Radio Color de Alcoy cumpliría 37 años



Radio Color

En elnostreciutat.com leemos: La emisora diferente… En el 100.8 de su dial… Radio Color Alcoy… La Nostra Radio”.

¡Y tan diferente! Se cumplen 37 años de la inauguración de una emisora local, perteneciente al grupo SICOMSA (Sistemas Independientes de Comunicaciones S.A.) cuyo accionista mayoritario fue el industrial y gran empresario de Alcira Luis Suñer, fundador de AVIDESA (Avícolas y Derivados, S.A.) empresa española de helados desde 1956.

Diferente y fugaz, ya que apenas pudo completar unos años de emisión y fue comprada (mal vendida y mal comprada) por la desaparecida Cadena Rato en 1990. Algunas frecuencias como la alcoyana pasaron a ser Antena 3 Radio hasta que fue “absorbida” por el grupo PRISA en 1994.
En el 2000 el Tribunal Supremo declaró ilegal la operación de absorción llevada a cabo, sentencia que a día de hoy aún no se ha cumplido, pero esa es otra historia.

Cinco fueron las “radios en color” y en frecuencia modulada de la cadena en la Comunidad Valenciana: Valencia, Burriana, Castellón, Alcira y Alcoy. Precisamente la voz del jingle o documento de identidad de las emisoras lo realizó el periodista alcoyano, dramaturgo y director de Radio Color Valencia Juan Alfonso Gil Albors.
Diferente, fugaz y muy intensa. Para empezar a entender muchas de las claves que concurrieron en el color de las diferentes radios comunitarias hay que comentar los prolegómenos. La creación de Radio Color estuvo motivada por la intención de tener una cadena de medios de comunicación en la Comunidad Valenciana, lo que daría opción prioritaria a otra cadena comunitaria pero esta vez de televisión. Este y no otro fue el origen de la historia. En 1980 Luís Suñer, a los 71 años, fue secuestrado durante tres meses por la banda terrorista E.T.A. Y poco después, en 1982, la desgraciada Pantanada de Tous inundó las instalaciones de AVIDESA causando graves destrozos. El secuestro le produjo a Luis Suñer una quiebra en su salud de la que ya no se recuperó, falleciendo en1990.Evidentemente una cosa son los helados y otra muy distinta las ondas hertzianas y además en frecuencia modulada.

Pero entremos en la intensidad “radiocoloreada” alcoyana. Aquí no ocurrió como en otras emisoras. Para empezar, tuvo el mejor director, curtido en mil programas radiofónicos y conocedor hasta la saciedad de los entresijos de la radio gracias a la gran emisora “madre” alcoyana EAJ- 12 Radio Alcoy en la cual trabajó y colaboró muchos años.
El gran Mario Silvestre Pons. Junto a él, todo un plantel de ilusionados y jóvenes trabajadores, entre los cuales fui incluido y tuve el honor y el gran placer de pertenecer. Los estudios, hay que admitirlo, estaban impecablemente montados. Y un buen día de finales de verano en el cuarto piso del número uno de la calle Goya, “la nostra radio” comenzó a emitir con la primeras palabras de nuestro director Mario Silvestre.
La historia radiofónica de Mario Silvestre determinó el recorrido de Radio Color en sus primeros meses. Mario en su juventud y así lo comentaba emocionado, atraído por el incipiente mundo radiofónico, un buen día llamó a la puerta de Radio Alcoy. Buscaba trabajo y se lo dieron. Entró a formar parte del maravilloso mundo de la radio. Aquello Mario no lo olvidó nunca y siempre había buscado la ocasión para devolver al mundo aquella oportunidad que no desaprovechó. Así que toda persona con ganas de colaborar y conocer el mundo de la radio que llamó a la puerta de Radio Color Alcoy con un proyecto, se le puso un micrófono delante y se le ayudó a consolidarse profesionalmente. Ni que decir tiene que aquello fue no solo intenso si no divertido, caótico y a la vez gratificante. Hubo personas que no duraron ni un programa, otras continúan hoy en día profesionalmente en su trabajo vinculado de alguna manera con la radio. Se hicieron programas absolutamente demenciales, concursos imposibles, tertulias y cafés-tertulia, incluso el periódico CIUDAD tuvo su programa, (todavía resuenan sus voces por algún cassette perdido en lo profundo de mi buhardilla), con muchos puntos de humor comentando la actualidad periodística alcoyana. Hubo programas para normalizar el valenciano, se escucharon programas musicales de todos los tipos y épocas. Magazines infantiles, juveniles y para adultos. Se retransmitieron desde las Fiestas de Moros y Cristianos, partidos de fútbol, pasando por misas mayores, maratones radiofónicos y multitud de eventos polideportivos… Ni que decir tiene que Radio Color Alcoy fue pionera en muchas, muchísimas producciones… Y poco a poco en lo que era todo un caos, la criba empezó a funcionar libre, personal y tranquilamente, quedándose únicamente aquellos programas en los que la verdad profesional y el buen hacer quedaron consolidados. En muy poco tiempo se creó una buena radio con muy buenas expectativas comerciales.
Pero por Alcira no corrían buenos vientos. Dejando a un lado, la profesionalidad de Juan Alfonso Gil Albors, conocedor del medio, muy pocos directivos, por no decir ninguno, tenían idea de como se gestionaba a nivel empresarial una radio y menos toda una cadena. Ellos iban tras el negocio de la televisión. El desastre se vaticinó nada mas empezar y las pérdidas aparecieron a los pocos años. La mayoría de las radios de la cadena no funcionaron y todo se vino al traste.
Fueron muchísimas las personas y los compañeros que utilizaron, colaboraron y trabajaron en los estudios de Radio Color Alcoy. No voy a nombrar a nadie porque, con toda seguridad, me dejaría a alguien fuera. Únicamente mi recuerdo agradecido para todos ellos, los que todavía están y los que se fueron. Jamás olvidaré una de las etapas de mi vida en donde la felicidad, el buen hacer, la experiencia, el aprendizaje, la amistad y sobre todo la profesionalidad marcaron mi vida. Gracias de todo corazón… un corazón diferente y en color.

65535