Iratxe Celis (Onda Vasca): “Me implico y se nota, las emociones las traslado al micrófono”



Iratxe Celis

Iratxe Celis conoce la radio a fondo y la disfruta cuando establece el contacto diario con el oyente. Para ella radio es sinónimo de recuerdos entrañables cuando compartía momentos con su madre en la cocina o también de amor, cuando un oyente se enamoró de su voz y se convirtió en su pareja. Enérgica, como su compañera emisora, ve en cada día de «Euskadi hoy. Edición de tarde» una página en blanco para llenar de emociones.

Lleva seis meses en Onda Vsaca, ¿balance?
-Llegué a mediados de noviembre y el balance ha sido muy positivo. Es como entrar en casa y que te reciba esa parte de la familia que hace tiempo que no ves. Ha sido un reencuentro con la radio.

¿Cómo llegó a usted a la emisora?
-Para cubrir una sustitución, mes y medio o dos meses. Parece que estuve en el lugar adecuado en el momento oportuno.

De la sustitución a ser la pareja de Begoña Beristain.
-A principios de año, se empezó a plantear una apuesta diferente para la tarde y que yo trabajara con Begoña. Tenemos perfiles muy similares en nuestra trayectoria y ahora estamos mano a mano las dos. No la conocía personalmente, solamente a través de redes sociales. Lo poco que llevo estoy encantada.

¡Con lo pequeño que es Bilbao!
-Es verdad, yo he llegado a Onda Vasca después de estar muchos años en Radio Euskadi. Begoña y yo coincidimos en muchas cosas, las dos tenemos un punto solidario y coincidimos en muchas causas. He llegado a entrevistarla pero no nos conocíamos personalmente.

¿Qué causas sociales son las que le interesan?
-En mi última etapa en Radio Euskadi estuve dirigiendo Somos cómplices y es cuando me volqué con las enfermedades de baja prevalencia. Son causas que necesitan un altavoz y es algo que Begoña y yo hemos compartido. Lo que nos unió en las redes fue la inquietud que las dos teníamos por causas sociales; ahora, nos ha unido la  emisora.

¿Cómo es usted?
-Me considero una mujer enérgica, sobre todo porque me dejo llevar por el momento. Begoña es más de improvisar y yo soy más hormiguita, soy de las que me preparo los textos, pero soy de las que me emociono cuando me dejo llevar. Me implico absolutamente y se nota, porque las emociones siempre las trasladas al micrófono.

¿Qué es lo que le motiva?
-En la vida me motivan mis hijos, eso sobre todo. En lo profesional, siempre me ha motivado mucho el contacto directo, más allá de contar yo, me gusta que me cuenten; es algo que me gustaría recuperar en esta etapa de Onda Vasca, el tú a tú. Al igual que Begoña soy muy activa en redes sociales, es una manera de mantener ese contacto directo con el oyente. Ese contacto directo del que hablo ha sido fundamental en mi vida personal.

¿En qué sentido?
-Ja, ja, ja… Es algo que no he contado nunca, pero estoy casada con quien fuera oyente mío en Radio Euskadi, en La noche despierta. Fíjate si el contacto directo ha cambiado mi vida, le dio un vuelco y fruto de esas noches despierta es mi hijo pequeño.

¿Enamorar con la voz?
-Parece que sí, luego cuando me conoció en persona parece que seguí cumpliendo lo que esa persona pensaba, no resté puntos. Una de las cosas que me ha dado la radio es una pareja maravillosa…

Temas preferidos en la radio: sociales, culturales, políticos…
-Me decantaría por lo social, son temas muy duros de abordar a veces, sobre todo cuando hablamos de enfermedades, pero la gente es tan generosa, recibes tanto cariño de ellos. He hecho amigos. Todavía se necesita ayuda en muchos campos y la radio somos servicio.

48121