca, para bien o para mal es lo más de lo más». Aquí vivió Franco muy tranquilo durante la Guerra Civil y de aquí ha salido la primera gramática gracias a Nebrija o el Derecho de Gentes -Derecho Internacional- de la mano de Francisco de Vitoria.

Finalizó la charla diciendo que de todos los ‘apellidos’ que acompañan a Salamanca, como culta, docta, noble,… se queda con el que le otorgó el Consejo de Europa: «Salamanca es una ciudad para vivir».

63887