Iñigo Alfonso (RNE): «En tiempos de polarización hacer radio y tele públicas es muy complicado»



Iñigo Alfonso

Iñigo Alfonso, el director y presentador de ‘Las mañanas en RNE’ reconoce que la labor realizada durante la pandemia ha hecho mella. «Es una mochila más presente de lo que creía», afirma a Mikel Labastida en Las Provincias.

Desde que está al frente de ‘Las mañanas de RNE’ Íñigo Alfonso hace malabares para dormir las horas suficientes al día con el fin de que las neuronas se regeneren. «Por la mañana suelo descansar cuatro horas tras el programa y por la noche me acuesto sobre las 11 y duermo otras dos. Procuro llegar a la radio a las 2 de la madrugada porque a las 6 comenzamos», confiesa el periodista, que ha cerrado su segunda temporada al frente del espacio matinal de la radio pública.

  • ¿Cómo se enfrenta a la información a esa hora temprana, cuando está todo por hacer?
  • Primero compruebo en los periódicos cómo va el río informativo, cuáles son los grandes temas del día, y qué dicen las corrientes de opinión. Luego tiro de intuición para ver qué temas que me interesan a mí creo que pueden ser interesantes para los oyentes. Todos los días trato de ponerme en el lugar del oyente.
  • ¿Le influye, a la hora de pensar en los contenidos, estar en una radio pública?
  • Sí, a la hora de montar un espacio informativo es importante tener una idea de pluralidad. En tu programa deben caber muchas ideas, muchas noticias, tiene que sentirse representada mayoritariamente la sociedad. El objetivo sería crear un espacio en el que puedan converger muchas personas que buscan a esa hora información desde diferentes enclaves ideológicos. A partir de ahí creo que tenemos que hacer un trabajo totalmente distinto al del resto de radios porque las otras lo emiten desde un enclave ideológico más concreto. Nosotros marcamos otra tendencia. No podríamos justificar nuestra existencia para hacer lo que hacen los demás.
  • ¿Y cuáles son las principales diferencias con los demás?
  • Somos poco intensivos en la opinión, apostamos más por el análisis y sobre todo por las noticias. También nos interesa mucho la cultura y las tendencias actuales, eso nos permite ampliar el abanico de oyentes. Concedemos má importancia a lo social, a las historias mínimas. En otros medios es más complicado, tienen publicidad y otros intereses.
  • ¿Cómo se consigue la independencia? Siempre se pone en duda, sobre todo si viene de medios públicos.
  • Los hechos son los hechos y esa debe ser la base del relato informativo en una radio pública. Lo que pasa es que vivimos en una etapa en que para algunos partidos hasta los hechos son discutibles. Nosotros nos centramos en ellos sin utilizar adjetivos ni valoraciones. Es más complicado con las entrevistas, porque muchos invitados reaccionan a la contra, si eres incisivo consideran que vas contra él, no que lo haces para buscar la verdad o para que el oyente conozca mejor al político. En tiempos de polarización hacer radio y tele pública es muy complicado, pero muy sano para la sociedad.
  • ¿Le ha dado tiempo a hacer balance de su labor durante los meses marcados por la pandemia?
  • Ha sido tremendo vivirlo, una gran prueba. La radio ha vuelto a recuperar el origen de todo, ha sido una radio que acompaña y que la gente ha utilizado para combatir la soledad, el aislamiento, la preocupación, la angustia. Ha habido oyentes que nos han llamado y nos han dejado al borde de las lágrimas por las situaciones complejas que estaban viviendo. He notado que todo eso ha hecho mella y es una mochila que está más presente de lo que creía. Todo esto nos ha hecho más humanos.
  • ¿Algo de esa radio de la que habla se quedará?
  • Durante la pandemia buscamos médicos y científicos que nos ayudaran a comprender lo que ocurría. Abrimos el espacio a un montón de personas que no conocía y que no quiero olvidar. Estos especialistas nos han enriquecido mucho la mirada y no debemos perderlos. La radio pública ha de tener la capacidad para poner a esas personas en el lugar que merecen, en eso podemos ser diferentes.
  • Uno de los problemas a los que se enfrenta el periodismo y que ha sido grave en estos meses son las ‘fake news’, ¿le preocupan?
  • Todo lo que viene por redes sociales lo tomo con precaución. Siempre hay que comprobar todo y tenerlo bien atado. A veces es más difícil cuando las ‘fake news’ están circulando de una manera premeditada, cuando el político miente. Hay una desgracia en este país y en Europa y en Estados Unidos y es que algunos políticos mienten. En ocasiones estamos contraponiendo la opinión de un científico (que habla con precaución de lo que sabe) con la de un político, que a veces te contesta con estrategias para colocar un mensaje. Eso no puede ser.
  • 60543
loading…