Federico Jiménez Losantos (esRadio): «Si te paras, te mueres. Por eso a mí me ha gustado meterme en líos»

Federico Jiménez Losantos

En heraldo.es leemos que Federico Jiménez Losantos ha tenido una vinculación muy especial con el periodismo desde niño, con el diario ‘Lucha’ (en el que tenía una columna más o menos osada) y con HERALDO. «El primero llegaba con un día de retraso a Orihuela del Tremedal, el segundo con dos días. Y lo leía y lo releía; y en cuanto pasaban otros dos días pedía el ejemplar y recortaba las fotos del Real Zaragoza de los Magníficos». Federico Jiménez Losantos recitó aquella alineación que empezaba por «Yarza; Cortizo, Santamaría, Reija; Isasi, Pepín…». Dijo que él era hijo del lápiz y del papel y la tiza, su padre era zapatero y su madre, maestra, y reparó que hasta ahora apenas había recibido premios en su tierra y menos en Zaragoza.



Reconstruyó su vida periodística, en diversos medios y deslizó esta frase: «Yo he hecho lo que he podido, fortuna lo que ha querido». Dijo que había sido siempre un hombre de acción. «Si te paras a descansar, te mueres. Por eso me ha gustado meterme en líos. Mi abuela murió a los 107 años, y me queda mucha vida. Soy de pueblo: se trata de conservar lo tuyo y haz lo que puedas».

Además de explicar su forma de vivir y ejercer el periodismo, como un francotirador con ironía y venablo crítico, Federico Jiménez Losantos, fundador de ‘Libertad Digital’, abordó lo que él llamó «el valor moral de la propiedad», y aludió a HERALDO como ese periódico familiar que «tiene un vínculo moral con sus lectores que no se puede romper. HERALDO es un milagro. No puede existir la libertad sin propiedad», apuntó.

A la par que analizaba su trayectoria y dejaba por aquí y por allá su visión crítica de las cosas, en ‘Diario 16’, en la Cope y en otros medios, recordó que una de las claves en este oficio era resistir. Prolongarse en el tiempo. Y anotó que es lo que habían hecho compañeros de viaje y adversarios: Antonio Herrero, Luis del Olmo, Iñaki Gabilondo, etc. Dijo que le gustaría que ‘Libertad Digital’ llegase al 2050 y que él vigilaría sus pasos allá donde estuviese.

Engarzó un discurso sobre los Montes Universales de su tierra. Recordó que eso aludía a que eran montes comunales, que les afectaban a todos y que todos defendían y cuidaban. Tenían en mente los periódicos, las leyes, la propiedad.

Hizo una defensa de lo pequeño: «Un sitio pequeño, si tiene conciencia de su situación, puede hacer grandes cosas». Y esa reflexión le permitió glosar la figura de Florencio Navarrete, «que creó el mejor centro educativo de mi vida y además no religioso», del que habló con inmenso afecto. Tampoco se olvidó de su adolescencia en el colegio de San Pablo y de la huella que dejó en su vida José Antonio Labordeta, al que consideraba como un segundo padre.

Jiménez Losantos ha recogido sus libros de poemas en un volumen; por ello es capaz de ver que uno de los mejores versos de Labordeta es «… y al sur la tierra callada» y aludía a él y sus paisanos.

71985

Sé el primero en comentar este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*