Ducati, radios antes que motos

Ducati

La web moto1pro.com nos cuenta la curiosa historia de la firma italiana, célebre por sus motocicletas, pero que sin embargo tuvo su origen en la fabricación de receptores de radio.
La empresa de Borgo Panigale vivió una época de esplendor en los años 30 cuando sus productos estrella eran elementos relacionados con aparatos de radio y elementos de radiofrecuencia, antes de comenzar con la fabricación de motocicletas.

Hablar de Ducati es anhelar la belleza del diseño italiano, es degustar la vibración en tus oídos del bicilíndrico desmodrómico. Algunos soñaron con las primeras SBK de Ducati como las 851 y la 888, conocida también conocida como “Triple Ocho”, y otros más jóvenes nos relamíamos al ver pasar delante de nosotros la asombrosa 996 -aquí puedes ver un repaso a todas las superdeportivas de Ducati- antes de que en el siglo XXI nos sigan sorprendiendo con creaciones como la Ducati Diavel o las Ducati Panigale.
Sin embargo, muchos no saben que el creador de esta mítica marca italiana no era motero. Antonio Cavalieri Ducati, graduado en Milán como ingeniero industrial, decidió lanzarse junto a otros inversores boloñeses en la fabricación de equipos receptores de onda corta para canalizar el talento de sus hijos Adriano, Marcello y Bruno Ducati. De hecho, el señor Ducati era un apasionado de la experimentación con componentes de radio, algo que su hijo Adriano también heredó y estudió. En 1926 la industria de la radiotransmisión era potente y la Societá Radio Brevetti Ducati de Bolonia empezó a fabricar componentes de radio para responder a la demanda creciente de toda Europa.

Adriano había conseguido ponerse en contacto con los Estados Unidos desde su casa de Bolonia en 1924 a través de un aparato de radio de onda corta, algo impresionante en la época y que le valió el premio de la Cruz de Caballero de la Corona de Italia con tan sólo 21 años. El joven hermano Ducati patentó después el condensador Manens para aparatos de radio, elemento que tuvo mucho éxito en todo el mundo y que precedió a una serie de avances que mejoraron las transmisiones por radio en esa Europa de finales de los 20 y principios de los 30.

La Ducati era ya una empresa respetada que daba trabajo a miles de italianos. Empezaba a marcarse ese espíritu innovador y puramente italiano que ha caracterizado a Ducati durante sus años de vida. Incluso el propio Guillermo Marconi visitó la planta de Ducati en 1935, lo que supuso una visita memorable para los hermanos Adriano, Bruno y Marcello -en la foto siguiente-, enrolados todos ellos en la empresa de radio y que empezaron a gestionar desde muy jóvenes ya que en 1927 murió su padre Antonio.

En 1935 la planta se trasladó a las afueras de Bolonia para poder hacer frente a la expansión de la empresa. El propio Bruno Cavalieri Ducati fue el diseñador arquitectónico de la planta. El nuevo complejo pretendía ser el centro neurálgico de la tecnología industrial en Bolonia y las cosas no parecían ir mal: clientes y negocios en Londres, Paris, Nueva York, Sydney, Caracas… Sin embargo, llegó la Segunda Guerra Mundial. El estallido bélico frenó las aspiraciones de los Ducati al ser bombardeada la planta de Borgo Panigale en 1944. Afortunadamente, se salvaron algunas máquinas y la empresa pudo mantener un mínimo de producción.

Durante el conflicto, los hermanos Ducati siguieron estudiando para que, una vez pasada la guerra, pudieran volver a irrumpir en el mercado con nuevos productos. Pero lo que supondría el inicio de su brillante historia como marca de motos es la aparición de la Ducati Cucciolo, un primer motor que se le acoplaba a las bicicletas que luego se adaptó a un chasis propio. Y es aquí donde comienza lo que hoy en día es una marca de motos icónica.
Antes de las bellas máquinas de dos ruedas que han salido de Borgo Panigale, hubo una época difícil en la que en Europa se escuchó la radio gracias, en gran parte, a los componentes fabricados por Ducati. La identidad de Ducati estuvo basada en la innovación, en los avances y en la investigación nacional que marcó de manera especial la industria italiana de todo el siglo XX.

54243