José María García regresa a la Cadena SER 35 años después

José Maria García

Una vez más, Javier del Pino, con su programa ‘A vivir que son dos días‘, rompe moldes en la Cadena SER. Este sábado lo ha hecho por un doble motivo. Por un lado por invitar a la emisora al emblemático José María García, considerado por muchos maestro del periodismo deportivo, después de muchos años de veto, en concreto más de tres décadas.

Han pasado treinta y cinco años desde que José María García dejara la que durante casi nueve años fue su casa. Una versión apunta a un problema con el entonces Ministro Pío Cabanillas, la cadena le pidió que dejara de hacerlo, cosa que él no hizo. García concluyó llamando gerifaltes y lametraserillos a sus dirigentesde entonces, hay quien dice que fue por sus desavenencias con el entonces director de la emisora.

De una manera u otra el periodista, que comenzó con cinco minutos de deportes al final de un informativo que comenzaba a una hora intempestiva (Hora 25) y que acabó revolucionando la información deportiva en la radio, se fue. También, de forma involuntaria, había salido antes de TVE, del diario Pueblo (donde aprendió el oficio) y más tarde de Onda Cero tras su fallida aventura como empresario en Telefónica Media.

Atrás se quedó su partido de la jornada que le valió un Ondas, su programa de deportes a medianoche, su retransmisión del 23-F, sus retransmisiones de la vuelta ciclista, de boxeo… Hasta una escalada de alpinismo, siempre con su estilo inconfundible. El que se colaba en los dormitorios de la mayoría de los españoles de la época.

Su mal genio era antológico. Allá por donde pasaba dejaba una ristra de enemigos. Nunca dejaba indiferente a nadie y no perdonaba nada. Creó su propio código lingüístico y con él azotaba a todo el que, a su entender, no era trigo limpio. Se centraba especialmente en los presidentes y directivos de clubes de fútbol pero tampoco se libraban los principales responsables políticos y de medios de comunicación.

En Antena 3 Radio consiguió sus mayores cotas de éxito. Empezaban de cero y consiguió en poco tiempo ser líder con Supergarcía. Cuando Prisa la adsorbió recogió sus cosas y se fue a probar suerte en la COPE. Le dolió que parte de su equipo no le acompañara. Allí siguió con su liderazgo hasta que un joven José Ramón de la Morena, que había sido becario suyo, se lo quitó. Eso provocó una guerra entre ambos que duró hasta 2014, el año de la paz.

El 17 de Abril de 2002 fue su último programa en Onda Cero. Después de una temporada dedicado a curarse de un cáncer, García volvió a aparecer en algún medio. Hoy (1/4) ha regresado a la SER.

Javier Del Pino pudo haber sido el sucesor de Gabilondo

El momento culminante se produjo al poco de iniciarse la entrevista-charla de Del Pino a García, cuando éste reveló, ante la petición del conductor del programa de fin de semana de la SER -“no, no, no, José María, por favor…”- que en realidad él, Javier del Pino, fue el elegido para sustituir a Iñaki Gabilondo al frente de ‘Hoy por hoy‘. Según García, ante la insistencia de Del Pino para que dejase el asunto, rechazó la oferta por “temor o te faltaron huevos para aceptarlo”.

Eso sí, José María García no dudó en calificar a Del Pino como “rara avis” en esto del periodismo por su elogiable “independencia”.

A partir de la revelación, los tertulianos cómicos empezaron a describir en tono de humor lo que podría estar ocurriendo ahora mismo en la SER. Al fin y al cabo, la revelación del veterano periodista supone, a su vez, convertir en ‘segundo plato’ a quienes después tomaron el relevo de Gabilondo, aunque sin confirmar quién de ellos, es decir, Carles Francino o el duo Pepa Bueno y Gemma Nierga.

No es la primera vez que, en cierta medida, Javier del Pino echa por tierra presuntos vetos en vigor porque la invitación a José María García, se suma al golpe sobre la mesa dado por el conductor de ‘A vivir que son dos días’ contra la decisión que atribuyeron entonces al máximo responsable del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, de que todos los programas prescindieran de los colaboradores que trabajaran en aquellos medios que habían informado de los ‘Papeles de Panamá’. Del Pino, esa misma semana, en su programa del sábado, se saltó el veto y llevó a Cristina Pardo, una decisión que le convirtió en tendencia en las redes sociales.

Las mejores frases:

Ha cumplido lo que ha prometido al principio: “El que es bueno es aburrido”.
“Si se escribiese algún día esa segunda planta. Desde las seis de la tarde hasta el día siguiente a las cuatro del 23F se podría hacer un documento innenarrable”.
“¿Qué quedaría mejor entrar cantando ‘El Cara el Sol’ o ‘La Intencional’? Bueno nos quedamos con La Rumba o con el Asturias Patria querida”.
“Quiero agradecerte tu llamada. Es el primer síntoma de un tio independiente”. (A Javier del Pino)
“No sé si tuviste el temor, o con perdón los huevos, cuando te ofrecieron lo que te ofrecieron. A este señor le eligieron para ser el sucesor de Iñaki Gabilondo“.
“La memoria es el valor de los que no valen para otra cosa”.
“Quiero mucho a Iñaki. Vivimos muchas peripecias en esta casa”.
“El mérito de Hora 25 es de Manuel Martín Ferrand. Fue un genio. A Manuel Martín Ferrand se lo carga la embajada americana”.

Sus críticas a los directivos de la SER

“La prueba es que es la primera vez que vengo a esta casa desde hace mucho tiempo porque en el siglo XXI García estaba vetado en la SER y si alguien tiene una sola duda de lo que digo, aquí hay profesionales que lo han sufrido”.
“Esta casa ha sido tan rara… No como todas, eso no es justo… Yo creo que soy una persona decente, lo que he tenido que decir de esta casa lo he dicho y no voy a venir a esta casa aquí a ofender, pero sí me entristece que pudiendo ser lo que ha sido, esta casa durante tantos estos años se ha convertido en un imperio del auténtico monopolio”.
“Yo me he ido de los sitios por defender la libertad de los oyentes, que son los jefes. Nuestros jefes son los que nos oyen. Yo estaba feliz en la SER. Aquí en la SER durante diez años me defendieron a capa y espada y llegó un día que yo tenía una batalla con el ministro Pío Cabanillas porque había mentido y me dijeron que tenía que dejar de hablar de él”. Yo empezaba el programa todos los días Pío,Piíto, Piete”.
“Yo siempre he tenido la máxima de que si te piden algo y tú te aflojas estás dando la oportunidad de que al día siguiente te pongan mirando a Almería”.
“Yo aquí he estado contento y feliz en esta casa, pero lo que más siento es lo mal que esta casa ha tratado a sus profesionales, lo mal que se ha portado con sus grandes figuras. Me da pena y es muy triste el desprecio continúo de los gerifaltes y los lametraserillos han tratado a su gente”.

48191