Locutores robot, ¿próxima tendencia en el radio?

En laprensademonclova.com leemos que Andy Chanley, presentador de las tardes en la emisora pública estadounidense 88.5 KCSN, lleva más de 32 años trabajando como DJ de radio. Pero gracias a la tecnología de inteligencia artificial, ahora su voz podrá oírse en directo en muchos canales distintos a la vez.

Nuestros teléfonos, altavoces y ollas arroceras llevan años hablándonos, pero sus voces han tenido hasta ahora un sonido inequívocamente robótico.

La empresa especializada en inteligencia artificial WellSaidLabs, con sede en la ciudad estadounidense de Seattle, afirma haber perfeccionado su tecnología para crear más de 50 avatares de voz humana real como ANDY, en los que el productor de un programa sólo tiene que teclear el texto para crear la narración.

Zack Zalon, director general de la empresa de inteligencia artificial Super Hi-Fi, con sede en Los Ángeles, dijo que ANDY se integrará en su plataforma de automatización de la producción musical. Así, en lugar de una simple lista de reproducción de música, ANDY puede hacer de DJ, presentando las canciones y haciendo comentarios sobre ellas.

El siguiente paso será que la inteligencia artificial automatice también el texto que ahora crean los humanos.

Este logro podría suscitar la preocupación por las falsificaciones difíciles de detectar a medida que la inteligencia artificial perfecciona su imitación del comportamiento humano en tiempo real.

Ramírez dijo que una vez creados los avatares de voz, WellSaid gestiona los acuerdos comerciales según las peticiones del propietario de la voz. Los avatares de voz de Well Said hacen algo más que trabajos de DJ. Se utilizan en material de formación corporativa o incluso para leer audiolibros, agregó.

Para Chanley, dejar un avatar de voz tiene un significado adicional, ya que se recuperó de un linfoma en fase 2, que descubrió que tenía hace dos años, mientras grababa su voz.

Elvis Presley alimentó a su familia mucho tiempo después de morir. Quizá esto sea, de alguna manera, lo que pueda enviar a mis hijos a la universidad algún día».

67273