En el recuerdo: Radio Juventud de Ribadavia



Ha sido Lolín Lira Pousa quien desde el diario La Región, aporta datos datos históricos sobre la ya desaparecida Radio Juventud de Ribadabia.

En este 2019 que se desliza a velocidad de crucero, se cumplen 70 años del nacimiento de la emisora Radio Juventud de Ribadavia. Dependiente del Frente de Juventudes surgió como iniciativa del delegado local, Gerardo Álvarez Vidal, quien comisionó a José Antonio Hermida Alonso para gestionar en Madrid lo necesario para su instalación y funcionamiento.
Ubicada en las vacías dependencias del caserón del marqués de Baamonde, que el ayuntamiento cedió de balde, se puso en marcha con el trabajo de un entusiasta grupo vecinal que asumió las labores de infraestructura: Modesto López, fue el responsable de la parte técnica; Alfonso Vázquez el administrador; el director, Pepe Casas Rosendo, y tras los micrófonos Delfinita Culell y Valentín Lorenzo; la frecuencia era de onda media y el equipo emisor tenía una potencia de 120 watios con un juego de amplificadores. Su nombre Radio Juventud de Ribadavia nº 8 de la Cadena Azul de Radio Difusión (C.A.R.) y la prensa del momento informaba al respecto: es la primera estación- escuela de Galicia y la octava de España.

En un principio fueron jueves y domingos, en horario de media mañana, los días de emisión, posteriormente se añadieron espacios nocturnos, y a comienzos de los 50 la programación abarcaba hasta media tarde. Desde el primer momento contó con un importante grupo de colaboradores como Jesús Sánchez, Francisco Troncoso, Rubén García, Tirso Sánchez, que hacía las veces de crítico musical, Meruéndano Fermoso, quien tenía a su cargo el espacio Efemérides Locales, donde con rigor y amenidad desglosaba anécdotas acaecidas en la villa, y Javier de Burgos, cuyos guiones conformaron el cuadro de arte radiofónico, en cuyo elenco figuraban de manera estable Carmucha Amil, Lolita Freijido, Charo Chao, Felipe Varela y Milucho Chao.
Económicamente se sostenía con las aportaciones de los socios, la publicidad de los comerciantes locales y la sección de discos dedicados, uno de los espacios de mayor audiencia, siendo los días con onomástica de campanillas, como las festividades del Carmen, el San Antonio, San José, el viernes de Dolores, y la virgen de agosto cuando a la llamada de ¡Atención Francelos! Esposende, Las Regadas, Beade, Vieite, Cenlle, Castrelo… las felicitaciones llegaban a todo el Ribeiro y el formato tenía más duración. Las dedicatorias se recogían en la Mercería Lucita, y en aquellos años las voces de Carlos Hermida y Mary Luz Castro se hicieron familiares en nuestras casas.

En cuanto a la publicidad era reveladora de la realidad del momento, José A.Usatorre era el distribuidor de ¡Cuprosán! Contra el mildiu de la vid. Radio Bazar Avelino tenía la exclusiva de Telefunken, con un variado surtido en aparatos de radio y transistores; el Bazar Che, anunciaba electrodomésticos de todas las marcas y precios; José Mª Padrón en la Plaza Mayor, era el sub-Agente para Ribadavia y Carballino de las Motocicletas Ossa 125; y la única armería de la villa publicitaba los velocípedos de Honorino Méndez con un recordado pareado: Lo mejor de lo mejor… !Bicicletas Honor!

Mediados los cincuenta y con José Antonio Hermida como director, la programación ganó en contenidos ampliándose los espacios musicales y dedicándose en materia informativa, a temas de candente actualidad que despertaban el interés comarcal, tales como la traída de aguas a la villa; la compra de terrenos en los Ferreiros para el nuevo edificio que albergaría definitivamente el instituto, entonces en La Fundación, (hoy sede del M.E.R.); la necesidad de una nueva cooperativa en O Ribeiro, las eliminadas paradas del Talgo, y como tema transversal la preocupación por nuestro ingente patrimonio artístico, su restauración y mantenimiento fueron una constante en los textos de sus editoriales. Tras la marcha de los anteriores locutores, ocuparon los micrófonos Hipólito Fernández y una jovencísima Mª Isaura Domínguez García, quien recién llegada del Uruguay puso el deje sudamericano en las ondas del Ribeiro.
La emisora se hizo pronto muy popular, sus tertulias, los discos dedicados, la agenda local con los horarios de misas y trenes, la cartelera cinematográfica y los actos programados en La Peña y el Club era seguida por una audiencia fiel que la mantenía informada de lo que acaecía en el Ribeiro. Chucho Pousa, el encargado de la discoteca y uno de sus últimos locutores, era interpelado en la calle por los oyentes que le comentaban los triunfos en los festivales de San Remo y Eurovisión y los últimos éxitos de Lucho Gatica, el Duo Dinámico, Elvis Presley, Gloria Lasso, Los 5 Latinos, Renato Carosone y Jimmi Fontana para que las programara en el apartado de los viernes titulado «Las canciones más solicitadas».
Avanzados los sesenta, la irrupción de la TV hizo imposible su continuidad por interferencia en sus señales, y los estudios de Radio Juventud de Ribadavia cerraron definitivamente. En relación con las ondas hertzianas recuerda José Antonio Hermida, a modo de anécdota, una carta remitida desde Escocia a la emisora, en la que un español allí residente, informaba que en el dial de su receptor sintonizaba con nitidez una emisora en castellano, la cual tras las pausas de publicidad comenzaba el siguiente espacio con una evocada cuña: Está usted escuchando Radio Juventud de Ribadavia, nº 8 de la Cadena Azul de la Radio Difusión Española.

55822