La Asamblea aprueba la reforma de la ley de RTV Madrid que certifica el cambio de la dirección



RTVM

Paloma Cervilla escribe en ABC que la Asamblea de Madrid ha aprobado por 63 votos a favor, 56 en contra y 13 abstenciones el trámite por lectura única del Proyecto de Ley del Grupo Popular para reformar la ley que regula Telemadrid. A partir de ahora, la actual cúpula tendrá que ser remodelada con el nombramiento de un nuevo responsable, un administrador provisional nombrado por el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Antes de la votación final se está celebrando un debate, en el que no está presente Isabel Díaz Ayuso, sobre el conjunto de la ley, en el que la portavoz del Grupo Popular, Almudena Negro, ha afirmado que los populares «no queremos cerrar» Telemadrid, sino «mejorarla y reformarla». A su juicio, «dos tercios de esta Asamblea no tiene representación» en el Consejo de Administración.

Negro se ha preguntado por qué se externaliza una parte importante de la programación cuando Telemadrid tiene una plantilla suficiente. En su discurso también ha criticado al comité de empresa que «no puede hablar en nombre de los trabajadores quien no deja votar a los trabajadores».

«Golpe a la libertad»
Desde Más Madrid afirmaron que la reforma es «un golpe a la libertad» y que el Partido Popular «tiene mucha prisa para tomar al abordaje Telemadrid».Esta formación política se remontó a la época de Gallardón, afirmando que «Telemadrid era digna» hasta que llegó Esperanza Aguirre que fue «un poco de mentira, de corrupción».

El portavoz de Más Madrid afirmó que el actual director general José Pablo López es un «director inteligente»y que «el golpe que le van a asestar hoy a Telemadrid va a afectar a su credibilidad»

El PSOE ha denunciado que, con esta lectura única, «se merme el debate parlamentario y se ponen los intereses públicos al servicio de los particulares». Asimismo, acusa al PP de querer «recuperar el control político de la radiotelevisión pública, controlar la información para que no se cuenten cosas como lo sucedido ayer en Sanidad». En definitiva, entiende que el cambio es «un quítate tú para ponerme yo».

Vox criticó a todos los grupos afirmando que coinciden «en poner a su servicio a todos los chiringuitos que cuelga de la Administración», mientras que su formación política «quiere cerrarlos». Esta formación política considera «urgente expulsar a los comisarios políticos. No a uno, sino a todos».

«Reducir el gasto»
La formación de Abascal ha advertido al PP que si quieren que les apoyen tienen que «reducir el gasto, cerrar áreas y llevar a cabo auditorias», a la vez que reclamó «neutralidad y limpieza». En este sentido, insistió a los populares en que esta es «su ley» y que «han intentado utilizarnos en función de sus interses, hacernos cómplices de su reforma legal. No nos han tenido en cuenta». A su juicio, la reforma es «insuficiente, desenfocada y equivocada».

Desde Unidas Podemos se ha cuestionado esta reforma, al afirmar que con este cambio «se aprueba la condena a muerte» y que con este trámite de lectura única «se está secuestrando el debate». La parlamentaria Vanessa Lillo subrayó que lo que Ayuso quiere es un «arma de propaganda política de cara a 2023», pero que «daremos la batalla política, social y jurídica».

65055