Cadena SER emite «La Ventana» desde Zamora el viernes 19/3



Carles Francino

Luis Garrido ha entrevistado a Carles Francini para La Opinión de Zamora:
Carles Francino se asomará mañana a La Ventana desde Zamora. Concretamente, lo hará sobre las tablas del Teatro Ramos Carrión, en una función que cuenta con la colaboración de la Diputación Provincial. El veterano periodista de la Cadena SER aterriza en una tierra que no resulta ignota para él. No hay más que ver el cariño con el que habitualmente habla de sus escapadas a Castroverde de Campos para disfrutar del complejo Lera. Durante esta visita a Zamora, no obstante, se centrará en otro tipo de cuestiones, como son los problemas de la España Vaciada. Un término que, dice, no le gusta. Considera, de hecho, que lo único vacío son las soluciones por parte de la política, pero no estos territorios situados en la periferia geográfica e informativa.

– En plena etapa de contención de la actividad social y cultural, La Ventana inicia una gira de bolos y aterriza en Zamora ¿Están tratando de devolver la normalidad a la sociedad española?
– Sacar los programas por España es un mensaje y un gesto que tiene doble significado. Por un lado, dar a conocer cómo se vive este tiempo tan difícil en cada lugar concreto y, por el otro, acompañar, generar complicidad y enviar el mensaje de que estamos todos juntos en esto. El otro día estuvimos en Cartagena con un teatro vacío, con toda la hostelería cerrada y hablando de los problemas que había allí. Pero, una persona que estaba escuchando la radio en Bilbao, en Sevilla o en Cáceres, estoy seguro de que también se sentía identificada. Este viernes hablaremos en Zamora con gente de la restauración, de la ganadería, de la enología, de las casas rurales y emitiremos un reportaje de los nuevos pobladores de allí. Cuando hablemos de eso que mal llamamos la España Vaciada o Vacía, que a mí no me gusta nada, estaremos compartiendo con gente del resto de España lo que se vive en este tiempo tan complicado. El objetivo es generar complicidad y dar un poquito de ánimo.

– Esté bien o mal llamado, la realidad es que Zamora pertenece a esa España Vaciada y la emisión de un programa de ámbito nacional siempre supone un altavoz que, habitualmente, no suele estar a disposición.
– Cada visita que hacemos, cada viaje que prepara La Ventana, tiene un “leit motiv” concreto. Y en el caso de Zamora, claramente, hay que ocuparse de la España Vaciada y reiterar, una vez más, que la España Vaciada no está vacía, sino llena de historias que merecen ser contadas. Tan solo está vacía de soluciones a sus problemas. Y ese es un déficit del que tenemos responsabilidad desde los políticos hasta los periodistas. Nos pasamos el día dándole vueltas a lo mismo, en bucle, como si no hubiera otras cosas que contar. Y la realidad es que hay un montón de historias fuera de los radares que tienen importancia, afectan a la vida de las personas y a las que no prestamos atención. Es una asignatura pendiente que tiene el país en general y que nosotros, en la pequeña medida que podemos, tratamos de superar en el día a día de nuestro programa. Esta misma semana se ha aprobado un plan específico para la España Vaciada, pero la realidad es que la asignatura sigue pendiente y es una vergüenza para España.

– Usted lo verá más claro desde Gran Vía 32. ¿Hay apagón informativo sobre este tipo de territorios menos poblados?
– ¿Tú crees que una ganadera de Zamora o un productor de quesos está pendiente de la última ocurrencia del circo político de Madrid? Yo tiendo a pensar que no. Y, de la misma forma que me refiero a ellos, me refiero a un montón de gente que vive en Zamora, Teruel, Palencia o donde sea. No están todo el día pendientes del tic tac informativo que se nos marca y creo que debemos hacer una reflexión general, porque somos muy brasas y muy pesados. En La Ventana, particularmente, intentamos salirnos de esos carriles. Coño, que hay más cosas. Y desde hace un año, además, tenemos el monocultivo de la pandemia. Como no seamos capaces de salirnos de aquí, acabaremos todos locos. Ayer vimos a un diputado gritarle a Errejón que fuera al médico después de hablar de problemas de salud mental generados por la pandemia. Como sigamos dando vueltas a lo mismo y no seamos capaces de cambiar, estamos jodidos. Evidentemente, hay un apagón informativo y es un problema nuestro que tenemos que solucionar.

