Crónica de la emisión de «La Linterna» de Ángel Expósito en Cadena COPE, desde La Palma



Ángel Expósito

El director de ‘La Linterna’ se ha desplazado hasta la isla de La Palma para analizar la situación que se vive 51 días después del inicio de la erupción del volcán de Cumbre Vieja

Ángel Expósito y el equipo de ‘La Linterna’ de COPE se han desplazado hasta la isla de La Palma para realizar un programa especial 51 días después de que el volcán de Cumbre Vieja entrase en erupción. Las expectativas que hay, el horizonte que se dibuja para los palmeros, es incierto y sobre todo, desalentador. Expósito ha podido palpar cómo es la vida bajo la atenta mirada de un volcán en erupción, un sentimiento que solo se puede transmitir a través de los micrófonos de ‘La Linterna’.

Llega la noche a La Palma y la lava brilla con fuerza
La noche es cerrada en la isla de La Palma. El equipo de COPE encabezado por Ángel Expósito se encuentra en la cara norte del volcán de Cumbre Vieja. Han pasado 51 días con un sonido que han podido captar unos micrófonos azules de COPE que han perdido buena parte de su color por la ceniza que no para de caer del cielo.

La colada se extiende por el oeste hacia el mar, donde no para de llegar día tras día, extendiendo el tamaño de una fajana que ha sepultado la vida de tantos lugareños. Nadie es capaz de vaticinar el futuro. ¿Cuánto tiempo va a durar? «Nadie lo sabe», Expósito ha podido comprobar la opinión de los expertos y contemplar el volcán a lo largo de una jornada llena de testimonios y emoción.

Un día de radio en La Palma
Ángel Expósito ha comenzado la jornada a tan solo una milla del puerto de Tazacorte. Desde ahí, destacaba lo «las humaredas no solo se ven del cráter sino de la lava caliente en contacto con el suelo». Un poco más al sur está la fajana principal que llegó al mar y donde se calcula que la isla ha crecido 30 hectáreas en dirección oeste. En el interior de la isla está la caldera de Taburiente y si se mira al frente, lo siguiente ya es América.

El equipo de ‘La Linterna’ ha podido ver cómo en este paraíso volcánico, a menos de dos kilómetros de la tragedia, el drama o la ruina que han supuesto el volcán para miles de palmeros, se apoderan de la isla. Desde mitad del Atlántico es impresionante la «mezcla entre ciencia y drama», explicaba Expósito. Entre lo increíble y majestuoso de un volcán y la ruina absoluta de estos palmeros que viven fundamentalmente de los plátanos que se ha comido completamente la lengua de lava.

66825

Sé el primero en comentar este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*