‘Temple y pureza’, 20 años de aire fresco para el flamenco desde Radiolé



Temple y Pureza

Juan José Gardón escribe en diariodesevilla.es que Luis Ybarra es uno de los presentadores del veterano programa de flamenco «Temple y pureza» de Radiolé. Junto con su compañera Mila Ortiz conducen un espacio que desde Sevilla se lanza a nivel nacional y cuenta con más de 20 años en antena. Ybarra, de 24 años de edad, encara su tercera temporada en ‘Temple y pureza’, donde llegó para sustituir a Tere Peña, hermana del cantaor El Lebrijano, y una de las periodistas más reconocidas en el género.

Temple y pureza se emite los viernes de 22:00 a 00:00 horas en Radiolé. Luego los podcast están disponibles en la web y app de Radiolé. “Es un programa muy necesario. En el flamenco hay grandes artistas, investigadores, pero la divulgación no está tan cuidada. Que haya un programa que cuente el flamenco para cualquier oído es importante. Lo hacemos de una manera abierta y para que todo el mundo lo entienda y disfrute de los contenidos. Nos escucha gente muy aficionada al flamenco y otros a los que no le gusta tanto. Son programas temáticos, no ponemos música de forma azarosa. La mayoría de ellos son monográficos y centrados en una determinada temática”, apunta el joven.

A Luis Ybarra el flamenco le entró por sus venas desde una edad muy temprana. “Es un poco curioso porque en mi casa no hay nadie que se dedique al flamenco. Con 12 años siento curiosidad primero por Kiko Veneno y luego con Volando voy de Camarón. Posteriormente, descubrí a otros artistas como Manolo Caracol o Antonio de Mairena. A través de todos ellos me enamoro de este universo, leo libros y veo documentales sobre el flamenco. Ha sido un sentimiento muy fuerte que llega hasta el día de hoy”, señala.

La responsabilidad de sustituir la vacante que dejaba Tere Peña tras su jubilación no pesó en exceso a un joven que aún no había finalizado el Grado de Periodismo. “Para mí era una gran responsabilidad asumir este reto siendo tan joven. Lo afronté con respeto, pero con mucha ilusión. Empecé el programa cuando aún no había acabado el Grado de Comunicación. Incluso tenía dos asignaturas que eran Periodismo Radiofónico y Locución y Presentación, que las estaba cursando cuando al mismo tiempo que hacía un programa de radio a nivel nacional”, destaca Ybarra.

En Temple y pureza tiene cabida numerosos artistas, de diferentes épocas y palos del flamenco. “Ponemos grabaciones desde los años 10 y 20 con mala calidad a artistas actuales que están empezando su carrera musical, sin olvidarnos de los grandes cantaores de la historia del flamenco. Todo con el flamenco como hilo conductor, aunque de vez en cuando nos tomamos ciertas licencias y tocamos otros estilos musicales”, agrega.

Preguntado sobre si el flamenco está lo suficientemente valorado en Andalucía y a nivel nacional el joven lo tiene muy claro. “Desde fuera se le da más importancia. Hablar de Paco de Lucía fuera de España es hablar de un semidios. Y seguro que hay gente en Algeciras que no ha escuchado más allá de Entre dos aguas. Cuando nace un genio muy cerca nuestra cuesta reconocerlo como tal. Estamos tan acostumbrados a verlo que no ponemos en perspectiva nuestra propia cultura y su verdadero valor”, cuenta. Muchos de los artistas del flamenco se ven obligados a triunfar en el extranjero. “Es una pena y a la vez un orgullo porque nuestra cultura, y en especial la flamenca, tiene mucho poder en el extranjero. El flamenco es nuestra puerta de entrada al resto del mundo y también la de salida”, asegura.

Ybarra, cuyas referencias en la comunicación radiofónica han sido José María Castaños y Manuel Curado, es la voz renovada en un género que no está acostumbrado a contar con presentadores tan jóvenes. “Muchos artistas cuando me conocen de primeras se suelen sorprender. Eso me ocurrió con Miguel Poveda que al conocerme esperaba a una persona de mayor edad”, relata a modo de anécdota.

63946