Un programa de Radio Rute debate y reflexiona sobre la violencia de género

Radio Rute

“Me sentía insignificante a su lado. Jamás pensé que pudiera hacerme eso el padre de mis hijas. Ahora he descubierto lo bien que estoy sabiéndome libre e independiente. Realizar ciertas actividades como ir al banco, salir de compras o ir de viaje me hacen estar bien”. Éstas son algunas de las frases que hemos escuchado de mujeres que se han prestado a hablar con Radio Rute y contar su historia. Es una historia de infravaloración de la mujer, de maltrato físico y psicológico. Durante años guardaron silencio y ni siquiera sus familiares más cercanos eran conscientes de la situación. La de ellas es una historia, entre cientos que existen, de mujeres que se han sentido anuladas, asustadas, con miedo u obligadas a hacer lo que no querían. Hasta que dicen “¡Basta ya!”

No podemos seguir siendo cómplices de la violencia contra las mujeres”
Ha sido el testimonio real de mujeres que hemos podido escuchar en el programa que ha emitido la emisora municipal Radio Rute con motivo del Día Internacional de la Violencia de Género. Fue una tertulia promovida por la Asociación de Mujeres Horizonte de Rute en la que participaron dos de sus integrantes, Abundi Alba y Purificación Cobos. También estuvieron dos profesores del Instituto de Educación Secundaria “Nueva Scala”, Francisco David Ruiz y Gabi Díez, y la abogada María Jesús Arcos. Según ésta, las mujeres que han sido maltratadas denuncian “cuando están muy mal y ya no pueden más”. Les da miedo hacerlo antes por temor a lo que pueda pasar. Sin embargo, Arcos anima a no esperar a que haya malos tratos. La denuncia, afirma, es una salida que permite activar la ayuda y la protección que van a recibir.

Desde diferentes ámbitos, los contertulios valoraron los protocolos de actuación que existen en los centros educativos, los programas de fomento de la igualdad, así como los recursos existentes y la coordinación cada vez mayor entre los Servicios Sociales, la Guardia Civil o los centros de mujeres. En las últimas décadas se han producido avances y cambios importantes. Sin embargo, pese a todo, el número de mujeres que mueren asesinadas no termina de disminuir. De ahí que se hablasen también del desarrollo de la Ley de Violencia de Género, que no ha dado los frutos deseados, y de la importancia de un pacto de Estado en esta materia.
Además, durante el programa se contó con la opinión de un grupo de estudiantes del instituto ruteño. Los jóvenes pusieron de manifiesto cómo aún predominan determinados modelos, tanto en el hogar como en su entorno más cercano. Incluso en sus colegios o institutos los chicos y las chicas son tratados de forma diferente por el simple hecho de ser de un sexo u otro. Por su parte, el psicólogo feminista José Oteros habló de cómo se produce la escalada de la violencia y de cuál es su ciclo. Según dijo, el asesinato es “la punta de la pirámide”. Va paralelo a la habituación: tanto el agresor como la víctima pierden la noción de la gravedad. Al igual que la psicológica, la violencia física empieza con poco (un pellizco o un empujón) y con la habituación va aumentando.

54066