El Centro Emisor de RNE en Arganda se convierte en plató de televisión

RNE Arganda

Helena Cortés explica en ABC que en el esperado regreso de «El Ministerio del Tiempo», la serie de aventuras históricas de TVE, la gentrificación que sufre el centro de Madrid y los recortes presupuestarios obligan al equipo de funcionarios liderado por Salvador Martí (Jaime Blanch) a mudarse al extrarradio. Concretamente, a Arganda del Rey, donde han aprovechado cada sala del antiguo centro emisor de onda corta de RNE para crear la nueva sede ministerial, cerrada desde el viernes hasta nueva orden por el fin del rodaje.

Este complejo de RTVE reconvertido en plató, que incluye también almacenes, un antiguo archivo y un campo de antenas, tiene una historia que no desentonaría en ningún capítulo. Fue diseñado por Diego Méndez, uno de los arquitectos del Valle de los Caídos, en el año 1949, aunque no fue inaugurado hasta 1954, según los archivos del Ayuntamiento de Arganda. En la fachada del edificio principal, el logo de RTVE tapa el antiguo escudo franquista. Durante décadas, hasta la inauguración del complejo de RNE en Noblejas (Toledo), fue uno de los centros «más potentes del país», cuentan desde la pública. Aunque hace años que la onda corta cayó en desuso por la llegada de internet y sus elevados costes, añaden, el centro de Arganda está, aún hoy, preparado para emitir si algo falla en la automatizada sede manchega. Hace una década, además, desde ahí se emitía la puntera frecuencia ionosférica de Radio 1.

«Hemos hecho de la necesidad virtud. En esta cuarta temporada de “El Ministerio del Tiempo” no teníamos los antiguos decorados, pero nuestro director de arte conocía este sitio y nos mudamos. Es un espacio impresionante, aún mejor», cuenta a ABC Javier Olivares, creador de la serie junto a su hermano Pablo, desde la biblioteca, una de las nuevas localizaciones. Allí, RTVE acumula centenares de libros sobre radiodifusión y decenas de armarios archivadores que aparecerán también en pantalla.

En los nuevos capítulos producidos por TVE, Onza y Globomedia (The Mediapro Studio), que se verán muy pronto en La 1, Salvador Martí logra un despacho más amplio, también presidido por los retratos de Javier Olivares, Pablo Olivares y Marc Vigil, director. También aprovechan la sala de máquinas original como antesala de las famosas «puertas del tiempo», a las que ahora se llega en ascensor.

Un espacio «caro»
Antes de que las patrullas encargadas de que nadie cambie la Historia se apoderasen del edificio, este ha sido escenario de «45 revoluciones», una oficina postal de «Velvet Colección» y el Centro de Investigación Médico de «La Valla», donde recluían a los menores. «Es un edificio con muchísimas ventajas. Sus características son muy especiales, sobre todo la forma en la que está construido y la época. Solo tiene dos desventajas: los problemas de sonido por la carretera cercana y su precio. Es una localización cara», señala Salvador Gómez, director de producción de «La Valla», que admite que la tendencia a sustituir por escenarios naturales los antiguos platós está dando una segunda vida a decenas de edificios. «Madrid, por ejemplo, está repleto de edificios mágicos en los que se podrían filmar infinidad de secuencias, pero muchas veces el precio y otras muchas la ubicación de los mismos imposibilitan su uso», cuenta.

58678