Carlos Alsina: “El crecimiento lógico es tener un conductor toda la mañana”

Carlos Alsina

Eduardo Fernández ha entrevistada a Carlos Alsina para El Mundo.
Esta temporada, Carlos Alsina se enorgullece de haberle arañado 15 minutos al despertador cada mañana, para levantarse a las 3.45. Sí mantiene el hábito de no ingerir más que un café hasta que finaliza su labor en Más de uno, ayuno que amenazaría su salud de continuar a partir de verano. El periodista liderará desde entonces los dos tramos del programa, no sólo de 6 a 10, sino también hasta las 12.30, expansión que implica confiar La brújula a Juan Ramón Lucas.

“El crecimiento lógico es tener un mismo estilo todo el tiempo, con un mismo conductor toda la mañana”, explica Alsina, entrevistado por El Mundo. “Aunque hacemos un único programa, al final funcionan como si fueran dos”, reconoce. En abril de 2015, asumió el primer y principal bloque, “con buen criterio”, cree, porque “sustituir a Carlos Herrera tenía complejidad suficiente: trasladar La brújula a la mañana con algunos ajustes era un riesgo controlado”.
Este jueves, las coordenadas de la información le llevaron hasta el Congreso, donde este viernes repite. Con 13 horas de directo sobre la moción de censura, sobresalió como el único periodista matinal que hizo suya la tarde -y por poco la noche-. Programa y emisora encadenan tres subidas consecutivas en el EGM. En mayo, Onda Cero anunció que renovaba al periodista con un contrato de larga duración.

¿Cómo de larga? ¿Cinco años?
Es más de dos y menos de ocho.

Ese cálculo arroja la media de cinco…
No he dicho que tenga que ser la media… Es un horizonte de tranquilidad que no dé opción a que te relajes.

Alsina dejó su impronta en La brújula de 2005 a 2015, etapa en la que a punto estuvo de aborrecer el sándwich mixto, la única comida asumible en lo que dura el boletín de las 10 de la noche. Estos meses, se prepara para multiplicarse en Más de uno. “No sé si es bueno que se sepa, pero mis condiciones laborales no cambiaron de la noche a la mañana. Cuando estaba en la noche, existía un compromiso por ambas partes que decía que, si Carlos abandonaba la casa o reducía su programa, la compañía tenía que comunicármelo a mí, para que valorara si me apetecía”, repasa.

Lucas abandona Más de uno y se dirige a esa franja nocturna de la que saldrá David del Cura, con el que Alsina cuenta “como segundo en Más de uno”: “Quiero que en el primer tramo David tenga la posibilidad de pasárselo bien, de hacer micrófono (…) De 6 a 7 podemos compartirlo”, adelanta Alsina, que no obstante cree que le corresponde a él abrir el espacio matinal.
“Mi ilusión es que los programas de radio duraran media hora”, confiesa el presentador, que coge fuerzas -e ideas- para liderar un magazine de seis horas y media. Por fin -y es el propio Alsina el que añade tensión a la pregunta con un “chan chan chan”-, competirá frontalmente con su predecesor, Herrera, actualmente en COPE: “Sí, tiene su gracia”, contesta sin darle mayor importancia.

A primera hora, la radio se ciñe a la información, pero en torno a mediodía se sostiene sobre temas sociales y llamadas de oyentes, especialidad de Herrera. ¿Eso cambiaría en el nuevo ‘Más de uno‘?
Ésta es la pregunta. Es la que nosotros mismos nos hacemos (…) Lo que yo he tenido menos ocasión de explorar es la radio de entretenimiento puro, capaz de prescindir por completo de la actualidad hasta el extremo de prescindir de la realidad.
De hecho, Alsina ya lidera el espacio “clandestino y minoritario” La cultureta, que se emite en la madrugada de viernes a sábado y abarca contenidos que espera “trasladar a esa segunda parte” de Más de uno. A su juicio, “el oyente tiene que participar cuando él quiera, no cuando tú lo necesites”.

De cara a futuras entrevistas, ¿a partir de cuántas cuestiones deja de ser educado repreguntar o no responder?
No es una cuestión de educación, sino de qué esperas como entrevistador. Si lo que buscas un espectáculo de pulso, puedes estar 40 minutos repreguntando, porque va a quedar muy tensa la entrevista. Si aspiras a que la entrevista aporte algo, hay un momento en el que sabes que, si sigues repreguntando, ni rascas en eso ni en otros asuntos para los que no vas a tener tiempo. Lo ves en el momento, con la cara que te pone.

Lo que se oye de la competencia

La radio española dará un vuelco la próxima temporada, también en la COPE, que este mes ha roto su relación con Juan Pablo Colmenarejo y ha anunciado que la conducción de La linterna recaerá en Ángel Expósito tras el verano, como parte de unos ajustes de parrilla en los que siempre tiene algo que decir la consultora escandinava Radio Intelligence. “Que yo sepa, nosotros no tenemos suecos”, bromea Alsina desde la redacción de Onda Cero. Hoy por hoy, con Pepa Bueno y Toni Garrido, ha perdido audiencia en los dos últimos informes del EGM, pero “la SER tiene una fortaleza con respecto a los demás: su marca y la fidelidad de su oyente a la marca”. En opinión de Alsina, la rivalidad entre matinales no se mide por el invitado: “No me parece creíble que el oyente cambie de emisora según entrevistes o no a un ministro. El entrevistado te da notoriedad un día o dos, pero no tiene recorrido”.

52500