El vídeo se rindió a la estrella de la radio

Luismi Pedrero desde innovacionaudiovisual.com analiza la utilización del video y su impacto en la emisión del especial de “Herrera en COPE” del pasado Día de la Radio, incluyendo una entrevista con Javier Visiers, director de programación y responsable de comunicación del Grupo COPE, que reproducimos por su innegable interés:

Fue una emisión histórica para una fecha no menos emblemática: la entrevista con la que Carlos Herrera conmemoró el Día Mundial de la Radio el 13 de febrero de 2017 reunió en el estudio principal de la Cadena COPE a los cuatro locutores que mejor representan en España el pasado y el presente de un medio que avanza con pasos cada vez más firmes hacia su definitiva transformación digital. El anfitrión y “locutor de ustedes” conversó durante más de una hora con los legendarios Luis del Olmo, Iñaki Gabilondo y José Mª García, y esa cordial, emotiva y por momentos hilarante sucesión de testimonios, comentarios y réplicas rememorando su excepcional y dilatada experiencia constituye ya un documento imprescindible sobre la palpable evolución de nuestra radio.

Un documento de naturaleza sonora que, sin embargo, consiguió un enorme impacto visual gracias a la cuidada realización y planificada distribución del encuentro a través de Internet y las redes sociales: la retransmisión en directo desde Facebook Live obtuvo 433.619 visualizaciones y alcanzó a 1.686.362 usuarios. El éxito de esta estrategia ilustra la convencida adaptación del medio ante la disrupción digital y confirma las tendencias apuntadas hace meses en este blog sobre la inercia no lineal, visual, guiada, humanizada y viral de la radio española. La Cadena COPE ejemplifica de forma modélica el esfuerzo por hacer presente el audio en la pantalla, y por ello en Innovación Audiovisual hemos entrevistado a Javier Visiers, Director de Programación y responsable de Comunicación del Grupo COPE —al que pertenecen, además de su cadena generalista, Cadena 100, Rock FM y MegaStar FM— para conocer mejor las dimensiones de esta encomiable apuesta.

La sentida vocación por las ondas de Javier Visiers (Fuenterrabía, Guipúzcoa) no sólo queda plasmada en su fructífera trayectoria profesional —primero como redactor y después como jefe de informativos, programas y delegado de diferentes emisoras en COPE hasta ser nombrado en 2010 Director de Programación de la cadena—, sino también en una exigente y poco habitual formación académica en torno al medio: en diciembre de 2015 defendió en la Universidad San Pablo CEU su tesis doctoral sobre el modelo de la “radio de estrellas”, en la que apuntó los retos que el medio hertziano debe afrontar ante las formas de consumo que imponen las nuevas modalidades y dispositivos de acceso online. Para el máximo responsable de antena de la COPE la radio seducirá siempre al público de cualquier edad si tiene algo que contar y, sobre todo, si lo hace de manera atrayente.

¿Sobre qué ejes diseña la Cadena COPE su transformación digital?

«Para nosotros el tránsito hacia lo digital se traduce en varias líneas de trabajo: la radio de antena sigue siendo primordial por su inmediatez, pero Internet es igual de inmediato, de manera que nuestra secuencia de funcionamiento es Internet-Antena-Redes Sociales. Caminamos hacia un concepto de redacción única donde un
mismo contenido ha de difundirse en los tres canales o ser adaptado a cada uno de ellos. Eso sí, en todos los sistemas de distribución nuestra inquietud se centra en cómo hacer atractivo el sonido, cómo servirnos de la antena para que sea la referencia constante en toda nuestra actividad».

¿Se asume que el smartphone se ha convertido en el nuevo transistor?

«Sin duda: el móvil avanza de manera imparable como dispositivo de consumo de radio, a veces como soporte principal y en otras como sustituto de los receptores tradiciones allí donde no llega la señal analógica. Por tanto, el móvil no reduce el mercado, sino que lo amplía. Además, la métrica digital nos orienta para identificar qué prefiere el oyente, en qué horario o con qué duración: sabemos quién nos sigue en redes, quién entra en cope.es y por qué, qué busca, cómo se comporta… Ese análisis resulta determinante para definir nuestra estrategia one to one en un diálogo horizontal y circular con el usuario; así, por ejemplo, sabemos que si promocionamos determinados contenidos lograremos un mayor alcance tanto a través del móvil como de la web. A mi juicio, la penetración y el hábito de uso de este dispositivo condiciona mucho el posible impulso del DAB en España: no es por falta de interés o voluntad, sino porque la cultura de consumo se ha orientado ya de forma irreversible hacia Internet».

¿Qué relevancia tiene la ‘visualización’ de la radio en el entorno digital?

