Daniel Pérez Vélez ‘Dani 60’, OID Radio, falleció de covid a los 74 años



Daniel Pérez Vélez

Rafa Torre Poo escribe en El Diario Montañés que aseguran los que le conocieron y trataron que sería imposible trazar su figura sin ligarla a la música. Porque Daniel Pérez Vélez era un enamorado de los grupos y cantantes de las décadas de los sesenta y setenta del siglo pasado. «Un moderno de los de antes», afirma su hermano Joaquín. De ahí el apodo –que incluso él mismo fomentaba– con el que se le conocía: ‘Dani 60’. Falleció el pasado 8 de diciembre, debido al covid, cuando contaba con 74 años de edad.

Su familia ya era muy conocida en Torrelavega pues regentó durante muchos años el bar El Tonel, en lo que es ahora la denominada zona de vinos de la ciudad. Después gestionó una empresa de mudanzas. Sin embargo, ‘Dani 60’ tomó otros derroteros. Estudió el módulo de comercio en la antigua Academia Estudios y, cuando alcanzó la mayoría de edad, comenzó a trabajar en la fábrica de zapatillas de Peña. Tuvo que dejarlo para incorporarse al servicio militar en África. A su regreso, tras el cierre de la fábrica de zapatillas, encontró empleo en lo que entonces se llamaba Estrada Butano y después Estrada Industrial. Sin embargo, el trabajo que definiría su trayectoria fue el de contable del constructor Joaquín Díaz, encargado de hacer rehabilitaciones de casas antiguas como la de la Fundación Santillana y la de Jesús de Polanco, ambas en Santillana del Mar.

Pero lo que realmente le gustaba a ‘Dani 60’ era la música. «Era un auténtico enamorado. Vivía la música de los sesenta y setenta como nadie», afirma su hermano Víctor, que comparte la misma afición, ahora como trompetista en la Banda Municipal de Suances. «Él, en cambio, no tocaba ninguno, aunque de joven si es cierto que enredó con la batería», añade. «En aquella época llevaba el pelo largo y vestía con camisas de colores, pantalones de campana… Llamaba mucho la atención», recuerda Joaquín.

‘Diamantes musicales’
Fue amigo desde la infancia, como recuerda la periodista Nieves Bolado, de José Oyarbide, gran animador de los movimientos musicales sesenteros de la capital del Besaya. Este último pinchaba música en la conocida discoteca Flipper. Esto les unió más y les hizo conocer a otros ‘locos’ de los 60 y 70. Así crearon ‘Diamantes Musicales’, una asociación con el objetivo de recopilar y poner en valor la música de aquella época. Junto a Manolo Teira, Lorenzo Berrazueta, Manuel Quintana y Óscar Pérez, modelaron un programa de radio que primero se emitió en la emisora de la OID y ahora lo hace cada domingo en Radio Estudio 88. «Era a lo que se entregaba de lunes a sábado. Preparaba los discos y las canciones que iban a poner, se documentaba, llamaba a los cantantes para hablar con ellos…», cuenta su hermano Víctor. Con muchos llegó a entablar amistad. «Con Miguel Ríos, por ejemplo, se felicitaban por los cumpleaños», añade.

Durante muchos años fue uno de los impulsores de los grupos musicales de Torrelavega y también colaboró activamente en la organización de conciertos, aunque nunca quiso ejercer el rol de promotor. En su casa, las llaves de la luz estaban forradas de carátulas de los discos de grupos como los Rolling Stones o los Beatles. También coleccionaba todas las entradas de los numerosísimos conciertos a los que había acudido por España y gran parte del extranjero. Incluso acompañó durante muchos años a Los Zapata, del que fue prácticamente el sexto miembro aunque nunca quiso subirse con ellos al escenario.

Su familia recuerda a Daniel Pérez Vélez como «una persona extraordinaria, que nunca tuvo un problema con nadie». Al permanecer soltero, el tiempo lo dedicó, además de a la música, a sus sobrinos. Y en verano nunca fallaba a su cita gaditana en el Puerto de Santa María. «En el hotel al que iba, le tenían en palmitas. Siempre llevaba a los empleados, a los que ya conocía como si fueran de la familia, sobaos, anchoas, bonito del norte en lata…», recuerda Víctor.

Los grupos musicales de Torrelavega, si la pandemia del covid lo permite, tienen previsto rendirle un homenaje, en forma de gran concierto, el próximo 8 de diciembre, que será la fecha de su primer aniversario. Allí podrán cantarle la canción de Miguel Ríos en la que el granadino afirma que «los viejos roqueros nunca mueren».

63676