Ràdio Ciutat de Tarragona apuesta por tener presencia en Twitch



Ràdio Ciutat de Tarragona

El poder del directo impulsa Twitch: de plataforma para ‘gamers’ en la captación del público generalista.
La audiencia de Twitch ha crecido un 80% en un año. Según la herramienta TwitchTracker, la plataforma de emisión de contenidos en directo ha pasado de registrar 1,6 millones de espectadores diarios en marzo a rozar los 3 millones en enero. El punto culminante fue el récord alcanzado por Grefg, un ‘streamer’ español que reunió 2,4 millones de usuarios mientras presentaba unos elementos personalizados de Fortnite. Es uno de los canales de videojuegos estrella de la plataforma, dominada por un público muy joven: la edad media se sitúa entre los 20 y los 29 años. Una franja muy atractiva para las marcas, ya que es poco habitual que consuma contenidos a través de los medios de comunicación tradicionales.

Sus características han hecho que muchos ‘streamers’ hayan dado el salto desde YouTube, como Rubius o Auronplay, y hayan arrastrado toda su comunidad de seguidores. Y es que monetizar los contenidos es mucho más sencillo: los espectadores pueden pagar por suscribirse a canales, la plataforma tiene un sistema para asociarse a los creadores que destaquen y algunas de las interacciones se basan en donaciones directas a los ‘streamers’, que también pueden vender espacios publicitarios en los chats. Ver directos es divertido gracias a su experiencia de usuario gamificado: hay interacción directa entre los ‘streamers’ y la audiencia, pero también entre los mismos miembros de la comunidad. Se impone una manera de consumir contenidos más cercana que la de la televisión, con un lenguaje natural y desenfadado, que se aleja de los patrones comunicativos antiguos.

La plataforma, propiedad de Amazon desde 2014, ha dejado de ser sólo un espacio para ver partidas de ‘gamers’ en directo y se ha abierto a un público más generalista. La categoría con más visionados de 2020 fue ‘Just chatting’ (‘Hablando’), con 1.900 millones de horas. Cada vez son más habituales experiencias como la de Ràdio Ciutat de Tarragona, que retransmite por Twitch los partidos del Nàstic. Uno de los puntos culminantes fue la retransmisión de las campanadas de Nochevieja, que hizo Ibai Llanos y que congregaron 550.000 personas, entre ellas la del ministro de Sanidad, Salvador Illa. Superó la audiencia conseguida por emisoras generalistas, como Cuatro y La Sexta. Además, marcas como Doritos, Cola Cao, Domino’s Pizza y Movistar le apoyaron. La plataforma también se ha transformado en sala para retransmitir conciertos, para comentar series y películas de Amazon Prime o, incluso, como sala de estudio y trabajo en directo.

Conecta las comunidades a hechos que pasan aquí y ahora: el poder del directo. Se expresa con el término inglés FOMO (‘Fear of Missing Out’, miedo de perdértelo). Es decir, o lo veo ahora o ya no estará. Y es que hay muchos ‘streamers’ que guardan el contenido para que sea consumido en la carta, pero muchos otros no lo hacen. La socióloga T.L. Taylor, experta en ‘gaming’ y comunidades digitales, advierte de la potencia de compartir un evento con miles de personas al mismo tiempo. Una sensación no aplicable sólo a los videojuegos. Uno de los experimentos con mejores resultados ha sido ‘Artificial’, la serie ganadora de un Emmy creada para la plataforma, en la que los internautas pueden decidir qué pasa. De momento, Twitch está aliando con productoras para mostrar más contenido original. Según los expertos, los datos de consumo que se reúnan decidirán su estrategia de futuro.

62639