El Gobierno de Navarra vuelve a dar marcha atrás en el concurso de una radio para Pamplona



Navarra

El Gobierno de Navarra ha vuelto a dar marcha atrás en el concurso de una radio para Pamplona que quiere adjudicar a una radio comunitaria. Es la segunda vez que el departamento de Ana Ollo ‘mete la pata’ en este asunto ya que en pleno mes de julio convocó un concurso exprés, que tuvo que suspender en agosto como publicó entonces Pamplona Actual, y ahora tras el recurso presentado por una empresa, sus propios servicios jurídicos le dicen que no tiene competencia para asignar frecuencias para radios comunitarias.

El Gobierno, pese a los dos reveses jurídicos, sigue en su intención de favorecer esta licencia para una radio comunitaria en detrimento de otros operadores que podrían optar a la licencia en Pamplona, ha tirado para adelante y ahora anuncia que solicita formalmente al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital la habilitación de espectro radioeléctrico para la prestación de servicios de comunicación audiovisual radiofónicos comunitarios sin ánimo de lucro en la Comunidad Foral de Navarra.

Sin reconocer que son dos veces las que el departamento ha sacado en menos de cinco meses este expediente, el Gobierno alega que “se ha atendido la solicitud de exclusión del vigente concurso de radios de la emisora de Pamplona realizada por el recurrente”. “En su recurso, alegaba falta de competencia del Gobierno de Navarra para realizar una reserva para radios sin ánimo de lucro en la planificación del espectro radioeléctrico asignado por el Ministerio de Energía a Navarra (data de 2006), sin que el Gobierno Central haya realizado previamente una asignación específica de frecuencas para este tipo de emisoras comunitarias, como establece la normativa básica de aplicación, la Ley 7/2010, de 31 de marzo, General de la Comunicación Audiovisual”, dice el Gobierno en su comunicado que obvia decir que ya tuvo que repetir el concurso en septiembre por cuestiones legales.

Es más, el Ejecutivo insiste en que “precisamente el número de solicitudes presentadas para la licencia comunitaria de Pamplona en el concurso de radios que hoy se ha suspendido parcialmente, siete proyectos presentados por otras tantas entidades sin ánimo de lucro (Eguzki Irratia, Fundación Kantxa Pelotazale, Asociación cultural radio Adventista, Fundación amigos de radio María, Asociación cultural Omega, Asociación comunicaciones y eventos Dance, y Atica), ha sido uno de los principales motivos que ha llevado al Gobierno de Navarra a solicitar formalmente al Estado espectro radiofónico para las radios comunitarias, tanto en la capital navarra como en el resto del territorio foral”.

No en vano, la concesión de las emisoras de Pamplona ha provocado serios quebraderos de cabeza a los gobiernos forales de turno, precisamente por los recursos de aspirantes a la licencia, y que tuvieron que resolverse en los tribunales, incluso por el Tribunal Supremo que falló en dos ocasiones en favor de Euskalerría Irratia, pidiendo que se resolviera el concurso.

El Gobierno justificaba en su día la reserva para este tipo de emisoras acordada para la capital navarra “porque su dial radiofónico cuenta con una oferta generosa que da cabida a todas las emisoras de titularidad pública que pueden emitir en Navarra (las del ente público RTVE); las emisoras generalistas y musicales de las tres cadenas privadas y comerciales de mayor audiencia en España (Ser, Cope y Onda Cero); y desde diciembre de 2015 también ha incorporado a su dial la única emisora local que emite íntegramente en euskera, Euskalerria Irratia. Sin embargo, no se atiende la demanda de abrir el dial radiofónico pamplonés a emisoras comunitarias sin ánimo de lucro”.

50325