Roger Garrido Cortés (Radio Cocentaina) gana el XIV concurso Cientocincuenta con ‘Parchís’



Roger Garrido

El jurado de la decimoquinta edición del concurso literario Cientocincuenta elegí, el relato titulado ‘Parchís’ del alicantino Roger Garrido. La propuesta organizada por el área de cultura del Ayuntamiento de Graus recibía, este año, 232 originales. En esta ocasión el hilo conductor era el coronavirus.

El relato vencedor es, explican desde la organización del concurso, una vívida y terrible fotografía sobre lo peor de la pandemia en el peor momento y lugar de esta crisis que no se acaba. En tan solo ciento cincuenta palabras, Parchís consigue erizar la piel del lector casi al mismo tiempo que le provoca una sonrisa.

Roger Garrido Cortés es graduado en Historia del Arte y Guion cinematográfico. De gran polivalencia creativa, es director, dramaturgo y actor del grupo L’Espardenya Teatre así como locutor de radio en su localidad. En el terreno literario, es acreedor de distintos premios, como el recentísimo de cuentos de Navidad del Ayuntamiento de Alcoy.

En la edición 2020 el jurado ha estado compuesto, nuevamente, por los profesores Carlos González y Carlos Bravo, además de por el concejal y el técnico de cultura del Ayuntamiento de Graus, Julián del Castillo y Jorge Mur respectivamente. El premio del concurso es de 150 euros.

Roger Garrido Cortés se une a la nómina de ilustres ganadores del CientoCincuenta, en las que ya figuran José Bonachela (2007), Mª José Domingo (2008, 2009), Mª José Girón (2010), Gisela Lorenzo (2011), Miriam del Cerro (2012), Alberto de Frutos (2013), Vanessa Proaño (2014), José Manuel Dorrego (2015), Gabriel Sanz (2016), Francisco Ramos (2017), Patricia Collazo (2018) y Juan Manuel Sainz (2019).

Parchís
Matías, el único viejo de la residencia a quien aún le llegaba la sangre a la entrepierna, me retó al parchís. Por desgracia, al día siguiente nos confinaron en nuestras habitaciones porque, según pudimos escuchar, en el geriátrico de al lado estaban «cayendo como moscas». Sin embargo, eso no nos impidió seguir “jugando”. «Dile que he sacado un seis y que le como una ficha», transmitíamos a la enfermera de turno para que le llevara el mensaje al otro.
Además, cada semana venía la ambulancia y se llevaba algunos cuerpos metidos en bolsas de plástico. A uno de ellos no le subieron la cremallera del todo. Tengo cataratas, pero reconocí ese jersey. Cuando regresó la enfermera para comunicarme el nuevo movimiento de Matías, dudé si debía preguntarle o no.
–¿Ocurre algo, Candelaria? –me preguntó, un tanto nerviosa.
Guardé silencio durante un buen rato.
–Dile que he sacado un tres.

62337

loading…

Sé el primero en comentar este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*