‘Hola amigos y amigas de Rockabilly Radio, soy Lydia Atómica, desde Burgos, España’



Lydia Atomica

Almudena Sanz nos la descubre desde Diario de Burgos:
Con un ilusionante y rotundo ‘Hola amigos y amigas de Rockabilly Radio, soy Lydia Atómica, desde Burgos, España’ saluda Lydia Zaldívar cada viernes desde el dial de Rockabilly Radio, una emisora nacida en el año 2002 en el Reino Unido, con escuchantes en todo el mundo, amén de los seguidores desde su aplicación y redes sociales.

Viniladas Atómicas es el nombre de su programa. Una hora de puro rock. Lo graba cada semana en casa y lo envía a la emisora, que lo lanza los viernes a las seis de la tarde, hora española. Se repite los domingos a las nueve de la mañana y los jueves de madrugada. «Nunca había hecho nada igual. No había grabado nada. Era todo nuevo para mí. Al principio me daba mucho respeto hablar en el programa», echa la vista atrás, hasta el mes de octubre, cuando el director de la radio, Dave Brighton, la fichó tras ver una pinchada suya en Facebook. Querían atraer a audiencia hispanohablante y Lydia Atómica se convirtió en la primera mujer de habla española en su plantel de pinchadiscos. En ese momento, desde España solo lo hacía ella. Ahora se ha sumado otro dj.

Los viejos roqueros nunca mueren. Y las viejas roqueras, tampoco. Hará unos veinte años que Lydia Atómica empezó a caminar a paso rockabilly. Comparte esa pasión con su pareja, que desde el boom de este género en España en los 90 se ha recorrido los festivales más relevantes en la vieja Europa, y mantenía contacto con el puñado de apasionados declarados de esta escena a orillas del Arlanzón, que casi se podían contar con los dedos de una mano. Llegó la pandemia y con ella el fundido a negro. Se apagaron las ocasionales pinchadas que hacía en algunos bares como el Bardeblás o La Vache Folle e incluso en el antiguo El Hangar, donde recuerda haber puesto la guinda a una noche memorable.

La morriña y las horas en el confinamiento la llevaron a trastear por Facebook. Encontró un movimiento espectacular, sobre todo desde Reino Unido, donde se organizaron para tener un evento cada día de la semana. En España, el artífice de crear un grupo fue Javier Serrano, que invitó a la Atómica a subirse al carrusel. Se estrenó en mayo. Se emocionó, puso ritmo a citas aquí y allá… Y en una de esas le echó el ojo el director de Rockabilly Radio. La oferta llegó a finales de septiembre. Aceptó. Y hasta hoy.

Viniladas Atómicas es un reflejo de la rica diversidad del rock&roll. La burgalesa empezó con programas en los que metía un poco de todo, pero los últimos los hace monográficos: cantantes femeninas, rythm&blues, neo rockabilly, high school… Y siempre en vinilo de 45. Aunque en sus inicios pinchaba en CD, en 2013 declaró fidelidad al vinilo y en ningún momento, en público, ha incumplido su palabra.

Basta un rato con Lydia Atómica para sentirse dentro de una enciclopedia andante y entusiasta. Se remonta a los orígenes del rock en Estados Unidos y su caída a los infiernos para resurgir en tierras británicas; habla de nombres conocidos, de leyendas grabadas en el imaginario colectivo como Elvis, Little Richard o Johnny Cash; reivindica el papel de la mujer y ondea la bandera de Patsy Cline, Wanda Jackson, Janis Martin, Lavern Baker o Ruth Brown; se encuentra entre las distintas tribus que existen, de los teddy a los ton up; y sale a la pista para bailar un jive, un bop o un stroll. Hoy, vuelve a mover las caderas con los oyentes de Rockabilly Radio, desde Burgos, España.

63143