Sveriges Radio crea desde cero un algoritmo editorial sujeto a valores cívicos



Sveriges Radio

En laboratoriodeperiodismo.org leemos que los algoritmos, sobre todo los que usan algunas redes sociales, están desde hace tiempo en el ojo del huracán, ya que según bastantes estudios, causan polarización en los lectores, reforzando los puntos de vista que poseen y ocultándoles informaciones con las que no están alineados.
El filtro burbuja, definido por Eli Pariser, es uno de los efectos más conocidos de los algoritmos editoriales. Estos algoritmos, además, son opacos, y se desconoce cuál es su verdadero funcionamiento interno. Pero la radio pública sueca, la Sveriges Radio (SR) ha demostrado que los algoritmos editoriales, per se, no tienen por qué ser malos. “¿Cómo podemos producir noticias más relevantes y al mismo tiempo promover los valores del periodismo de servicio público destacado?” Ésta es la cuestión que se planteó la radio pública sueca a la hora de crear un algoritmo que les permitiera automatizar la jerarquización y distribución de noticias.

En un artículo publicado en la London School of Economics, Olle Zachrison, director de desarrollo de noticias digitales, ha explicado cómo se ha desarrollado el algoritmo que se usará para las noticias de todos los editores. “Estamos convencidos de que el nuevo modelo aumenta la calidad de nuestro periodismo”.
El algoritmo, explica Zachrison, funciona con “valores de noticias”, un sistema mediante el cual los editores califican cada una de las cientos de noticias producidas por SR todos los días. La calificación previa alimenta el algoritmo “que a su vez nos ayuda a automatizar y personalizar la experiencia de las noticias para una audiencia amplia y diversa”. El uso de datos y poder computacional “no significa que cedamos nuestro control editorial – indica Zachrison-. Al contrario, estamos convencidos de que el nuevo modelo aumenta la calidad de nuestro periodismo. No solo el empaquetado y la distribución, sino el contenido real de las historias que producimos”.

Estos han sido los objetivos clave que se han tenido en cuenta a la hora de armar el algoritmo: Hacer que las noticias digitales sean más fiables y confiables mediante el uso del mismo sistema para calificar las noticias en toda la empresa en su conjunto. Permitir una personalización más sofisticada de las noticias en los sitios web y en la aplicación. Promover una discusión editorial más animada sobre lo que constituye el periodismo de noticias de primer nivel. Facilitar nuevos productos que sirvan mejor y mejoren la experiencia de la audiencia digital. Automatizar tareas que requieren muchos recursos y tiempo para los editores online.

¿Cómo funciona el algoritmo? Cuando un reportero de la SR ha realizado una noticia, que suele tener entre 1 y 2 minutos y debe ser comprensible tanto en la radio tradicional como en otros formatos, haciendo especial hincapié en que los primeros segundos sean atractivos, “ya que son vitales para atraer y mantener la atención de los oyentes”, se pasa al proceso de catalogación, basada en estos tres criterios.

La magnitud de la noticia. Se valora en un grado de uno a cuatro, según si es extraordinaria, importante, estándar o de corto alcance. El grado en que se cumplen los valores del servicio público. Si la noticia habla de áreas y comunidades raramente cubiertas; si se informa sobre voces únicas de personas afectadas o preocupadas; si la noticia se ha hecho “en el terreno”, informando en las comunidades; si transmite emociones fuertes; si contiene cortes de audio convincentes o si la noticia ha surgido del diálogo con los oyentes. La vida útil. Si es estándar, breve, o si por el contrario la noticia tiene un valor duradero y una relevancia duradera.
Ejemplo: una historia de investigación. Una vez que el editor establece todos estos valores, el sistema atribuye una puntuación digital a la historia. Esta puntuación determina la posición de la noticia en relación con todas las demás de cara a la audiencia, en las listas de reproducción de noticias en la aplicación y en los sitios web de noticias de la SR. La puntuación comienza a disminuir inmediatamente en el momento en que se publica una historia. “Por ejemplo, si publicamos una historia significativa que obtiene una puntuación alta en los “valores SR” y tiene una vida útil estándar, esta historia podría tener 25 puntos cuando se publique”, explica Zachrison. Según Zachrison, “tanto dentro como fuera de las empresas de medios, la palabra “algoritmo” tiene connotaciones negativas, especialmente en relación con la libertad de expresión y el periodismo independiente. El término está asociado con productos tecnológicos impulsados ​​comercialmente que se ejecutan sin intervención humana para maximizar los clics y las ganancias. Por eso es tan importante destacar que se ha garantizado al ojo editorial un papel central en el proceso de la SR. Los algoritmos pueden ayudarnos a automatizar las tareas que requieren mucho tiempo y servir mejor a una audiencia diversa. Sin embargo, el juicio humano y las animadas discusiones editoriales en la redacción seguirán siendo tan importantes como siempre”.

61174

loading…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*