¿Cómo hacerte un estudio de grabación en casa?



Estudio de grabación

Artículo de muyinteresante.com: En tecnología, las tendencias son caprichosas y si unos años atrás los podcast experimentaron unos años de silencio, ahora parecen llevar la voz cantante. Contenidos más elaborados, mayor facilidad para unir voces a distancia y precios más accesibles para dispositivos de calidad, han cambiado el panorama. Y a eso hay que sumarle el confinamiento, que provocó una nueva necesidad de contenido en audio. Para comprender cómo podemos crear nuestro propio estudio de grabación en casa, hablamos con Gabriel Albornoz, experto en sonido y Manager Profesional de Audio-Technica. “Gracias a la tecnología – nos confiesa en conversación telefónica – ahora es posible tener en casa la misma calidad de grabación que antes teníamos en un estudio”.

Llevar la voz cantante
En tecnología, las tendencias son caprichosas y si unos años atrás los podcast experimentaron unos años de silencio, ahora parecen llevar la voz cantante. Contenidos más elaborados, mayor facilidad para unir voces a distancia y precios más accesibles para dispositivos de calidad, han cambiado el panorama. Y a eso hay que sumarle el confinamiento, que provocó una nueva necesidad de contenido en audio. Para comprender cómo podemos crear nuestro propio estudio de grabación en casa, hablamos con Gabriel Albornoz, experto en sonido y Manager Profesional de Audio-Technica. “Gracias a la tecnología – nos confiesa en conversación telefónica – ahora es posible tener en casa la misma calidad de grabación que antes teníamos en un estudio”.

El primer elemento es obviamente un buen micrófono. “Es importante – sostiene Albornoz – que tengan una buena sensibilidad (capacidad para captar los sonidos más tenues), un buen rango dinámico (capacidad para captar desde los sonidos más tenues hasta los más fuertes sin distorsión) y una respuesta de frecuencia amplia y plana (capacidad para captar bien desde los sonidos más graves hasta los más agudos). Hay dos tipos de micrófonos que debemos buscar. Cada uno con su característica específica: micrófonos de condensador (necesitan alimentación eléctrica) y micrófonos dinámicos, que no la precisan. Los primeros son mucho más sensibles y por ello son los más habituales en estudios, mientras que los dinámicos son más habituales en conciertos, donde prima la necesidad de evitar la captación de ruidos ajenos a la interpretación”.

En la primera categoría, los micrófono de condensador, podemos recomendar el AT2020 o su versión USB, que nos permite prescindir de la interfaz (la comunicación entre micrófono y ordenador) al llevar ya incorporada una.

Con diseño retro
Otra opción muy interesante dentro de los micrófonos de condensador es el Marantz Professional MPM-1000. Ligero, con un aire retro y un diseño que da ganas de dejarlo expuesto aunque no estemos grabando. Otro fabricante fiable.

En lo que respecta a los micrófonos dinámicos (opción interesante para quienes no siempre podrán controlar los ruidos del exterior), podemos hablar de un modelo específico para podcasts como el PodMic Podcast de Rode. Una de sus ventajas es que cuenta con un dedicado filtro anti-pop para reducir el sonido “explosivo” de ciertas palabras, principalmente aquellas que llevan Ps y Bs.

Filtrar todo, menos la calidad
Si quieres aspirar un poco más alto y el micrófono elegido no cuenta con un filtro anti-pop de estas características, puedes comprar uno por muy poco dinero. Los InnoGear cuentan con doble malla, soporte flexible y son muy económicos.

Cascos para principiantes con aspiraciones
Y ahora viene la eterna pregunta: ¿cascos sí o cascos no?
Como todo es cuestión de gustos, pero si grabas podcasts, seguramente tengas conectado el micrófono al ordenador y a un programa DAW (digital audio workstation) para “jugar” una vez grabado el contenido. En ese caso, los cascos son muy útiles para escuchar exactamente lo que estás grabando. Y con cables, mejor aún. Los cables garantizan una mejor calidad de sonido, ya que el envío de información no depende de la conectividad por bluetooth.

La primera opción es el MDR7506 de Sony. Para muchos son los primeros auriculares decentes y con los que comienzan a distinguir la calidad de sonido. Su cable tiene una extensión de casi tres metros, lo que permite moverse cómodamente y su sensibilidad es alta, muy alta pese a su precio

Cascos con garantía de calidad
La otra opción son los ATH-M30X, si hay unos cascos que sorprenden por su relación precio/calidad, son estos. Ya luego podremos comprar otros, pero su rango de frecuencia y su control de sonido, lo convierten en un clásico.

Un estudio portátil
Finalmente el aislamiento de la zona donde grabemos. “En este caso el entorno sonoro (habitación, sala de estar, etc.) va a tener sí o sí una huella en lo que estamos captando – concluye Albornoz –. Es importante que esta huella sea lo menor posible, y esto se logra con una acústica neutra (que no realce determinadas frecuencias, o reduzca otras). Cada espacio tiene una acústica única, es casi como una huella digital. Incluso se utiliza en aplicaciones forenses”.

Es aconsejable evitar las habitaciones vacías, aprovecharse de las superficies blandas y buscar el desorden más que el orden. Todo ello reducirá el eco. Si aún así queremos mejorar la acústica, es posible adquirir un panel de aislamiento portátil. Una opción es el Neewer NW-5: se trata de un filtro formado por cinco paneles de espuma de alta densidad que reducen notablemente los ecos y las reverberaciones. Se puede plegar y pesa poco más de 2 kilos.

61213

loading…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*