El Colegio Cándido Nogales de Jaén opta por la radio contra la cuarentena



Colegio Cándido Nogales

Y lo sabemos por el artículo de Fran Miranda en el diario Jaén:
Los medios de comunicación se convierten estos días en una herramienta más para que el confinamiento se haga más llevadero. De hecho, la radio escolar del colegio Cándido Nogales rompe barreras en su propio centro y llega ya más de 1.200 jiennenses. Así lo expresa el profesor Rafa Alemán, que asegura que uno de los talleres que normalmente se hacían los viernes se ha convertido en toda un arma contra la cuarentena y no solo para los niños del Cándido Nogales. “El otro día se puso en contacto una niña de otro centro, que escuchaba el programa y también quería participar”, apostilla.

En este sentido, Alemán explica que en el colegio hay talleres de distintos tipos. “Tenemos una hora todos los viernes que dedicamos a ellos y hay de lengua e idiomas, de lenguaje de signos, de ajedrez…”, enumera el docente, que destaca el que está teniendo más éxito estos días: la radio escolar.

“Yo simplemente grabo y coordino a los niños, son ellos los que hablan”, explica Alemán, acerca del desarrollo del programa radiofónico en condiciones normales. Ahora, después de que se decretara el cierre de los colegios, la cosa cambia. “En estos días de confinamiento hemos continuado con el programa de radio, pero en lugar de que participen y hablen los niños exclusivamente, lo presento yo y me encargo de llamar a los profesores del colegio para que cuenten qué hacen estos días en casa”, explica el docente, que entre los contenidos del programa destaca las ideas que se les dan a los niños para que el tiempo en casa sea productivo, independientemente de los deberes y las tareas que se les haya asignado ya.

Por ejemplo, hace poco se celebró el Día de la Felicidad y grabaron un programa especial, donde contaron anécdotas. “La intención era reírnos un rato”, dice.

Asimismo, los niños escriben, hacen peticiones en el blog de la radio, solicitan participar y Alemán es el encargado de llamarlos y grabar sus intervenciones en el programa. “Es una forma muy bonita de sentirnos todos un poquito más cerca y a los niños les gusta mucho escuchar en la radio a sus profesores”, explica este profesor, que continúa: “Independientemente de las tareas que tengan que hacer estos días y de que utilicemos videoconferencias para estar en contacto con los alumnos, nosotros lanzamos también una serie de retos extra a través del programa, en el que les indicamos que deben hacer algún dibujo o juegos”.

Alemán explica también que el colegio Cándido Nogales tiene una línea con alumnos que presentan deficiencias auditivas, por lo que no pueden escuchar la radio. “Los compañeros que trabajan en esa línea son de lenguaje de signos y se dedican, a través de su blog, a signar algunos de los cuentos que se relatan en los programas de radio para que, a través de vídeo, estos niños disfruten también. Así, el profesor del Cándido Nogales hace hincapié en que el programa ha llegado ya a más de 1.200 hogares —según las estadísticas—, por lo rompe barreras y ya no son los niños del propio centro los que lo escuchan, sino que ahora tiene más público.

59093