De ‘Soy Pitita’ a ‘Canciones contadas’: el éxito del locutor y empresario malagueño Juanjo Rengel (ex Radiolé y Canal Fiesta)



Juanjo Rengel

Alba Rosado le ha entrevistado para elespanol.com:
¿Cuántas veces hemos rebobinado una canción por el simple hecho de que no estábamos poniendo suficiente atención a su letra? Ya sabes, en uno de esos días en los que tienes la cabeza en otra cosa y te apetece sentir muy profundamente ese temazo que tanto te emociona.

Seguro que te has sentido identificado y, para todos nosotros, el locutor y creador de la marca ‘Soy Pitita’, el malagueño Juanjo Rengel, ha creado el pódcast ‘Canciones contadas’. En él, Rengel realiza lecturas de temas en español con una base muy suave de piano de fondo. El protagonismo recae solo en su voz y en la letra de los temas elegidos.

«Como no sé cantarlas, te las voy a contar en este pódcast», dice la descripción de este. Respecto a los temas que ya figuran en la lista del programa, algunos de Ana Guerra, Camela o Mónica Naranjo. Una selección que demuestra que da igual el estilo o la antigüedad del tema, solo importa su letra.

La idea del pódcast llega tras años de presión social. «Todo el mundo me decía que no entendían que alguien como yo no tuviera un pódcast, si ya hasta el panadero tiene un pódcast hablando sobre panes», cuenta el joven a este periódico.

Tras una década de carrera dentro de la radio musical pasando por Radiolé o Canal Fiesta Radio, y tratando con los oyentes en riguroso directo, no sentía que tuviese nada interesante que contar delante del micrófono en formato pódcast.

Así, en cuarentena subió un vídeo a Instagram que acabó dando la vuelta al mundo: ‘A ver cómo le explicas’. En la actualidad acumula dos millones de visitas. En él el malagueño repasa todo aquello que le hubiese gustado hacer y no podía. «Tienes que hacer algo de lectura, en el vídeo todo suena muy bonito», le decía la gente.

Así fue cómo surgió este proyecto. Juanjo pensó en ese ejercicio de locución que hace prácticamente cada día: leer canciones dándole matices diferentes. Se grabó, le puso el piano de fondo, y el resultado ha sido un auténtico éxito. Artistas como Ana Guerra o Dioni, de Camela, que mantiene una buena relación con Rengel, han aprovechado para felicitar al locutor por su idea. «Juanjo, una canción de Camela sonando a poesía, has conseguido algo único», le escribía Dioni entre risas.

El proyecto, totalmente realizado por el malagueño, no cuenta con el apoyo de ninguna plataforma dedicada al pódcast, lo que aún tiene más mérito, ya que carece de promoción externa. «Una chica que tiene ansiedad me dijo que gracias a mi pódcast se tranquilizaba mucho y conseguía hasta dormir mejor. Yo con estas cosas son con las que me quedo, me parece muy mágico», cuenta con emoción.

Un mundo difícil
«Si ahora mismo me llamaran de la mejor radio del mundo, tendría que ver las condiciones que me ofrecen, porque el mundillo está muy complicado», dice. La locución es una de sus pasiones, pero reconoce que muy difícilmente le aporta la estabilidad que quisiera a sus 34 años. «Pocos lo saben, pero los locutores de radiofórmula de las grandes cadenas son también autónomos», confiesa.

«A veces pienso si merece la pena seguir adelante con ella o tirar los 10 años que he trabajado haciendo radio a la basura», lamenta. Hay días que se levanta con ganas de comerse el mundo con ‘Soy Pitita’, su original y exitosa marca de ropa, o seguir luchando por estar dentro de una agencia o una promotora. «Contra las inseguridades, la autoexigencia es primordial en esta profesión».

Además, lleva muy mal trabajar solo y trabajar, en gran parte de las ocasiones, desde casa. Echa de menos las dinámicas laborales de equipo, porque aunque parezca que no, ‘Soy Pitita’ la lleva también él solo. «Aunque estés teletrabajando si tienes un equipo haces reuniones y recibes un feedback a a tus propuestas, pero yo no tengo ni eso».

Residente en Madrid echa en falta el mar y la gente de Málaga, su tierra natal, donde le encantaría que le saliera un proyecto. «Nunca he trabajado durante mucho tiempo allí y creo que algo enfocado a la gente joven, a la cultura y al ocio, funcionaría mucho puesto que no se explota demasiado», confiesa.

Le encantaría realizar un magacín con entrevistas y acústicos aprovechando la cantidad de conciertos que se dan en la ciudad. «Los medios de allí han de rejuvenecerse, tienen mucha fuerza y creo que una renovación les vendría genial», admite.

También se moja en el tema del intrusismo laboral, tras las últimas críticas que le hicieron a Lola Índigo por aceptar poner voz a Lola Bunny en la película de animación. «Otros cantantes también se meten, por ejemplo, en una pasarela, como modelos, y nadie dice nada. Por no hablar del mundo del Periodismo, donde más intrusismo hay», cuenta.

Así, cree que se debe contar con personal cualificado para estos casos, pero reconoce que a Lola Índigo se la juzgó demasiado rápido sin conocer si la chica había estado formándose en doblaje. «¿Qué pasaría si lo hubiera hecho?», se pregunta.

Próximos proyectos
Entre sus próximos retos está que ‘Soy Pitita’ aterrice en tiendas físicas, algo que le haría mucha ilusión tras cuatro años de trabajo intenso con esta marca que tantas alegrías le está dando.

Además, en el mundo de la locución tiene algunos proyectos en el aire junto a la plataforma Pódium que «tienen muy buena pinta» y espera que salgan hacia delante y que no pase como un proyecto que tenía con Onda Madrid y que con la llegada de la pandemia no llegó a producirse.

El joven asegura que va a seguir bailando entre sus dos pasiones, la locución y el márketing y el Social Media gracias a ‘Soy Pitita’. «A veces me hace gracia porque cuando me llaman no sé si es por un tema o por otro. Es lo que tiene estar un poco en todo. Y ser autónomo», reconoce entre risas.

«Estoy abierto a todo y a ver qué ocurre. Mucha gente se cree que al estar con Pitita a tope no estoy en el mundo de la locución, lo que creo que a veces me resta oportunidades. Pero no, aquí estoy para ambas cosas», concluye.

66377