Alba Ferrera (Radio Conectadas): “No podemos permitir que la visión de género quede relegada a una subcategoría en prensa”



Alba Ferrera

Maria Valerón escribe en Diario de Fuerteventura que la joven periodista majorera codirige desde 2014 ‘Radio Conectadas’, cuyo objetivo es acercar la radio al público joven y ofrecer contenidos que garanticen la visión de género en áreas como historia, literatura, música o artes.

De niña, cuenta, libreta y lápiz la acompañaron a todas partes: de la Pájara de su infancia, a La Pared, La Lajita, Costa Calma y, finalmente, al Gran Tarajal de su adolescencia. Alba Ferrera Sánchez es de todos los pueblos y de ninguno: “Soy del sur”, resume con una sonrisa. Hoy, con 31 años y desde Madrid, es cofundadora y codirectora de Radio Conectadas, un medio de comunicación nacido desde la vocación más secreta del periodismo: no rendirse nunca. “La vida es esto: contar historias. Contar historias que valgan la pena y que ayuden a otras personas”, asegura.

Radio Conectadas, que nació en 2014 de la mano de sus tres directoras, Jéssica Murillo, Alba Ferrera y Tania Lezcano, se define en su portal como “una radio online con perspectiva de género”, una visión que impregna una programación variada que incluye cultura, historia, música, poesía y algunas pinceladas de actualidad. Con una programación mensual lanzada a partir de Podcast que conforman la totalidad de su parrilla, la iniciativa busca, en palabras de Ferrera, “no relegar la visión de género a una subcategoría”.

“Se trata de contar en todos los programas con la realidad al completo, evitando transmitir esa visión exclusivamente masculina con la que nos encontramos a nivel universal: contar la realidad de hombres y mujeres pero sin que la parte femenina sea una temática específica o un anecdotario”, explica.

Ejemplo de esta perspectiva es el programa ‘Viaje por la historia’, que Conectadas emite la segunda semana de cada mes, repasando hechos históricos junto a fuentes especializadas que recorren los acontecimientos sin obviar el papel de las mujeres, o ‘AfterPerdices’ programa colaborador que trata de eliminar los roles y estereotipos de género presentes en los cuentos tradicionales. Fuera de lo que esperaban, el programa de Historia se sitúa como uno de los favoritos de su programación.

La radio, con un público principalmente femenino (casi un 80 por ciento), cuenta con seguidores y seguidoras tanto en España como en América Latina, y reparte su contenido entre plataforma web y redes sociales, donde, asegura Ferrera, se plantean iniciar próximamente nuevos proyectos de contenido en directo, entrevistas y seguimiento de actos culturales.

Vivir lejos, dividir raíces
Alba no esperaba, quizás, irse para no volver. Tras finalizar la carrera de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, se especializó en periodismo internacional con un Máster Internacional en Estudios Latinoamericanos. Con un mercado laboral complicado, finalizando sus estudios “en una situación muy difícil a nivel laboral, y con un periodismo muy denigrado en el momento”, describe, la majorera decidió fundar su propio medio junto a dos compañeras de la licenciatura. “Dijimos: ‘¿Por qué no hacer lo que queremos hacer, contar lo que queremos contar?’”: así iniciaron su aventura, y no regresó.

Amante de la literatura, confiesa que la pluma se convierte, a menudo, en objeto mágico que le permite regresar y “sanar con las palabras”. En 2016 publicó su primer libro, ‘Sentir será (a)prender’, con la editorial Dech, un conjunto de relatos y poesía en prosa que recorre el amor y el desamor, y, de vez en cuando, suena a la isla de su niñez.

Escribir, dice, le ha permitido desde pequeña “viajar a otros lugares, cambiar de realidad y curar lo que sea necesario salvar”. Por eso, a menudo, en sus libretas aparece Fuerteventura: “Fuerteventura es una herida abierta: los lugares duelen cuando las personas de tu vida empiezan a faltar; en mi caso, la falta de mi abuela me duele al pisar Pájara”, aunque asegura que Pájara, junto a la literatura, son sus “botes salvavidas”.

Echa de menos el mar y a su gente, “la gente hace el hogar” y dice sentirse enraizada en dos lugares al mismo tiempo: “Me gusta mucho una frase de Chavela Vargas que dice que uno no es de donde nace sino de donde llora; yo he llorado mucho en los dos sitios, así que ya soy de los dos”, bromea. Como sueños de futuro espera “asistir a muchos ciclos, a muchos recitales de poesía, a muchos actos culturales más” y “seguir haciendo radio y mantener todo lo conseguido hasta ahora”, que, asegura, ha sido muy bueno. Su vida, cuenta, ya tiene muchos sueños cumplidos.

‘La vida planea sobre nuestras cabezas; roza nuestro cabello con ideas, susurra esa canción bucólica y silencia nuestros sentidos. Planea y planea, como una nave y un estratega en un juego de doble sentido (…). Deberíamos mirarnos antes de dormir, más que pensar a oscuras, solas, solos, abrazados a esa almohada de corazón ajeno y sentir propio. O, mejor, mirarnos a través de sus ojos -quien tenga esa suerte de dormir a su lado-. ‘ cuenta Alba en su poema ‘Insoportable Latir’ (Sentir será (a)prender, 2016). Parece que sus sueños tienen presente, en lo más profundo, la realidad escrita de sus poemas.

60901

loading…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*