Javi Nieves y Mar Amate (Cadena 100): «La radio, a la que hemos matado durante mucho tiempo, está más viva que nunca»



Javi Nieves y Mar Amate

Daniel Mateo les ha entrevistado para 20 Minutos: Llevan 15 años madrugando para darnos, a las 6 en punto de la mañana, los buenos días de lunes a viernes. Tres lustros de risas, contenidos dinámicos, noticias de todo tipo y buena música que tuvieron su punto de inflexión hace ahora un año, cuando nuestra vida social sufrió un frenazo en seco por el confinamiento y la radio se convirtió en compañera indispensable con la que sobrellevar ese histórico momento que nos tocó vivir.

  • ¿Qué balance hacen después de 3.000 programas?
  • Javi Nieves: uno muy positivo. Sobre todo porque la ilusión se mantiene intacta. Si no, lo habríamos dejado. Seguimos con ganas de venir (a la radio) y de pasarlo bien. ¡Me doy cuenta del tiempo que ha pasado cuando veo cumplir años a mis hijos! El otro día celebraba el dieciséis cumpleaños de mi hija y claro, recordaba que, cuando empezamos el programa, ella tenía un año. Mar Amate: somos conscientes de que somos muy afortunados porque estos 15 años han pasado volando. Ha pasado volando el trabajo y la vida, porque nos han pasado muchas cosas vitales y las hemos reproducido en el programa. Tengo la sensación de que he ido creciendo vitalmente con el programa. Es muy interesante que tu vida personal vaya a la par que la profesional y que ambas vayan creciendo.
  • ¿Cuál es la clave para estar tantos años en antena?
  • JN: el esfuerzo por renovarse, si es que existe alguna clave. Hemos hecho un esfuerzo por sorprendernos a nosotros mismos, por seguir divirtiéndonos y por trabajar siempre un minuto más que el resto.
  • ¿Qué les diferencia de, precisamente, otros ‘morning shows’?
  • MA: Es algo en lo que no pensamos mucho, porque bastante tenemos con reinventarnos, pero creo que hay una cosa en la que tenemos ventaja: nos resulta fácil muy ser quienes somos en antena. Me siento muy cómoda abriendo un micrófono y ser yo. Y Javi igual. Respecto a otros programas en los que han cambiado de presentadores o de esquemas, mantenernos juntos es una victoria, con mucho cariño, esfuerzo y talento.
  • Es que son algo así como un matrimonio.
  • MA: ¡Es una relación! Y requiere mucho cariño y poner mucho de los dos. Las relaciones son muy bonitas y hay que cuidarlas, y nosotros nos hemos cuidado más que otros programas.
  • ¿No ha habido nunca crisis?
  • JN: sí, claro que las ha habido, pero las relaciones no se basan en que son ideales, perfectas y monótonas. Todas tienen sus altibajos, sus momentos de crisis… Pero una relación dura mucho en el tiempo cuando eres capaz de poner por encima de todas esas personas a la otra persona.
  • MA: es una relación orgánica. ¿Dónde estamos ahora? Eso es porque la relación fluye y el equipo fluye. Para mí, llegar aquí (al estudio) es una cosa mágica.
  • ¿Recuerdan esos primeros programas juntos? ¿Se ven muy distintos?
  • MA: hay un cambio de generación en quince años. Me recuerdo con muchísima ternura, mucho más ingenua y Javi me las metía dobladas (risas).
  • JN: claro, es que cuando Mar llegó llevábamos ya un año de programa y estábamos más relajados. Yo recuerdo los primeros días con una tensión horrible, los primeros programas fueron de úlcera de estómago.
  • Y la radio, ¿cómo ha cambiado en estos tres lustros?
  • JN: fíjate si ha cambiado que a nosotros, cuando empezamos, nos recomendaban empezar a usar Facebook. Y recuerdo que un día, en pleno programa, me dijo Mar: ‘déjate de Messenger, que ha nacido una aplicación nueva que se llama WhatsApp’. ¡No somos conscientes de lo que ha llovido desde el 2006 hasta ahora! Ha cambiado mucho la forma de relacionarnos con el oyente. Ahora es mucho más fluida. MA: en esencia no ha cambiado, pero sí en cuanto a tecnología. Yo me dediqué a la radio porque no se me veía, y ahora tengo cuatro cámaras delante.
  • Destacan de ustedes su cercanía con el oyente. ¿Están de acuerdo?
  • JN: yo creo que la radio es un medio muy tramposo, porque piensas que, al no ver la cara, no se transmiten determinadas cosas, pero estás transmitiendo mucho más a través de la voz de lo que uno puede llegar a imaginarse. Y lo que se transmite es que cuando llegamos aquí estamos a gusto y puedas mandar al otro a la mierda y el otro no se va a enfadar. O sí. Pero siempre de forma natural. Se llegan a transmitir sentimientos, personalidades, formas de ser o estados de ánimo solo con la voz, y eso a mí no deja de sorprenderme.
  • MA: yo considero que sí somos cercanos. Tratamos al oyente como una persona que participa en nuestro cotidiano. Es alguien que nos acompaña. La sensación, para mí, es muy de igual a igual. Entonces, ¿cómo no voy a ser cercana con una persona que es como yo y que tiene las mismas alegrías o preocupaciones que yo?
    Javi Nieves y mar amate

Javi lleva toda su vida dedicada a la radio desde que la probó, con 17 años. Es fan de la novela histórica y del cine de acción. Por su parte, La relación de Mar con las ondas le dura ya 26 años. Se declara amante de los animales, feminista y le encantan los niños y escuchar las historias de los mayores.

