El Ayuntamiento de Sevilla vuelve a poner de actualidad a Queipo de Llano (ex Radio Sevilla)



Queipo de Llano en Radio Sevilla

Pedro de Tena lo cuenta así desde Libertad Digital. Seguramente hay una atávica relación entre Andalucía y el espectáculo. Pero es bien reciente la consideración de la política como espectáculo. El Sur no puede ser ajeno a esta tendencia que proyectan y amplifican los actuales medios de transmisión de noticias y números. Mientras llega agosto y el gran dinero del turismo, Andalucía asiste a tres números: el de Queipo de Llano y su exhumación de la basílica de la Macarena, el de la quita de la deuda catalana y el susanismo y el de las 35 horas de los funcionarios andaluces, aunque aquí solo trataremos del primero.

Ya parecía raro que el tema de Queipo de Llano no llegara a los cerebros de la nueva memoria histórica andaluza. Por fin, ya está encima de la mesa la exhumación del criminal para unos y del patriota para otros, general franquista que se hizo con Sevilla en un abrir y cerrar de ojos tras el estallido de la Guerra Civil en julio de 1936. El problema es que sus restos están enterrados en la popular basílica de la Macarena y que están custodiados por su Hermandad, la más numerosa e influyente de Sevilla.

El caso es que con la Iglesia hay que topar, que el Ayuntamiento que gobierna el socialista Juan Espadas se ve forzado a intervenir porque hay un acuerdo municipal de PSOE y las izquierdas comunistas de IU y de Podemos y que la Hermandad no dice nada, por ahora. El objetivo es, como es sabido, no dejar a la historia en paz sino tratar de reescribirla de manera partidista más de 80 años después de los hechos. Por tanto, hay que exhumar los restos de Queipo de Llano de la Basílica de la Macarena. PP votó en contra y Ciudadanos se abstuvo.

El enterramiento del general franquista está en terrenos de la Iglesia, que, a su vez, está siendo presionada, se dice, por «vigilias laicas» de alrededor de 50 personas para lograr sus objetivos. Por otro lado, está la recién aprobada Ley de Memoria Histórica. Por si fuera poco, está la Hermandad y naturalmente, la familia Queipo de Llano.

La situación es tal que el alcalde Espadas puede salir chamuscado por la izquierda si no consigue que la Iglesia, la Hermandad y la familia den su brazo a torcer.
Aunque en el número tiene a la clac izquierdista a su favor, el aplauso puede acabar en bastonazos de protesta. La Iglesia se lo está pensando, la familia no dice nada por ahora, la Hermandad tampoco y el análisis del caso puede llevar años, o no.

49379