AEQ premiada en la VIII edición de los Reconocimientos FEI 2020 a la Innovación



AEQ

El Foro de Empresas Innovadoras entrega sus Reconocimientos a la innovación en un acto simultáneo de presentación del libro: “El papel de la formación continua en el proceso innovador: contexto, tipología y caracterización”

Un año más, el Foro de Empresas Innovadoras (FEI) ha agradecido el trabajo de innovación de profesionales y entidades con la entrega de sus Reconocimientos (*). La catedrática de la UCM María Vallet-Regí; el Parque Científico de Madrid; el Laboratorio Covid-19 UCM y la empresa AEQ, Aplicaciones Electrónicas Quasar, han sido los galardonados de esta VIII edición, inaugurada por la Secretaria General de Formación Profesional, Clara Sanz López y el Presidente del FEI, Luis Fernando Álvarez-Gascón. El acto fue clausurado por Teresa Riesgo Alcaide, Secretaria General de Innovación. En el mismo se ha presentado el libro “El papel de la formación continua en el proceso innovador: contexto, tipología y caracterización”.

En la octava edición de los reconocimientos FEI se entregó, en la categoría de Empresa Innovadora, su reconocimiento a la empresa AEQ. Con desarrollo y fabricación 100 % españolas, AEQ crea equipos y servicios innovadores para miles de estaciones de radio y televisión en todo el mundo. Este año, la familia AEQ cumple 40, sin dejar de incorporar tecnologías e innovar, para poder satisfacer la evolución de las necesidades de sus clientes, con equipos profesionales de audio, intercomunicación y video.

Algunos de los méritos del fabricante broadcast han sido, en palabras de la presidenta del jurado, Mª Jose Herrero Villa, Responsable de Servicios para la Innovación Empresarial de la Universidad Carlos III, “ser una empresa que desde sus orígenes fundamenta su actividad en la investigación y en la innovación tecnológica y además ser una empresa que contribuye a construir y difundir internacionalmente la marca España”.
Iván Olmeda, CEO de AEQ, recogió ayer el premio explicando “que la innovación es la única vía posible para progresar y construir entre todos una sociedad y una economía mucho más competitiva a nivel profesional. Innovar es una actitud, no es un proceso. Como dice su definición y sus sinónimos, innovar es querer hacer las cosas mejor. Es querer ser cada día mejores profesionales”.
Iván Olmeda, ha manifestado que “innovar no es solo tarea de los departamentos de I+D+i, sino que es una función de todos los componentes de las empresas y de la sociedad. Además, la formación tiene que ir ligada a la innovación para que ésta pueda implantarse. En ese sentido, la formación continua de todos los trabajadores y la divulgación técnica y formación desinteresada a nuestro sector, son complementos indispensables. También nos implicamos en el relevo generacional de la fuerza de innovación, manteniendo desde siempre, acuerdos de prácticas, con universidades y centros de formación profesional».

Posibles Claves del éxito de AEQ:
La cercanía constante al cliente, conocer sus necesidades y cómo podemos resolverlas tecnológicamente. La actualización continua de tecnología, además del apoyo de entidades públicas como es el CDti que ayuda siempre a la innovación.
Por otra parte, la visión global del mercado gracias a la presencia internacional y la colaboración con organismos internacionales en el desarrollo de estándares utilizados en nuestro sector es otro punto a favor en la constante innovación tecnológica.
Esta apuesta continua por la innovación se refleja en los desarrollos que vendrán en un futuro reciente, desarrollos basados en la producción remota, facilitando herramientas para la producción en los variantes entornos de trabajo, que ha supuesto la pandemia, en el sector broadcast.

Información sobre el resto de premiados
El Parque Científico de Madrid, con 90 empresas innovando en los sectores de Ciencias de la Vida y Química, Tecnologías de la Información y Comunicación, Ingeniería y Nuevos Materiales, Energías Renovables y Medio Ambiente, ha sido galardonado en la categoría “Organismo/Institución de Apoyo a la Innovación 2020”. Su Directora General, la Dra. Pilar Gil, ha indicado que este reconocimiento pone en valor el papel del Parque Científico de Madrid como pieza clave en la transferencia y de impulso de los proyectos emprendedores desde los centros de investigación a la sociedad.

María Vallet-Regí, María Vallet-Regí, Catedrática de Química Inorgánica en la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid y directora del grupo GIBI (Grupo de Investigación Biomateriales Inteligentes GIBI-CIBER-BBN ha sido reconocida en la categoría “Investigador Innovador 2020”. El logro más representativo de María Vallet-Regí ha sido diseñar la posibilidad de cargar fármacos en materiales mesoporosos de silicio, de manera que se pueda tener una liberación controlada. Esta nueva aplicación en biomedicina ha sido seguida por científicos de todo el mundo y podría ser un extraordinario avance en el tratamiento del cáncer como alternativa a la quimioterapia. María y su equipo están trabajando también en solucionar problemas de enfermedades del hueso como son cáncer, osteoporosis e infección, siempre dentro de la nanotecnología.

