El director de Catalunya Ràdio culpa de la baja audiencia al covid y a la campaña electoral



Saül Gordillo

E-Noticies publica que el director de Catalunya Ràdio, Saül Gordillo, ha atribuido a la pandemia y a la campaña de las elecciones del pasado 14 de febrero los malos resultados de la emisora pública en el último Estudio General de Medios (EGM), donde RAC1, que fue la radio más escuchada de Catalunya, le sacó 402.000 oyentes en Catalunya Ràdio.

Gordillo ha dicho en la comisión de control de la CCMA en el Parlament que «es un Estudio General de Medios en un contexto de pandemia, de campaña electoral y de mucho cansancio de la audiencia que ha penalizado las emisoras más informativas». «La gente estaba muy cansada del covid, del ruido en el entorno del covid», y ha remarcado que «en medio del trabajo de campo hubo la campaña electoral, que no ha suscitado más participación que la anterior».

El máximo resposable de Catalunya Ràdio ha insistido en que «si nos ponemos en la piel del usuario, el EGM dice que la gente estaba un poco cansada». «Esto nos ha penalizado más a nosotros que no a la radio comercial», ha concluido.

RAC1, según esta último EGM, tiene 966.000 oyentes cada día mientras que 564.000 personas escuchan cada día Catalunya Ràdio. Por programas, El matí de Catalunya Ràdio, que presenta Laura Rosel, consigue 405.000 oyentes. El Catalunya Migdia, con Òscar Fernández y Empar Moliner, 111.000 oyentes. En cuanto al Catalunya Nit de Kilian Sebrià, acumula 35.000.

La presentadora de El Matí de Catalunya Ràdio, Laura Rosel, que ha sustituido Mònica Terribas esta temporada, fue el centro de las críticas por parte de los trabajadores de la emisora después de que en octubre cargara en su editorial contra el infectólogo Oriol Mitjà por tachar la consejera de Salud Alba Vergés de «incompetente». «Lo que no ayuda nada, sin embargo, nada en el estado de ánimo ni a la confianza en el sistema son intervenciones como las de Oriol Mitjà acusando al Govern de incompetente y de tener un liderazgo fracasado», dijo Rosel.

Estas manifestaciones provocaron que el Consejo profesional de Catalunya Ràdio recordara a la periodista que la función de los medios públicos «no es defender la gestión del gobierno por encima de todo, sino escudriñar-la» y afirmara que la editorial de Rosel «nos chirría especialmente». «Si un profesional critica la acción de Govern, debemos respetar su opinión», recalcaron.

64416