Cachitos de hierro y cromo



Nuestros famosos radiocasetes, en América también fueron muy populares, especialmente los modelos de grandes dimensiones conocidos como boombox. Aún hoy en día hay muchos modelos de radio casetes a la venta, aunque con tecnología muy mejorada.

Seguro que todos tuvimos uno o al menos lo utilizamos. Era una radio de AM y FM con uno o dos casetes grabadoras / reproductores y generalmente con un asa de transporte y dos altavoces integrados. Funcionaban conectados a la red y con pilas de las “gordas”.

A mediados de la década de 1980 aparecieron los modelos con reproductor de CD. Pero el encanto de los modelos con casete era que podían grabar en cintas desde la radio y otras fuentes. En la década de 1990, algunos modelos incluso estaban disponibles con grabadoras y reproductores de minidisc.

Diseñado para ser portable (que no es lo mismo que portátil), el boombox se introdujo en el mercado estadounidense a finales de la década de 1970. El deseo de unos graves más fuertes y pesados llevó a crear cajas más grandes y pesadas; en la década de 1980, algunos radiocasetes habían alcanzado el tamaño de una maleta.

El primer aparato de esste tipo fue desarrollado por el inventor del casete compacto de audio: Philips. Su primera ‘radiograbadora’ fue lanzada en 1966. Lo novedoso de este lanzamiento de Philips era que por fin las emisiones de radio se podían grabar en cintas de casete sin cables o micrófonos. Aunque la calidad de sonido de las primeras grabaciones en casetes era pobre, las mejoras en la tecnología y la introducción de la grabación estéreo, las cintas de cromo y el Dolby que reducía los ruidos, hicieron posible los dispositivos de alta fidelidad.

Lo novedoso de este aparato de Philips era que por fin, las emisiones de radio se podían grabar.

El radiocasete se hizo popular en Estados Unidos a fines de la década de 1970, y la mayoría fueron producidos por Panasonic, Sony, General Electric y Marantz. Claro que también llegaron a Japón a principios de los 70, donde se hicieron populares debido a su tamaño compacto y su impresionante calidad de sonido.

Por supuesto las marcas japonesas se apoderaron rápidamente de su mercado y de una gran parte del mercado europeo, ya que fueron las primeras marcas japonesas de electrónica de consumo que podían comprar los europeos. Los japoneses innovaron creando diferentes tamaños y formas, altavoces extraíbles y reproductores de CD incorporados.Independientemente del aumento de peso y tamaño, los dispositivos continuaron haciéndose más grandes para adaptarse a la mayor salida de graves; Los modelos de boombox más nuevos se colocaron con carcasas de metal pesado para manejar las vibraciones de los graves.Aún puedes comprar radiocasetes hoy día.

Hemos buscado en internet y la oferta disponible nos ha sorprendido: radiocasetes en 2020