Isabel Gemio (ex Onda Cero): “No veo la televisión y no oigo la radio”

Isabel Gemio

“Estoy apartada, prácticamente desconectada. No veo la televisión y no oigo la radio. Sólo leo un poco la prensa a través de los digitales. Estoy sumergida en un libro que me tiene agobiada”.  Isabel Gemio se ajusta a capítulos, no a escaletas, y ha cambiado el micrófono por el teclado del ordenador. Tras dejar atrás el fin de semana de Onda Cero, escribe “seis o siete horas diarias” para entregar a La Esfera de los Libros, “nunca más allá de verano”, su particular “catarsis”, tal y como cuenta a este diario: “Es un libro muy personal, sobre cosas que no he contado, sobre lo que hemos vivido mi hijo enfermo y yo… y me está costando”.

Entre folio y folio, se cruzó Retratos con alma, programa que conduce cada miércoles como complemento de La otra mirada, una serie coincidente con el #MeToo aunque ambientada en la Sevilla de los años 20. “Yo reivindico un feminismo femenino. Cuando la mujer llega al poder, no quiero que se masculinice. Algunas mujeres creen que tienen que ser tan duras como algunos hombres, pero lo hacen como un escudo”, afirma la presentadora, que pone voz y esta vez también voto a la causa, pues la edición de este miércoles de su programa (23.55 horas) está centrada en el sufragio, con el relato de mujeres pioneras pero desconocidas y otras tan visibles como Irene Montero y Celia Villalobos.

Gemio participó esta temporada en ¿Cómo lo ves?, el malogrado retorno de Carlos Herrera a TVE. La periodista desliga ese proyecto de Relatos con alma, si bien admite que en las conversaciones de la productora Boomerang con la cadena pública, ésta puso “sobre la mesa” su nombre: “Llevo mucho definiéndome como feminista y hace años no era tan fácil decirlo. En mi programa de radio he hablado mucho de ello”.

Te doy mi palabra le valió recientemente un Ondas. En su discurso de agradecimiento por el premio, poco más o menos se postuló a la búsqueda de empleo: “Era un guiño irónico. Pero en esta profesión nunca se sabe. No depende de nosotros. De momento, no estoy en la vida contemplativa ni en un año sabático… Estoy trabajando como siempre”.

El año pasado cerró su etapa como presentadora de Onda Cero. Sin embargo, tras el anuncio oficial del grupo Atresmedia, apuntó por su cuenta y riesgo que el final tras 14 años de programa no respondía precisamente a sus deseos. Preguntada al respecto, expone lo ocurrido: “Ya dije lo que tenía que decir, con la máxima delicadeza y el máximo respeto con una cadena que me ha dado tanto y en la que he podido hacer programas tan maravillosos como Te doy mi palabra; pero mi coherencia me obligó a decir la verdad. No hay que temer a la verdad. Lo único que aclaré es que no había sido por voluntad propia, porque parecía todo lo contrario: que yo me quería ir. Mis necesidades familiares las conoce todo el mundo y también que quiero tener más tiempo para mis hijos y sobre todo para el que tengo enfermo. El fin de semana es el momento en el que él más me necesita. Es así. No voy a engañar a nadie. Pero yo no dejé el programa por voluntad propia”.

52143

1 Comentario

Los comentarios están cerrados.