El Grupo Intereconomía recurre a los “ingresos atípicos” para evitar la quiebra

Radio Intereconomia

Actividades, conferencias o visitas culturales. Esta es la oferta del “Club de amigos de Intereconomía” a cambio de 14 euros al mes. Y la agenda está cargada: la semana próxima se imparten clases de tablet y smartphone; el martes se imparte una conferencia sobre el consumo de frutas; el miércoles Hermann Tertsch se estrena en este club con una charla sobre Europa: y el jueves es el día de una clase histórica sobre España de Fernando Paz. Este es uno de los focos de ingresos del grupo del toro, que en los últimos años ha sufrido la crisis con un ERE, el cierre en papel de La Gaceta de los Negocios o el fundido a negro de Intereconomía TV en la TDT nacional.

‘El Gato al agua’ sigue siendo la gran ventana del grupo, pero los grandes anunciantes brillan por su ausencia. En el programa dirigido y presentado por Gonzalo Bans se prima la sección “La bodega del Gato”, con dos enólogas recomendando algunos vinos patrocinados. Y el programa la presión publicitaria no existe: bloques de tres o cuatro anuncios, packs creados por la propia casa de productos con la bandera española (50 euros), de libros patrióticos o una colección de constituciones españolas; y hasta un viaje primaveral para conocer “la Polonia de Juan Pablo II”.

Es decir, que Intereconomía fía su suerte al compromiso de sus fieles o a productos con tintes patrióticos o confesionales. Los contertulios de su espacio estrella tampoco ayudan a aumentar sus espectadores, quizás porque durante años en ‘El Gato al agua’ se pagó a los colaboradores con tickets de El Corte Inglés, que es uno de los pocos “grandes” que todavía invierten en el prime-time de la citada televisión. Pero en la casa siguen sin ganar para disgustos. Si hace unos años Antonio Jiménez, Josep Pedrerol o Alfonso Arteseros dejaban la cadena con acusaciones de impagos, en los últimos tiempos varios comunicadores han tomado el mismo camino.

Según han informado varios medios, Kiko Méndez-Monasterio, Eduardo García Serrano, Xavier Horcajo o José Javier Esparza se han desvinculado con Intereconomía, aunque algunos de ellos siguen ligados a Intereconomía mediante a colaboraciones. Estas marchas han ayudado al cierre de espacios como ‘Punto pelota’, ‘La redacción abierta de la mañana’ o ‘La redacción abierta del mediodía’.

En la actualidad la cadena mantiene en emisión ‘El Gato al agua’, ‘Tiempos modernos’, ‘Seis mujeres sin piedad’, ‘Gracias por nada’, ‘El editorial de Julio Ariza’ y ‘La redacción abierta de la tarde’, a los que se le añaden conexiones con Radio Intereconomía (‘Capital’ y ‘El Barómetro’, con Albert Castillón y Radio Inter (‘Buenos días España’). Estas once horas en directo se complementan con la emisión de cine clásico, teletiendas, reposiciones y programas producidos por Local Media Televisión. También Intereconomía cuenta con la versión digital de La Gaceta, donde escribe Rodrigo Rato y Alfredo Urdaci elabora un videoblog. Y también con la emisora generalista Radio Inter, la emisora temática Radio Intereconomía o el portal deportivo Punto Pelota.

Pero los contenidos políticos siguen teniendo un peso específico dentro de la casa. En los últimos años Julio Ariza ha participado en varios actos públicos del partido VOX, que cuenta con Cristina Seguí entre las contertulias de ‘El Gato al agua’. La columnista de OK Diario mantiene sus colaboraciones en Intereconomía TV pese a la polémica que levantaron sus palabras sobre Ernest Maragall, contra el que utilizó la enfermedad de su hermano Pascual por simples diferencias de carácter político. No fue el primer escándalo en una tertulia del grupo del toro, ya que Eduardo García Serrano fue condenado por llamar “guarra” o “puerca” a otra representante política.

51457