En la edición de este año se ha contado con una categoría extraordinaria al “Consorcio/Red contra la COVID-19 2020” que ha recaído en el Laboratorio Covid-19 UCM. Conformado por 6 laboratorios de análisis de SARS-CoV-2, en él trabajan desde el pasado 25 de marzo, personal técnico e investigador analizado muestras procedentes de un total de 85 centros residenciales de mayores de 29 localidades madrileñas, haciendo diagnósticos adecuados, tanto de los residentes como del personal que los atiende.

Formación continua: impacto en la innovación y la empleabilidad en un nuevo modelo económico
Luis Fernando Álvarez-Gascón, Presidente de la entidad, destacó que la formación continua influye positivamente no sólo en la tasa de empleo, también es una cuestión de alfabetización de la sociedad para el desarrollo colectivo. Esta herramienta, básica para mantener la competitividad de las empresas y organizaciones ante la revolución digital, está estrechamente asociada al esfuerzo innovador. En este sentido, el libro del FEI analiza la situación actual de España en cuanto a la formación continua, recomendando posibles iniciativas dirigidas a conformar una fuerza laboral preparada para trabajar en un mercado global y digital, y en el nuevo modelo productivo que requiere España.

Según datos de EUROSTAT (2019), correspondientes a 2018, la tasa de participación en España de adultos en edad laboral (25-64 años) en procesos de formación continua fue del 10,5% en 2018, cifra inferior a la media de la UE (11,1%) y muy por debajo a la de los países nórdicos, que superan el 25%. Las empresas con más de 250 empleados son las que ponen mayor énfasis en el proceso de formación continua en toda Europa. En nuestro país, es de hecho un hándicap para los colectivos que trabajan en pequeñas empresas, que son la mayoría. En general, las PYMEs están mucho menos implicadas que las grandes empresas en proporcionar formación continua a sus trabajadores, por lo que será necesario recabar el apoyo necesario para que las primeras puedan equipararse con las segundas.

Existe una brecha de formación continua en España entre dos colectivos: un colectivo favorecido (personas, sobre todo mujeres, con edad inferior a 55 años, trabajando en una gran empresa y con nivel educativo alto), y un colectivo desfavorecido (personas, sobre todo hombres, con edad superior a 55 años, trabajando en una pequeña empresa y con nivel educativo medio o bajo). Según los últimos datos de la FUNDAE, el 83% de las microempresas de menos de 10 trabajadores continúan sin tener planes de formación para sus empleados. De las 1.696.281 empresas potencialmente beneficiarias de este sistema, tan sólo 360.052 han realizado formación bonificada. Es decir, sólo el 21,22%.

Impacto de la formación en la innovación
El papel de la formación continua en el proceso innovador es clave, no sólo para que una persona pueda ejercer sus funciones en el puesto de trabajo o para conseguir uno. También es necesario como obligación de las administraciones públicas (AAPP) para preparar a la sociedad en el uso de los servicios públicos de cara a su desarrollo colectivo. En ambos casos, tanto la formación continua orientada a los ecosistemas empresariales y focalizada en el empleado o futuro empleado, como en su vertiente social, focalizada en el ciudadano, existe una fuerte interacción con el proceso innovador.

El análisis DAFO realizado por el FEI sobre la situación de la formación continua en España y su relación con el proceso de innovación, presenta un cúmulo de debilidades y fortalezas sobre las que se señala la necesidad de que las AAPP actúen diseñando e implementando planes precisos. Es necesario que los organismos competentes contemplen la incorporación del derecho y la obligación de la formación continua a la legislación laboral, reservando para ello trabajadores y empresas parte de la jornada laboral.

En este sentido, algunas de las recomendaciones que propone el FEI a las administraciones e instituciones públicas y privadas para mejorar la situación actual de la formación continua son: poner en marcha un sistema obligatorio de garantía de actualización de conocimientos asociados a la obtención de titulaciones académicas oficiales; establecer programas de formación continua basados en un partenariado de empresas con entidades académicas para asegurar el reconocimiento académico de los estudios en caso de superación de las pruebas de evaluación correspondientes; promover que la empresa, sobre todo las PYMEs, así como los centros tecnológicos, puedan asumir responsabilidades en la impartición de titulaciones de formación profesional (FP2); creación de una carta de conocimientos actualizados del trabajador en la UE validado por los gobiernos a efectos de facilitar la movilidad, etc. Para más información sobre medidas y propuestas: http://foroempresasinnovadoras.com/

La rápida evolución de la tecnología y los subsiguientes cambios organizativos provocados por ella en entidades públicas y privadas, requieren disponer de una mano de obra cualificada con las habilidades y competencias necesarias para facilitar un proceso continuo de innovación. Sin personas con las competencias adecuadas, no dispondremos de entidades y actividades competitivas, y no seremos capaces de mantener el empleo cualificado en un escenario de gradiente cambio tecnológico tan elevado.

Formación innovación y empleo de calidad
La formación continua individual no es suficiente para que un país sea innovador. Para ello, es necesario extender esa capacidad derivada de la formación al conjunto de personas implicadas en el proceso innovador. La repercusión de la innovación en el desarrollo empresarial de un país y en el empleo de calidad podemos apreciarlo en la siguiente tabla de elaboración propia del FEI, en donde se compara a España con Suecia y Finlandia, países que destacan como líderes en innovación de la UE, y Finlandia sobre todo en los indicadores educativos, según el European Innovation Scoreboard de 2020.

61708

loading…

Sé el primero en comentar este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*