«Mucha, y cada vez mayor: el ciudadano no está pendiente de la radio, ¡hace falta ir a buscarle! Es tal el volumen y la variedad de estímulos audiovisuales que recibimos constantemente en el móvil o la tableta que el ejercicio personal de “informarse” ha dado paso a la convicción de que es la información la que ha de llegar a nuestras redes, a nuestros teléfonos, que son las “autopistas” por las que hoy circula nuestra atención. Por eso en COPE nos hemos volcado en las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram) y en las notificaciones a través de nuestras aplicaciones móviles, la de COPE y la de Tiempo de Juego. Por ellas no sólo advertimos con alertas de las noticias de última hora, sino que también conducimos al usuario hacia la antena al anunciar una retransmisión [en la parte inferior se muestran capturas de imagen con avisos para escuchar programas en directo o promocionar emisiones del día siguiente] o le dirigimos hacia nuestra web para recuperar los mejores momentos de nuestros programas, como el comentario de Carlos Herrera a las 8:00 h (que lanzamos como notificación a las 8:30 h) o “los cinco sonidos que debes escuchar a esta hora” (que distribuimos a mediodía como resumen de la jornada matinal). Sabemos que la pantalla se ha convertido en una ventana de acceso preferente hacia el contenido sonoro, y procuramos explotar sus utilidades para generar interés por el audio y así ganar oyentes».

¿Y la apuesta por la retransmisión en vídeo de algunos programas?

«La difusión en directo a través de Facebook Live de algunos fragmentos de nuestros programas (entrevistas en Herrera en COPE y El Partidazo de COPE, el comienzo de La Tarde o secciones de Fin de Semana) está resultando muy gratificante porque nos proporciona una interacción muy directa con los oyentes/usuarios: sentimos qué piensan de los temas y de su tratamiento, aprendemos sobre la percepción que manifiestan en sus comentarios, vemos la variación en el tráfico y en la escucha, ¡es el sueño de cualquier programador de contenidos! Una radio televisada no es una radio, por eso no aspiramos a convertir el estudio en un plató, pero sí “jugamos” al ensayo-error para mejorar el diseño de nuestros programas. Estamos desarrollando nuevas herramientas y aplicaciones que nos ayudarán a interaccionar aún más con nuestros usuarios y satisfacer mejor sus demandas: tenemos mucho margen para experimentar y nos esforzaremos por utilizarlo».

¿Con qué criterio se desarrollan los contenidos exclusivos online?

«Tratamos de identificar aquellos temas que más interés generan en la antena convencional para diseñar formatos online en forma de “metacontenidos”, es decir, recuperamos historias que ya hemos contado en la parrilla y explicamos en la web cómo han evolucionado y cuál es su estado actual; también tratamos de poner en valor nuestro archivo, que nos brinda muchas posibilidades tanto para su aprovechamiento sonoro como para la elaboración de otros productos informativos (como la infografía sobre ETA descabezada en noviembre de 2015); y, por supuesto, apostamos por contenidos de nicho para su distribución vía podcast: muchos se orientan hacia deportes no masivos, como FutsSal COPE (fútbol sala), Área chica COPE (fútbol femenino), De rosca (balonmano), Fit Run COPE (running) o Ryder COPE (golf), pero también prestamos atención a la actualidad internacional (Asuntos Externos) o a los videojuegos, con el recién estrenado eGamers COPE. En cuanto a la ficción, es un contenido que exige tiempo y muchos recursos: constatamos su revitalización en otras cadenas y plataformas, seguro que la produciremos cuando tengamos historias que merezcan ser relatadas con la narrativa propia de ese género».

¿Qué retos identificas prioritarios para el futuro de la radio?

«En este entorno de confluencia y convergencia mediática en el que los dispositivos de acceso a Internet absorben nuestro tiempo y atención, resulta cada vez más importante reivindicar y fortalecer la marca, pues ése es el valor que mejor reconoce el usuario ante la multiplicidad de estímulos de todo tipo. La estrategia que impulsamos en las redes tiende a reforzar nuestra gran ‘marca’, COPE, y las ‘submarcas’ asociadas a ella: Herrera en COPE, Tiempo de Juego, El Partidazo de COPE…, programas que el usuario reconoce y valora al escuchar en antena, pero también al ver o leer en sus móviles. Nuestra actividad comercial sigue basándose en el modelo analógico, pues el digital todavía tiene más usuarios que negocio; sin embargo, asumimos que hace falta impulsar nuestra presencia en el nuevo entorno porque el audio será un ingrediente sustancial en el ecosistema digital. El desafío no es sólo para los actuales programadores, redactores o productores, sino también para quienes se forman hoy con la expectativa de incorporarse a la radio de mañana: el perfil de los futuros profesionales ha de unir las facetas de siempre (locutor,
redactor, guionista…) con las destrezas que impone la transformación digital: concepción y desarrollo de contenidos adaptables a soportes multimedia, analítica de datos, dominio de las redes sociales… Se está asentando una nueva mentalidad a la hora de consumir radio y audio en general, y estoy convencido de que hace falta una nueva mentalidad para mantener atractiva su vigencia presente y futura».

Reconforta constatar que, sin renunciar a las opciones tecnológicas que el brinda el ecosistema digital contemporáneo, la radio reivindica su trayectoria como medio y la naturaleza de su lenguaje sonoro —credibilidad, inmediatez, adaptabilidad, rigor— como valores diferenciales en un entorno cuyas pantallas, frente a lo que pronosticaba la celebérrima canción de The Buggles, empiezan a revivir la estrella de la radio.

47760