Andrés Campos Sánchez (Radio Marca Cáceres): Baloncesto, radio y miles de kilómetros



Andrés Campos Sánchez

Javier Ortiz cuenta desde El Periodico de Extremadura que Andrés Campos Sánchez (Cáceres, 30-11-1964) debió haber narrado el pasado viernes el partido que enfrentaba al Cáceres Patrimonio de la Humanidad con el Trapa Palencia, pero la LEB Oro está interrumpida ‘sine die’ por el estado de alarma decretado por el coronavirus. Con el paso del tiempo y gracias a su persistencia desde 1992, se ha convertido en la voz del baloncesto local, ya sea con el actual club o con el extinto Cáceres CB.

Campos confiesa que no tiene contabilizados los encuentros que lleva con el micro delante desde aquella temporada de debut en la Liga ACB. En el dial primero de Radio Estudio, luego de Radio Sansueña y actualmente en Radio Marca Cáceres, ha cubierto prácticamente todas las campañas menos la inicial del nuevo club (2007-08), en casa y fuera, aunque no siempre fue él quien se encargó de la retransmisión. «En un 90% aproximadamente sí. El resto lo han llevado o bien mi compañero Antonio Doncel o comentaristas locales porque el viaje a sitios como Melilla o las islas resultaba demasiado complicado», cuenta. Eso significa no menos de 500 partidos, quizás 600, que incluyen los de competiciones europeas en la década de los 90 y dos Copas del Rey (1997 y 2001).

«Mi primer planteamiento es que un medio de comunicación de Cáceres tenía que retransmitir algo único, como era estar en la máxima categoría del baloncesto, en la que ya era probablemente la mejor liga de Europa. Teníamos que hacerlo», analiza. El ‘daño colateral’ fue quitarle horas a la familia: su mujer, Conchi, y sus hijas, Carolina y Paula, a las que está muy agradecido por su apoyo y comprensión.

Como es fácil de imaginar, tiene una tonelada de batallitas que recordar: cuando Doncel y él, con fiebre altísima, contaron la permanencia en ACB en un quinto partido en Lliria en 1993 o cuando tuvo que «agarrar por el cuello» a un empleado de Telefónica de Ferrol para que le proporcionase una línea que había contratado previamente. Capítulo aparte merece cuando, en 1997, compartió por un día infraestructura con un colega con el que siempre tuvo buena relación, el ya jubilado Paco Mangut, de la COPE. «En Lulea (Suecia) nos encontramos con que solo había una línea para los dos y nos fuimos turnando en la retransmisión, con una señal que fue la misma para los dos medios, aunque cada uno metíamos nuestra publicidad», apunta entre risas.

Enamorado de las ondas
Contra viento y marea, victorias enormes y derrotas terribles, Campos y su obsesión por contar lo que pasaba sobre la pista se ha mantenido firme, solo dañada por la transición entre Radio Estudio y Radio Sansueña con un chalet en Los Castellanos como sede. Hace dos años abrió Radio Marca en Gil Cordero. «Cuando trabajas en lo que te gusta, algo que te apasiona tanto, todo es mucho más fácil. Es verdad que he hecho muchos kilómetros, años de niebla, pero es gratificante ver cómo te sigue la gente, incluyendo las buenas vibraciones que tenía el equipo este año», dice.

Campos ha tocado los principales tipos de medios (se hizo cargo de Localia Televisión en Cáceres y mantiene un periódico gratuito, Sol Deportivo), pero reitera que «lo que la radio te da no te lo da ninguna otra cosa, tanto para el que retransmite como para que lo oye. Simplemente tienes que contar lo que ves y conseguir que la gente se imagine lo que está pasando». Y eso, aunque las emociones propias puedan desbordarse: «Hace poco, en el partido de Palencia, tuve que parar y respirar en la prórroga porque notaba que mi corazón se estaba disparando. Es lo percibe el oyente y le gusta».

A su alrededor ha tenido siempre gente de máxima confianza: el propio Doncel o comentaristas como Quini Carrasco y el actual, Luismi Rubio. También guarda un recuerdo especial de Félix Roa, el técnico de sonido fallecido hace unos años y que fue clave desde los estudios centrales para que todo sonase lo mejor posible. Pero el mayor agradecimiento es a los anunciantes: «Todo el mérito es suyo. Sin ellos no sería posible. No tengo un pozo de monedas de oro para poder retransmitir el baloncesto». Confiesa que su asignatura pendiente es conseguir lo mismo con el Cacereño, «pero los clientes no sé qué pasa que se me echan para atrás».

¿Será el de Ourense el pasado 7 de marzo el último partido con el que vibró esta temporada? Lo parece. De momento, la Federación Española de Baloncesto sigue sin ofrecer una decisión sobre si la cancelará o no, pese a lo dificultoso que parece reanudarla antes del verano.

59435