La radio pierde la voz de María Alzira Rolland Andrade (ex RNE Asturias)



Maria Alzira Rolland

Miguel Rojo le dedica estas lineas en elcomercio.es:
Su voz profunda y enérgica, que acompañó a miles de asturianos desde la radio, se apagó esta mañana en el HUCA, donde permanecía ingresada desde hace varios días a causa de unas complicaciones respiratorias que, finalmente, no pudo superar. María Alzira Rolland Andrade (Viséu, Portugal, 1933), que en 2013 recibió un homenaje por toda su carrera en Oviedo de mano de la Asociación de Telespectadores y Radioyentes de Asturias, empezó en la radio en Vigo, al lado de Ramón Villot, para pasar después a Radio España, donde compartió ondas con Bobbi Deglané y Daniel Vindel en el popular programa ‘Cesta de puntos’.

Pasó buena parte de su carrera, y de su vida, en Madrid, pero a principios de los años 60 se trasladó a Oviedo, donde acababa de nacer la emisora asturiana de Radio Nacional de España, con Adolfo Parra como director. Luis Cacho, Eduardo Sotillos y Primitivo Luengo, entre otros, fueron junto con María Alzira Rolland Andrade quienes pusieron voz a lo que hoy es ya historia de la radio.
Su voz y la de Carlos Rodríguez se hicieron tan familiares para tantos que muchos identificaban la suya cuando hablaba en una tienda o por la calle. Por aquellos estudios pasarían de su mano firmas como las de Francisco Carantoña (entonces director de El Comercio), Diego Carcedo, Evaristo Arce, Faustino Álvarez… «Carlos Rodríguez, Ramón Sánchez-Ocaña y María Alzira Rolland formaban un trío en la representación del Teatro Universitario ganando galardones, también Carlos y María Alzira recitaban poesías de calidad y, con sus voces e interpretación, era una delicia escucharlos», recuerda su hijo el escritor Manolo D. Abad, colaborador de este periódico, y radiofonista como su madre.

Lectora incansable de periódicos -sobre su mesa nunca faltaba El Comercio-, y devoraba ‘El Adelanto’ cuando estaba en su casa familiar de Zamora-, María Alzira Rolland formaba parte de la Asociación de Veteranos de RTVE, donde compartió anécdotas y escuelas con la también radiofonista Menchu Álvarez del Valle, una de sus grandes amigas. Juntas y en compañía de Ana Sofía Noriega, romperían moldes en 1987, convirtiéndose mucho antes de la polémica de Madrid en Reinas Magas para la cabalgata ovetense. «Al ser nuestras voces tan conocidas, simulé que tenía un problema en la voz y no podía hablar, lo hice todo por mímica», recordaba María Alzira Rolland años después.

62651