COPE Vitoria recupera la gala de sus premios



Leticia De la Torre escribe en noticiasdealava.eus: Emoción y esperanza en los premios anuales de la cadena gasteiztarra que abre una crónica social alavesa que empieza a recuperar el ritmo perdido por la pandemia.

Si hubo una palabra que se repitió mucho en los premios que concede COPE Vitoria fue esperanza. Hasta en siete ocasiones se echó mano del anhelo de que el acto supusiese «la luz al final del túnel» para dejar atrás los 18 meses de pandemia. No obstante, la cautela siguió estando presente y el aforo de la sala Fundación Vital fue restringido y el uso de la mascarilla no se abandonó en ningún momento. Pese a esas incomodidades que ya forman parte de nuestra vida, se notaba en el ambiente, y en los discursos, ganas de normalidad y de pasar un rato agradable.

Con este espíritu acudieron a la cita Denis Itxaso, Pilar García de Salazar, Maider Etxebarria y Pedro Elosegi, representando al Gobierno de España, Diputación de Álava, Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y Juntas Generales, respectivamente. Fernando Giménez, presidente y consejero delegado del Grupo COPE; Javier Tutor, director de Cope Euskadi; el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde; Jon Urresti, de Fundación Vital; Iñaki Oyarzábal, Carlos Iturgaiz, Iñaki García Calvo, del PP, Gloria Sánchez, del PSOE, Óscar Fernández. Livia López y Raimundo Ruiz de Escudero Ezcurra, del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, tampoco se perdieron una cita que fue presentada por Roberto Arrillaga y Elisa López.

Por el escenario fueron pasando para recoger sus premios y emocionarse, en algunos casos, Iván Saldaña (Premio Empresa), seguido de Ruth Linaza, en representación de las deportistas del Badaiotz, Javier Berasategi, director general de Fournier (Premio Aniversario), Gorka López de Munain, de Álava Medieval (Premio Cultura), Círculos de Silencio(Premio Solidario) y Orlando Pompei y David Rupérez, de Eutsigoiari (Premio Alavés del Año). Iñaki Garayalde entregó a Javier Mendiguren los dos objetos que cedió a la colecta: una equipación y unas zapatillas del número 50. La música fue cosa del trío de jazz Cheek to Cheek.

65979

Sé el primero en comentar este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*