Beatriz Pérez Otín impulsa las noches de COPE



Beatriz Pérez Otín y Alfredo Menéndez

En PR Noticias publican que de un tiempo a esta parte, el sempiterno liderazgo que venía acompañando a la SER durante el último cuarto de siglo ha comenzado a mostrar ciertas grietas. Una de las más notables ha llegado de la mano de las madrugadas, una franja en la que ya no es capaz de imponer su dominio con la facilidad con la que lo hacía antaño. Tal y como recogió la 1º ola del EGM de 2020, Gente despierta y La noche se reparten el control de las horas más nocturnas, mientras que El faro continúa lejos de suponer el revulsivo que había imaginado la emisora de Gran Vía, 32.

Pese a que cae en comparación al dato anotado en noviembre, Gente despierta continúa acumulando buenos registros de audiencia tras la llegada de Alfredo Menéndez. El espacio de RNE arrancó 2020 sumando 243.000 oyentes diarios, lo que se traduce en un descenso del 3% (-8.000 fieles) con respecto al comienzo de la temporada. El pequeño tropiezo que ha sufrido el programa no eclipsa el buen momento de forma que atraviesa desde que el periodista se hizo cargo de la conducción del formato, que ha ganado 17.000 adeptos (+7,6%) en un año.

La otra gran vencedora de esta oleada se llama Beatriz Pérez Otín. La comunicadora ha llevado a La noche a su máximo histórico, elevando al programa de COPE hasta los 222.000 oyentes. En tan solo cuatro meses, el espacio ha sumado 82.000 nuevos adeptos a sus filas, lo que supone un incremento de audiencia del 59%. La subida es aún mayor en el plano interanual, ya que el formato nocturno mejora un 84% (101.000 fieles) el dato que cosechó en el primer EGM del año pasado.

En la otra cara de la moneda se sitúa Mara Torres, que no logra hacer despegar El faro, que acumula 211.000 oyentes cada noche. El programa de la SER crece con respecto a la anterior oleada al apuntarse una subida del 15% (+27.000 fieles) pero se queda lejos tanto del liderato como de los números que cosechaba Hablar por hablar, su predecesor en la franja. Además, el espacio retrocede un 17% (-44.000 adeptos) en comparación al registro que cosechó hace justo un año.

La clasificación la cierra No son horas, que tampoco da síntomas de mejoría en este arranque de 2020. El programa que presenta José Luis Salas en las madrugadas de Onda Cero cede 11.000 fieles en esta oleada y firma 67.000 oyentes diarios, lo que supone una caída del 13%. El espacio tampoco presenta mejores noticias a nivel interanual, ya que se deja 21.000 adeptos (-23%) con respecto al dato anotado 12 meses atrás.

59346