– ¿De qué forma?
– Siempre he comentado que la Cadena SER es lo que más se parece a la España real. Por su implantación territorial, por su capilaridad, porque tiene emisoras pequeñas, medianas y grandes, porque cada uno es de su padre y de su madre, porque hay titulares, pero también asociados. Todo eso nos permite tener balizas de señal en muchos sitios y a muchos niveles. Y no tenemos ninguna obligación de darle vueltas a lo mismo. La información es, sobre todo, el poder de lo local y lo próximo. No puede ser que dediquemos todas las horas a las batallas de los políticos y nos olvidemos de los problemas de la ganadería, de las protestas por las macrogranjas o de una campaña como la de Espacio Vital que se ha puesto en marcha en Zamora. Hay un montón de cosas, pero somos como los burros cuando ven la cuadra, que siempre van por el mismo camino. A mí, me harta.

– De hecho, ya no es solo el apagón informativo, sino la “folclorización” de esa otra España. A menudo, tan solo se habla a nivel nacional de territorios como Zamora cuando ocurren episodios estúpidos.
– Sí, cuando pillan a un concejal borracho o algo así. Es verdad. La adicción por la anécdota. Pero eso no puede ser así. En Zamora ocurren cosas muy importantes a nivel político, cultural y económico, pero no tienen proyección y eso es un problema que tenemos. Por eso es importante que existan periódicos como LA OPINIÓN. Yo, que vengo de un medio local, sé perfectamente lo bueno y lo malo de trabajar en estos medios. Pero, en un mundo tan globalizado, es una labor imprescindible. Si un medio no te cuenta lo que ocurre a dos metros de tu casa, ¿quién lo va a hacer?

– Cambiando de tercio. ¿Qué menú tiene preparado para La Ventana?
– Respecto al equipo habitual, viajará con nosotros Isaías Lafuente con su Unidad de Vigilancia, también el filósofo José Carlos Ruíz, nuestro poeta Benjamín Prado y nuestro crítico musical Iñaki de la Torre. También, como cada viernes, tendremos música en directo con Niños Mutantes, que tienen un disco nuevo cojonudo que se llama “Ventanas”. Son un grupo que llevan mucho tiempo en la carretera y cada vez hacen música mejor. Además, hemos invitado a Luis Alberto Lera, de Castroverde de Campos; a la presidenta de la Ruta del Vino de Toro, Beatriz Fernández; a la ganadera Ángeles Santos, que tiene una historia muy interesante que contar; y al biólogo Víctor Casas. Y también emitiremos un reportaje con nuevos pobladores de Zamora. A mí me gustaría promocionar Zamora en el sentido más amplio del verbo. El románico, el patrimonio y ese Espacio Vital de la campaña. Queremos que Zamora suene en toda España.

– Para concluir, usted fue el primero que puso “Resistiré” en la radio el 14 de marzo de 2020 y animó a todo el mundo a cantarla. ¿Se siente responsable de que miles de españoles la hayan aborrecido a estas alturas?
– Le tengo un recuerdo muy cariñoso al “Resistiré” porque, en ese momento, hacía mucho tiempo que no la escuchaba y se nos ocurrió ponerla e invitar a los oyentes a cantarla. Evidentemente, como todo nos cansa, porque tenemos muy poca paciencia, pues hay mucha gente que la aborrece. Es verdad. Se han hecho chistes y eso me encanta, pero creo que el mensaje sigue vigente. Hay que resistir. Lo único que no podemos aceptar es el derrotismo, la crispación y el mal rollo. Resistamos y respetémonos.

63400