  • ¿Cómo es ese oyente que los escucha diariamente?
  • JN: es fundamentalmente mujer, que tiene la vida de alguien de 38 o 39 años, independiente, segura de sí misma y que ha decidido dedicar su vida al trabajo y a sus hijos.
  • MA: creo que la oyente de este programa refleja muy bien el mundo en el que vivimos. Tenemos unos oyentes muy fieles, con las ideas muy claras: quieren un programa que les informe y les entretenga y que les disperse de esta vida loca que llevamos todos. Necesitan amigos al otro lado, reflejarse un poco en la vida que tenemos nosotros y ver que la gente que está en otro plano al final es la misma que en el suyo. Se podría sentar perfectamente con nosotros a charlar y ser uno más del equipo.
  • ¿Qué necesita escuchar el oyente?
  • JN: llevamos ya un año de situación anómala que no sabemos cuando va a terminar, así que nuestro objetivo ha sido en esta especie de encierro el mismo que era antes, que es acompañar a las personas. Aunque (desde la llegada de la pandemia) sí se han dado situaciones críticas que nos han emocionado, de gente que ha pasado mucho tiempo solo, en aislamiento o enfermo en la que su única compañía era la radio. Y ya solo con eso merece la pena todo el esfuerzo.
  • MA: a mí la pandemia me ha cambiado todos los esquemas. Me ha hecho darle más valor a mi trabajo. La radio, a la que hemos matado durante mucho tiempo, está más viva que nunca y es más necesaria que nunca.
  • ¿Cómo recuerdan ahora aquellos meses del confinamiento?
  • JN: decían que iba a ser como una nebulosa y yo, en cierto modo, lo veo así. Nosotros dejamos de venir a la radio el 14 de marzo y hasta junio hicimos todos el programa desde casa. Aún así, no recuerdo el confinamiento como una época mala en lo personal.
  • MA: yo sí lo recuerdo con claridad, pero eso me pasa ahora. En el momento yo no estaba siendo consciente de lo que estaba pasando. Como era algo nuevo, me dedicaba a trabajar mucho y a no pensar demasiado. Era como ciencia ficción. A mí la ‘galleta’me llegó después, cuando ya salimos del confinamiento y me di cuenta de lo que habíamos pasado todos, de ese cambio a nivel mundial que habíamos vivido. Yo sentía que necesitaba ser útil, y la mejor forma de conseguirlo era a través del programa. Y ahora veo que sí lo fuimos, y eso no está pagado.
  • ¿Hay algún tema o sección que no han podido hacer estos años y les gustaría?
  • JN: cantar. Siempre se nos ha dado fatal. Yo he intentado también que hiciéramos el programa desnudos, pero no han querido (risas).
  • MA: básicamente porque ganamos. Yo, sin ropa, gano. Así que no quiero poner los dientes largos (risas).
  • ¿Están muy pendientes de los datos de audiencia?
  • JN: ¡Ese es nuestro jefe, que es un pesado! ¡Qué angustia! A ver, nos ocupa el día que sale y ya. La verdad es que nos hemos llevado siempre más alegrías que otra cosa.
  • MA: hemos ido creciendo lentamente, construyendo un programa que ha ido generando adeptos, y eso es digno de admirar.
  • ¿Siguen costando los madrugones?
  • JN: ¡Madrugar es una mierda! Ni un solo día puedo decir que me he levantado emocionado por madrugar, me habría quedado en la cama todos y cada uno de los días.
  • MA: es que lo que hacemos no es madrugar, pero tampoco es trasnochar. ¡Es una hora infame!
  • Entonces, ¿qué les da la radio?
  • JN: una manera de vivir y de mantener a mi familia. Aparte de eso me ha dado muy buenos amigos, extraordinarios momentos, yo diría que los más divertidos de mi vida, y con eso me quedo.
  • MA: a mí me ha dado muchas alegrías. En la radio soy muy feliz.
  • ¿Cómo se ven, digamos, dentro de otros tres lustros?
  • MA: yo espero estar retirada o al menos haciendo lo que me apetezca.
  • JN: no estaremos haciendo ¡Buenos días, Javi y Mar! No sé si nuestros jefes nos aguantarán quince años más aquí (risas). Probablemente nos dedicaremos a la radio, pero no sé de qué forma.
  • ¿Ve por fin el sector de la música la luz al final del túnel?
  • MA: quiero pensar que estamos mejor que hace tres meses, ya hay algún concierto más… Pero creo que vamos a tener que empezar a pensar cómo reinventarnos, por si esto se alarga más de la cuenta. Es que no solo hablamos del famoso que da la cara, hablamos también de los que están detrás de él.
  • JN: la música ha sufrido mucho y ha perdido muchísimo dinero. La pandemia ha afectado gravemente al sector entre los grandes empresarios.

63261